Solapas principales

¿Es tan grave la situación que están viviendo los Boston Celtics?

  • Los Orgullosos Verdes no están rindiendo como todo el mundo esperaba

Los Boston Celtics de la presente temporada son el proyecto por el cual Danny Ainge lleva luchando muchos años. Ningún aficionado del equipo de Massachusetts se imaginaba esta situación en 2016. Kyrie Irving, Gordon Hayward, Al Horford y dos jóvenes tan ilusionantes como Jayson Tatum y Jaylen Brown formaban un quinteto por el que muchos hubiesen dado el brazo hace dos años.

Pero la realidad es que a día 23 de enero los Celtics son quintos del Este (29-18) y están lejos de esa sensación de que tras la marcha de Lebron iban a ser los auténticos reyes de la conferencia. Los pupilos de Brad Stevens se las prometían muy felices pero hay algo que no está funcionado. Mejor dicho, hay varias cosas que no están funcionando. En este artículo vamos a analizarlas y ver que posible solución tiene que encontrar el equipo de cara a los Playoffs.

1. A LA ESPERA DE GORDON HAYWARD

Gordon Hayward viene de superar una lesión muy complicada que le afectó al tobillo, tibia y sobre todo, la confianza. Después de este tipo de situaciones los jugadores necesitan un cierto tiempo para volver a ser ellos mismos. Hayward vino como un All Star y cobra como ello, 31 millones, siendo el salario más alto de la plantilla. Pero se estaría siendo injusto con el si se le exige rendir como ello.

boston_celtics_2018.jpg

Hayward no está preparado para ser parte de ningún "Big Three". Vía Solobasket.com

Su temporada está siendo muy floja. Quitando el año de rookie nunca había anotado tan pocos puntos, once por partido y también es la segunda peor temporada de su carrera desde el triple con 32% de acierto. El alero está destinado a ser el líder del ataque de los Celtics junto a Irving combinando esa faceta anotadora con esa virtud organizadora que mostró los últimos años en Utah. Pero la falta de confianza no le está dejando ser el jugador que acostumbraba a ser.

La principal consecuencia ha sido su relegación al banquillo. Es triste verle salir desde el banco, pero es lo más entendible y el menor problema de los Celtics. Entraba en las quinielas una larga adaptación de Hayward y en este caso el tiempo corre a su favor. La evolución natural de los jugadores en este tipo de situaciones invita a pensar que a medida que pasen los meses el nivel de Gordon aumentará.

Veremos si su mejora llega antes de los Playoffs. El escenario de los Boston Celtics cambiaría mucho.

2. JAYLEN BROWN Y LA CRISIS DE UN JUGADOR ESPECIAL

Jaylen Brown es un jugador distinto, especial. Sus inquietudes intelectuales y su perfil multidisciplinar lo convierten en un atleta casi único. Recomendamos encaredicamente escuchar el programa “El Reverso” que Gonzalo Vázquez y Andrés Monje le dedicaron para entender la dimensión de este factor distintivo del de Georgia.

 A modo de resumen podemos decir que Jaylen Brown está teniendo la típica crisis que los jugadores tienen en su año sophomore, pero en su tercer año. Después de realizar una gran temporada el año pasado y dejar detalles que apuntaban a que esta podía ser su temporada de explosión como una estrella, la luz de Jaylen brilla menos que nunca.

Sus estadísticas no reflejan tal bajón pero su sensación en el juego sí. El año pasado vimos un Jaylen Brown con toques superlativos en defensa y siendo un gran oxigenante del ataque de su equipo gracias a sus penetraciones al aro y su acierto desde el triple. Ni rastro de ese jugador. ¿La principal consecuencia? Al igual que Hayward, el bueno de Brown ha sido relegado al banquillo.

Jaylen está mal y el hecho de saber que está mal le hace estar peor aún. Desde el vestuario se le está tratando de mimar lo máximo posible. Tras el pequeño roce que tuvo con Irving, el base acabo reconociendo que Jaylen tenía razón y no debía señalar a los jóvenes de esa forma. Pesos del vestuario como Smart o el propio Brad Stevens han realizado diversas declaraciones sobre la importancia de recuperar a Brown debido a su impacto en el equipo.

Desgraciadamente, al contrario que en el caso de Hayward, el tiempo aquí no tiene por qué correr a favor de nadie. Jaylen Brown necesita volver a encontrar su juego y de él solo dependerá que se termine estancando o que vuelva a la progresión que tenía hace meses. Sin duda es un tema complicado ya que afecta a un nivel mental y los Boston Celtics ya han empezado a sufrir las consecuencias.

3. EXCESIVA IMPORTANCIA DE BAYNES

Los Boston Celtics de Brad Stevens siempre han destacado por tener un sistema defensivo sólido. A día de hoy son quintos en defensive rating con 105 puntos pero la influencia de Aaron Baynes en esta parcela es demasiado importante. Buena prueba de ello es su lesión que llega en la derrota ante los Suns tras llevar 8 victorias en nueve partidos. El pívot se lesionó en el mejor momento de los Celtics y el récord del equipo sin él ha sido de 7-6 con un defensive rating de 106 puntos. Cuando Baynes está en pista este dato baja hasta los 99, lo que evidencia quién es el ancla defensiva de estos Celtics.

Si no hay ninguna lesión esto no tiene por qué ser del todo malo. Pero ya pueden rezar los aficionados para que el pívot esté sano a partir de mayo porque los de Brad Stevens no quieren ni volver a hablar de tenerle de baja.

4. NADIE SABE ENCONTRAR UN ROL A ROZIER

Estaba claro que el gran damnificado de la vuelta de Hayward era Terry Rozier. Tras explotar en los pasados Playoffs y convertirse en uno de los nuevos ídolos del TD Garden, “Scary Terry” ha vuelto a la realidad. El guard ha visto reducida su importancia en la rotación en gran medida y cuesta mucho encontrarle un nuevo rol en el equipo.

Conociendo a Danny Ainge no sería sorpresa que acabásemos viendo un traspaso. Rozier ha dejado der ser ese as en la manga desde el banquillo y cuando sale a pista se le nota demasiado nervioso lo que lleva a imprecisiones.

Quizás este sea el problema que más difícil solución tenga. Rozier demostró que podría ser un jugador de muchos minutos y en Massachusetts es difícil que los tenga. Veremos si estas terminan por ser sus últimas semanas en la franquicia.

5. ¿PERO… ESTOS PROBLEMAS SON TAN GRAVES?

La sensación que te queda después de este pequeño análisis es que quizás los problemas de los Celtics no son tan graves. Stevens ha tenido que readaptar las rotaciones y parece haber encontrado un quinteto sólido con Irving-Smart-Tatum-Morris-Horford. No es lo que los aficionados esperaban, pero Smart está rindiendo incluso teniendo partidos acertado desde el triple y Morris ha sido el jugador de la plantilla que más salto de nivel ha dado.

boston_celtics_2018.jpg

Los Celtics aún tienen mucho que decir. Vía NBA.com

Está claro que muchos confiaban en ir primeros de conferencia a estas alturas, pero es que nadie esperaba que Toronto Raptors y Milwaukee Bucks funcionasen tan bien. Sobre los canadienses publicamos un artículo justo hace una semana. No es tan grave la situación del equipo. Con una buena racha pueden conseguir fácilmente ventaja de campo en Playoffs y ya ahí empezará una guerra en un Este más competitivo de lo que se esperaba.

Quizás el mayor problema del equipo es que ha perdido esa fuerza en la segunda unidad que tenía anteriormente ya que como hemos dicho algunos suplentes se han convertido en titulares. Pero la temporada aún está lejos de llegar a su fase importante y de momento el equipo está manteniendo el tipo.

En Playoffs y bajo el paraguas de Kyrie Irving que como estrella deberá dar un paso adelante los Celtics aún tiene armas de sobra para llegar a las finales. Éstas serán otra cosa, pero es que 2019 no tiene que ser el año de los de Boston. Salvo sorpresa mayúscula los Warriors volverán a ser campeones. El anillo no tiene que ser la guerra de los Celtics.

Por lo tanto, que no cunda el pánico. Paciencia con Hayward, mimos a Jaylen y rezos para que Baynes siga sano. Que ningún aficionado se eche las manos a la cabeza. Estamos en enero y los Boston Celtics aún tiene mucho que decir.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 meses 3 semanas
#contenidos: 
10
#Comentarios: 
27
Total lecturas: 
20,058

Comentarios

La química no ha sido duradera...Ainge la ha cagado pero bien destruyendo la magia de las finles de conferencia del 2017 (Isaiah T. Bradley, Crowder, Olynuk, Amir J....se hecha de menos esa mezcla de lucha y el talento).
Nunca se debe tocar lo que va bien, nunca

Los Celtics tienen un problema en la definición de roles, y si Stevens no lo soluciona, será aún mayor. No es lo mismo salir desde el banquillo a comerte el mundo y ganarte un sitio y un nombre en la plantilla como le pasó a Rozier, a Smart, y a Tatum /Brown el año pasado, para acabar siendo titulares y muy importantes, que dar el paso atrás, ser titular y tener que volver a empezar desde el banquillo, algo que le pasa a Rozier, Brown y Hayward.
Se avecina movimiento? es más que probable, Rozier no va a renovar, y necesita un lugar donde explotar y que se vea lo que puede dar (o no).
En mi opinión, es un jugador perfecto para un equipo como Utah o unos Memphis post Conley.
¿que pueden dar estos equipos a cambio? La vuelta de Crowder? Sepholosa o Royce O'Neale.