Solapas principales

Dallas Mavericks: un proyecto en declive

  • Tras un inicio malísimo, Dallas debe remontar para luchar por los playoffs
  • En el aspecto físico, las sensaciones son muy negativas

La temporada de los Dallas Mavericks no ha empezado de la forma esperada. Solo llevamos seis partidos de liga y Dallas ha logrado una victoria, de modo que no es necesario activar las alarmas. Sin embargo, el juego y las características de la plantilla de los Mavericks hacen pensar que puede ser una temporada muy larga en el norte de Texas. El presente y el futuro del equipo no están nada claros y la temida reconstrucción por la que pasan la mayoría de los equipos podría tener lugar en Dallas. En Solobasket desgranamos las razones del mal comienzo de los Mavericks y nuestra razón para el pesimismo.

Los movimientos de la gerencia

Desde hace unos años, los Dallas Mavericks se han basado en el entendimiento entre un tridente de figuras que lidera a la franquicia desde su ámbito de acción. Estos han sido Mark Cuban en los despachos, Rick Carlisle en el banquillo y Dirk Nowitzki en la cancha. Todos han aportado su enorme grano de arena para que Dallas haya disputado los playoffs en 15 de las últimas 16 temporadas y haya ganado un anillo.

Desde que los Mavericks ganaron el anillo en 2011 no han vuelto a superar la primera ronda de playoffs. Con una plantilla envejecida, Cuban fichó a jugadores como Calderón, Monta Ellis y Chandler Parsons para que ayudaran a Nowitzki a llegar a playoffs. El objetivo se conseguía. Las temporadas han ido pasando y Dallas se ha mantenido en esa incómoda posición en la liga: un equipo que no da para aspirar al anillo, pero el más mínimo bajón puede apartarte de la codiciada postemporada.

Top 10 Plays of the 2011 Finals

Este verano los Mavericks apostaban por lo de siempre: afianzar el equipo para seguir teniendo muchas opciones de buscar la octava plaza en playoffs. Harrison Barnes y Andrew Bogut llegaron para sustituir a Chandler Parson y Zaza Pachulia como principales movimientos. Como veremos, los problemas que tenía el equipo no se han solucionado.

La falta de creatividad ofensiva

La principal razón de la desilusión que produce este equipo, que se aprecia al ver un par de jugadas del equipo. A pesar de que los sistemas ofensivos de Carlisle suelen ser muy variados, este problema se produce por la confección de la plantilla de los Mavericks. No hay ningún jugador que muestre una creación ofensiva de alto nivel, por dos razones. La primera de ellas es que los dos miembros de la plantilla que fueron estrellas de la NBA ya están muy lejos del nivel que mostraron hace años. Deron Williams era uno de los bases más impredecibles de la NBA, pero desde hace años su rendimiento es muy inferior al que mostró en los Utah Jazz. Por otro lado Nowitzki, a sus 38 años, es un jugador con un físico muy limitado, que debe aprovechar los espacios que le generen sus compañeros, en lugar de seguir generándolos él.

La segunda razón es el resto de componentes del equipo. Ni Harrison Barnes, ni Wesley Matthews, ni Bogut ni Justin Anderson son jugadores ofensivos de renombre. Son finalizadores decentes que requieren de una situación ventajosa para anotar, pero ellos mismos no suelen generarse sus propias canastas. En este sentido, la marcha de Monta Ellis el verano anterior ha afectado mucho a los Mavs.

La falta de una referencia ofensiva ha provocado unos bajos porcentajes de tiro y una anotación muy escasa. Nowitzki y Matthews están por debajo del 36% en tiros de campo, debido principalmente a la escasez de tiros liberados que disponen. Las únicas notas positivas las están ofreciendo Harrison Barnes y José Juan Barea, los máximos anotadores del equipo.

Harrison Barnes Sets Career High 34 Points in Mavs Victory

Un físico por debajo de la media

La plantilla de Dallas Mavericks tiene unos jugadores de limitado físico y tendentes a las lesiones. Deron Williams no puede aguantar a bases rápidos y dinámicos, como le pasó contra Damian Lillard, lo que genera desajustes en la primera línea de defensa. Nowitzki y Bogut son una pareja interior cuyo físico no da para defender a jugadores atléticos, como son la mayoría de los interiores de la NBA de hoy en día. Así, los partidos contra equipos físicos se convierten en un suplicio para este equipo.

Damian Lillard Fires on All Cylinders vs Dallas

En los puestos de 2 y 3 los Mavs cuentan con jugadores más acordes para solucionar estos problemas, así como los suplentes en el juego interior. Sin embargo, Dwight Powell, Quicy Acy o Salah Mejri ofrecen un nivel ofensivo muy pobre, lo que obliga a estar a Nowitzki más tiempo en pista del recomendable.

El futuro de Dallas

No podemos descartar que, vistos estos problemas, la gerencia de Mark Cuban decida moverse antes del verano. Jugadores como Bogut o Matthews podrían ser traspasados por sangre joven que aporte más velocidad a una plantilla que no puede seguir el vertiginoso ritmo de juego de la actual NBA.

Dallas tiene comprometidos 93 millones de dólares para la temporada siguiente. Si no se realizan traspasos, Bogut y Deron Williams terminarán sus contratos y Mark Cuban se lanzará de nuevo al mercado a buscar al jugador que comande la nueva era de los Mavs sin Nowitzki. Hasta que eso no suceda, Rick Carlisle tiene mucho trabajo para que su equipo pueda mantenerse en la lucha por los playoffs.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 12 meses
#Contenidos: 
174
#Comentarios: 
485
Total lecturas: 
509,969

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar