Solapas principales

O.J. Mayo, en el evento NBA Cares, celebrado en el Palau Blaugrana.
  • Dirk Nowitzki apuesta por este renovado equipo, más atlético, pese a las bajas de Terry y Kidd y la no llegada de Deron Williams y Steve Nash

 

43958_0.jpg

O.J. Mayo, en el evento NBA Cares, celebrado en el Palau Blaugrana.
"Ya resultaba extraño ver a Steve Nash con la camiseta de los Suns, pero ahora se me hará más raro verlo con la de los Lakers" (Dirk Nowitzki).

La opción canadiense era una de las más valoradas para la temporada 2012-13. Para esta temporada se quería recuperar el espíritu y el empaque que les llevó a ganar el título hace dos cursos. La campaña pasada supuso un paso atrás importante y el equipo quedó fuera a las primeras de cambio. Dirk Nowitzki no estuvo al ciento por ciento físicamente; se fueron elementos clave como Tyson Chandler o J.J. Barea; Lamar Odom se tomó una temporada sabática y otros equipos como Clippers o Thunder dieron el estirón que se les presuponía.

Esta temporada la estrella alemana mira con optimismo el futuro a corto plazo a pesar de los sinsabores que dio el verano. Al igual que Tyson Chandler, Jason Kidd cambió Dallas por New York; Deron Williams contó con una gran renovación contractual que debe motivarle para liderar el nuevo proyecto en Brooklyn, y Steve Nash finalmente se decidió por los Lakers en vez de iniciar una segunda etapa junto a Nowitzki. Otro baja muy sensible será la de Jason Terry, quien intentará hacer de Ray Allen en los Boston Celtics. De todos modos, Cuban, no hizo muchos esfuerzos para retenerle.

La estrella alemana promete guerra para esta temporada. El curso pasado no fue bueno para él debido a unas dolencias físicas que mermaron su producción. Su media de puntos bajó hasta los 21.6 por partido, la más baja desde la temporada 1999-00. También su media de rebotes (6.8), sólo superada a la baja por los 6.5 del curso antes mencionado y los 3.4 rpp de su año rookie. El hecho de que esta temporada no aparezca en el Top 10 del ranking que elabora anualmente la Espn será una motivación extra para el internacional alemán. "La temporada pasada fue la primera vez que nos barrían (Thunder, 4-0) en mi carrera y no me sentó nada bien. Fue la razón por la que me olvidé del baloncesto durante tres meses. Llevo en el gimnasio desde julio; corriendo y entrenando". Nowitzki ha enfocado el verano de forma diferente, sin balón, cuidando el físico para afrontar una temporada que puede resultar atractiva para los Mavs si los cambios responden y los que se quedaron dan un salto de calidad.

Los nuevos

Al igual que hiciera para la selección alemana, Nowitzki consiguió atraer a Chris Kaman, que en julio firmó un contrato por una temporada y 8 millones de dólares. Dirk confía en el potencial ofensivo del pívot formado en Central Michigan. De hecho ya es el mejor pívot ofensivo con el que ha jugado nunca y quiere que los sida demostrando. Las lesiones han sido fieles compañeras. Salvo el año de su debut, en el que jugó todos los partidos, Kaman ha tenido problemas físicos que no le han permitido mantener una progresión año tras año. Un reto a marcarse sería acercarse a los 18.5 puntos, 9.3 rebotes y 1.5 tapones del curso 2009-10, que le llevaron al All Star Game. No se repetirán esos números, pero el objetivo marcado es imitar el nivel mostrado entonces.

43743_0.jpg

Darren Collison (Foto: NBA MEDIA).
La misión de Darren Collison parece imposible. Después de obsequiar a los Pacers con buenos momentos -a pesar de no mantener la regularidad- le toca llevar la batuta de los Mavericks. La presión de sustituir a Jason Kidd es muy grande y no olvidemos que la principal opción para el puesto de base era Steve Nash. Dos espíritus contra los que tendrá que combatir. "No soy Jason Kidd, pero, con todo el respeto, estoy en la plena juventud". Parece que uno de los fantasmas ya está liquidado. Collison, más penetrador que director, parece que cambiará su forma de jugar. Ha estado visionando vídeos junto con Rick Carlisle durante un mes y el coach lo tiene claro: quiere darle el control del balón desde el inicio. El hecho de que el ex base de Hornets y Pacers esté en año de contrato puede ser positivo para ambos.

Precisamente el coach, renovado recientemente, cree en la posibilidad de enderezar el rumbo. La temporada pasada fuero el vigesimosegundo equipo en ataque cuando venían de ser octavos durante el año del anillo. No está Jason Terry, pero llegan Elton Brand y O.J. Mayo. El ex de los Sixers ya ha hecho una declaración de intenciones: "haré todo lo que sea para ganar". El que fuera número 1 del draft del 99 ha manifestado que ya no está en condición de buscar objetivos personales y sí de ayudar a conseguir retos colectivos. Está capacitado para defender a buen nivel a hombres grandes y ayudará a aumentar la productividad ofensiva de los pívots. Por otro lado, la trayectoria de O.J. Mayo en la NBA obliga a ser más cautelosos en las previsiones. Su capacidad ofensiva es incuestionable aunque no se ha caracterizado por una madurez atacante. De incio, los piropos de Collison -antiguo rival universitario- son inmejorables: "Creo que Mayo es uno de los dos mejores escoltas de la liga, pero no ha tenido la oportunidad de ser consistente en los dos últimos años. Aquí pienso que va a tener oportunidades para demostrarlo". En principo, el cambio de aires tiene que sentarle bien y es una oportunidad única para crecer como jugador.

Un paso adelante

En el buen funcionamiento de cuarteto -los rookies Jae Crawder, Bernard James y Jared Cunningham tendrán un menor protagonismo- se centran gran parte de las posibilidades de este equipo. Pero dejando de lado a Nowitzki, algunos de los que quedan deben ponerse las pilas ya para que la máquina pueda olvidarse del curso anterior. Menos imporante es el otro elemento incorporado, Dahntay Jones, cuyo papel quedará relegado al de especialista defensivo para el perímetro. Eso sí,  lejos de su mejor nivel en los Nuggets. Independientemente de su impacto, la llegada de este escolta desde Indiana refuerza la concepción de que los nuevos Mavericks serán mucho más atléticos.

Nos centraremos en dos jugadores que todavía tienen mucho que mostrar. Rodrigue Beaubois y Brandan Wright han llegado más musculados al training camp. Señal de que han trabajado en la dirección correcta durante este verano. El francés se lesionó después de una buena Summer League en su año de debut  y sus problemas físicos se han vuelto crónicos en sus tres temporadas como profesional. Puede dar un buen rendimiento como segundo base. Wright es el talento sin límites que llegó antes de hora a la NBA. Sin demostrar nada en North Carolina -algo cada vez más habitual en los ávidos de un buen contrato rookie- se lanzó a la aventura profesional sin saber si podía adaptarse a la posición de alero bajo. Ese estrellamiento le llevó de pasar de los Warriors a los Nets y de New Jersey a Dallas, donde no desentonó la temporada pasada (6.9 ppp  y 3.6 rppp en 16 minutos de media).

Vince Carter y Delonte West acabaron el pasado curso como cuarto y quinto mejores anotadores, respectivamente. Carter debe desempeñar el papel de veterano resultón mientras que West será bueno mientras esté centrado. Ahí reside gran parte del trabajo del coach. Por su parte, Shawn Marion (10.6 puntos y 7.4 rebotes la temporada pasada) deberá contagiar agresividad y el espíritu del 2011. Todavía con mucho que sumar.

Más dudas en Dominique Jones, que ha combinado NBA y D-League en sus dos años como profesional y que da la sensación de que no ha confirmado las expectativas depositadas inicialmente en él.

Para el training camp ya se han caído el ex Laker DJ Mbegna y Tu Halloway a los que ya no veremos de gira, mientras que se mantiene Josh Akogno, que lideró a los Kings en anotación durante la Summer League. Ha habido algún percance físico durante los primeros días de trabajo con algunos jugadores, pero nada importante a día de hoy.  Nowitzki se dio un baño de multitudes en Alemania, contra el Alba Berlín, antes de aterrizar en  l'Anella Olímpica *.

Aunque es muy pronto todavía, será interesante ver la reasignación de roles dentro del equipo y cómo se desenvuelven los nuevos cromos. Es la salsa de la preseason. A pesar de que lo más importante es el marketing, la conquista de nuevos adeptos y dar un poco de cariño a los incondicionales de este baloncesto.

*El partido podrá verse por el canal Energy de la TDT española  a partir de las 21:00 horas.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
13 años 7 meses
#Contenidos: 
1,133
Visitas: 
10,112,513
Comentarios: 
11,666

Comentarios

Todo por ver y no se verá nada en Barcelona. El mismo nowitzki todavía no está ni al 20%. Será una pachanga interesante en la que Sada estará muy motivado al igual que Mickeal y Jawai. Jae Crowder intentará lucirse ante su padre.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar