Solapas principales

Jason Collins y Michael Sam reabren el debate sobre homosexualidad y deporte

  • Adam Silver, nuevo comisionado de la NBA, dice que el hecho de que Jason Collins no tenga equipo obedece a cuestiones únicamente de "baloncesto"

PI-CFB-Missouri-Tigers-Michael-Sam-122413.vadapt.955.medium.72.jpg

Michael Sam (Foto: Denny Medley/Usa Today).
Michael Sam (Foto: Denny Medley/Usa Today).

"No tengo miedo de decirle al mundo quién soy. Soy Michael Sam: graduado universitario. Soy afroamericano, y soy gay. Estoy cómodo en mi propia piel".

Michael Sam es uno de los baluartes defensivos de los Tigers de Missouri, elegido mejor jugador de la Division SEC,  y que al término de esta temporada afronta su paso a la National Football League (NFL). Se convertirá en el primer jugador homosexual -declarado- en caso de ser elegido -y contratado- por una franquicia.

¿Y qué? ¿Debemos a estas alturas asombrarnos por unas 'salidas de armario' que se suceden con cuentagotas en el ámbito del deporte? ¿El hecho de que un deportista haga pública su sexualidad debe ser portada en toda la prensa mundial? 

Parace que el mundo del deporte no está preparado para esto sin que se sepan muy bien los motivos. Al menos, nadie ha publicado un catálogo sobre qué hacer si un compañero de equipo se declara gay y en qué medida puede esto afectar al orden mundial.

La revelación, efectuada a la cadena estadounidense ESPN, supone una brizna en la agitada vida familiar de Michael Sam, salpicada de desgracias: Perdió a un hermano pequeño por arma de fuego; su hermana falleció cuando era bebé, un tercer hermano falleció y otros dos están entrando y saliendo contínuamente de la prisión. "Ser gay no es nada comparado a todo esto", declaró Sam en la entrevista.

La NFL emitió un comunicado de apoyo y respaldo al jugador de los Tigers: "Michael es un jugador de fútbol americano. Cualquier jugador con habilidad y determinación puede tener éxito en la NFL. Ansiamos la oportunidad de dar la bienvenida y apoyar a Michael Sam en el 2014". Un abrazo que también le ha dado el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

 

 

Sin embargo, desde que declaró su homosexualidad, su prospección en el mock draft ha descendido hasta el punto de ya no encontrarse entre los 32 mejores.

John Amaechi.

Etiquetas

En el baloncesto profesional estadounidense se han hecho públicos dos casos que también generaron un revuelo innecesario. Del primero, John Amaechi, nos habló largo y tendido nuestro compañero Gorka Blázquez en un genial artículo sobre homosexualidad y deporte que conviene retomar. El paso adelante tomado por el jugador británico contó con algunas declaraciones homófobas como las de Tim Hardaway, pero también contó con el respaldo de voces en mayúscula como las de Charles Barkley. Otros, como LeBron James, decidió mantenerse en un segunda plano. El segundo caso, más reciente, es el de Jason Collins, quien anunció su homosexualidad en un artículo publicado por Sports Illustrated. Precisamente el veterano siete pies de 35 años y 12 temporadas como profesional mostró su respaldo a Michael Sam.

Precisamente el nombre del jugador formado en Stanford ha salido a la plana pública después de que el nuevo comisionado de la NBA, Adam Silver, negara que el hecho de que Collins no encuentre equipo esté relacionado con su homosexualidad: "Por lo que yo sé, es sólo una decisión de baloncesto. A los equipos sólo les interesa ganar y Jason hizo su anuncio ya en el tramo final de su carrera". A pesar de sus 35 años, sus 2.13 siempre son un valor que cotiza al alza a pesar de que la producción del gemelo Collins ha sido de 0.9 puntos y 1.5 rebotes en 10 minutos de media en su último año. Siempre quedará la duda.

El debate, pues, vuelve a abrirse con estos dos frentes que no deberían serlo y que confirma que todavía queda mucho por trabajar en este aspecto. La pregunta que cabe hacerse es ¿Y si en vez de Collins hubiera sido una estrella? Michael Sam puede convertirse en un buen jugador por lo que, en este sentido, el impacto ha sido mayor y más tratándose de un deporte para 'machotes'.

Un buen punto de inicio, el único tal vez, lo encontraremos en la educación, que rompe barreras y prejuicios. 

Sobre el autor

Antiguedad: 
12 años 9 meses
#contenidos: 
1,133
#Comentarios: 
11,666
Total lecturas: 
9,663,570

Comentarios

Aquí la polémica no está en si es o no noticia, sino en si un deportista, por su condición sexual es o no discriminado. Yo he estado con gays en las duchas del equipo, y creedme que no te radiografían, ni se excitan con verte, está más en los propios prejuicios que en los suyos.
Visto lo del jugador de Fútbol Americano, está clarísimo que influye, cuando un jugador está en un posible pick 16 del draft, y pasa, siempre según predicciones, a no estar en la primera ronda.
En cuanto al caso de Jason Collins, pues bueno, podría considerarse, por sus estadísticas, como un jugador ya no "valido" para la NBA, por lo que nadie puede asegurar si ha influido su condición sexual o no.

Me parece muy bien la sexualidad de cada uno, cada uno se lia y se acuesta con quien quiera, hay que valorar otras cosas en las personas.
Por otro lado, es entendible que ciertos jugadores no quieran ducharse con gays, eso no quiere decir que no los respeten o incluso apriecen como compañeros. Mis amigas JAMAS se ducharían conmigo delante, y créanme , las entiendo jejejejeje

Me parece genial, lo grave es que haya un debate sobre esto...
Cada uno elige con quiere acostarse y, si es de mutuo acuerdo, siempre me parecerá bien.

No querer compartir vestuario con alguien por ser gay es homofobia. Eso del pudor es una excusa sin mas. ¿Alguien se niega a ser masajeado por un fisio porque sea del sexo contrario o gay? ¿entonces por que si con un compañero de equipo? ambos son profesionales que van a hacer un trabajo, uno darte un masaje y otro jugar contigo, ni mas ni menos.

Pues nada, eres muy libre de compartir vestuario con quien quieras, igual que yo. Yo no soy homófobo en absoluto, pero tampoco me despelotaría en un vestuario lleno de mujeres (y no comparo a los gays con ellas, lo digo por la cuestión de la atracción sexual).
No has entendido una sola palabra de lo que he escrito.

En primer lugar, quiero responder a las preguntas que ponéis desde Solobasket: "¿Debemos a estas alturas asombrarnos por unas 'salidas de armario' que se suceden con cuentagotas en el ámbito del deporte? ¿El hecho de que un deportista haga pública su sexualidad debe ser portada en toda la prensa mundial?":

No sé si debemos asombrarnos cada uno de nosotros, porque individualmente no sé qué piensa cada persona del mundo... Pero está claro que sorprende porque no es habitual. Y si un jugador declara su homosexualidad tan tarde, habiendo muy pocos profesionales del baloncesto gays en comparación con los hetero, no es raro que conmocione un poco o la prensa haga mucho eco de ello. Cuando este tipo de sucesos o decisiones se hagan más habituales se normalizarán y ya no serán prensa. Es la época de transición que nos toca vivir. No es malo; simplemente, es así. Lo que sería malo, en mi opinión, es la falta de respeto a esas personas, pero lo único que se lee en internet es apoyo, así que...

Yo, desde mi perspectiva, intento guardar respeto a todas las personas y seres vivos (en la medida de lo posible, está claro), nada más.

Un saludo.

Sinceramente, yo no veo debate aquí de ningún tipo. Sin ánimo de ofender a nadie, Jason Collins fue un paquete durante toda su carrera ... así que, con 35 años, es un paquete pasado de años, se acueste con quien se acueste, y por eso no tiene equipo.
No creo que la condición sexual de un deportista sea relevante, aunque es un hecho que quienes le rodean también tienen el mismo derecho a no querer compartir vestuario con un gay que éste a serlo (me refiero a tomar ciertas precauciones dentro del vestuario, por puro pudor, no por otra cosa). Por eso me parece bien que lo digan, y que cada cual actúe como quiera.