Solapas principales

NCAA 2019/20: La BIG 12, preparada para sorprender

  • Azubuike y Agbaji conformarán la dupla sobre la que se sostengan los Jayhawks para intentar ser campeones de la BIG 12.

VUELVE A LA GUÍA NCAA 2019/20

La BIG 12 contará esta temporada con 3 equipos en ranking de los mejores conjuntos de la NCAA, como son Kansas, Texas Tech y Baylor, además de la siempre interesante presencia de Oklahoma State, Texas Longhorns, o Iowa State. Y aunque el año pasado Kansas cayó y no se llevó el título, no parece que pueda volver a suceder este curso, y si los de Bill Self hacen los deberes no debería haber equipo que se interponga en su camino.

En esta previa, veremos el orden y predicción de los equipos integrantes de la Conferencia, los 5 equipos más potentesy los 5 jugadores más destacados.

ORDEN Y PREDICCIÓN

Como decíamos, la conferencia la encabezan los Kansas Jayhawks, seguidos por Texas Tech y Baylor, además de Oklahoma State y los Longhorns de Texas. Estos 5 equipos deberían mantener este orden a final de temporada, aunque hay otros equipos que podrían sorprender y entrar en el top 5.

West Virginia e Iowa State competirán por el 6º y 7º puesto -si no por más-, y tras ellos viene una Oklahoma que se encuentra algo "vacía" de anotación. Le sigue otro equipo que defiende como nadie pero también tiene problemas en la parte ofensiva, como es Kansas State, y en 10º lugar encontraremos al solitario Desmond Bane, que a pesar de sus esfuerzos no puede sacar a su TCU de la última plaza de la clasificación de la conferencia.

TOP 5 EQUIPOS DE LA CONFERENCIA

KANSAS

Kansas tiene fuego y potencia entre sus filas. Eso es algo que todo el mundo entiende. Ese es el motivo por el cual está 5º en el ranking de la NCAA y el motivo por el que se la pone como favorita de su Conferencia, este año sí. Y es que la pareja que forman Devon Dotson -candidato a Player of The Year- y Udoka Azubuike se ve además acompañada por jugadores como Ochai Agbaji, que suena ya en algunos "mocks" del próximo Draft con fuerza, o Marcus Garrett, que lo puede hacer todo y además bien.

Los Jayhawks cuentan con un atleticismo sin parangón y con una defensa a la altura de los mejores, y esto unido a cómo vaya evolucionando su uso del triple -sin ser su arma más fuerte rondan más que el 40%-, serán los puntos a potenciar y mejorar de un conjunto que, antes que nada, debe también aprender a conservar el balón. O perderán partidos por culpa de los contraataques del rival.

TEXAS TECH

Un equipo joven es el que tiene entre manos Chris Beard, que cuenta con nuevas piezas y con jugadores que han cambiado desde la pasada campaña. Este es el caso de Davide Moretti, un francotirador que además asume ahora también funciones como organizador de juego principal de los Red Raiders. También aparece Chris Clarke en estas funciones, encargándose del trabajo "sucio" y que no se ve, asistiendo, capturando rechaces y lanzando jugadas, mientras otros son los que las finalizan.

Otros, en los que encaja el nombre de Kyler Edwards, TJ Holyfield o Jahmi'us Ramsey, anotadores de los que dependerá Beard en un roster para nada "alto" y que tendrá que jugar a partir de la larga distancia, el movimiento de balón y el abrir huecos en la pintura. Además de aprovechar sus tiros, convertirlos con efectividad y saber cuándo frenar rachas negativas que les puedan perjudicar en cuestiones reboteadoras, un asunto en el que todos participan pero nadie destaca excesivamente.

BAYLOR

Baylor y Texas Tech se disputarán la segunda posición de la Conferencia y, objetivamente, pelearán por algo plausible: aparecer en el Sweet 16 de la NCAA. Scott Drew lidera un grupo muy preparado, que tiene en Tristan Clark como uno de los anclas a los que aferrarse -debe mejorar su inicio de temporada y confirmar su consistencia de la temporada pasada-, y que además cuenta con la llegada de MaCio Teague y Davion Mitchell, principal organizador de juego del equipo.

 

 

A ellos tres se le suma Jared Butler, que liderará la anotación del conjunto Bear, y Freddie Gillespie, que aportará en la defensa de su canasta y en la captura de rebotes ofensivos y defensivos, además de otras figuras como Davonte Bandoo o Mark Vital.

OKLAHOMA STATE

Como si de un equipo de Doug Moe o de Mike D'Antoni se tratara, los Cowboys llevan el run-and-gun por bandera, y su empleo del lanzamiento exterior es pronunciado, aunque puede que este año decaiga con respecto al curso pasado. Llegar, lanzar o penetrar y jugar muchas posesiones es el "padre nuestro" de un conjunto que se apoya en dos hombres, Isaac Likekele y Cameron McGriff

A la pareja de guard-forward se les suma el otro forward "importante" de la plantilla, Yor Anei, que traerá el contrapunto que necesitan los Cowboys para emplear su juego, y Lindy Waters III, que sumará tiro, defensa y anotación secundaria necesaria.

TEXAS

Tras Hayes y Bamba Will Baker parece que será la siguiente gran figura interior de los Longhorns, pero todavía habrá que esperar a que se acaba de cocinar como jugador universitario, un proceso que puede durar más de lo esperado en los dos casos ya mencionados. A su habilidad de manejar el balón y abrir el campo se le une la presencia transversal de Matt Coleman, que en su año junior puede dar el siguiente paso y liderar a sus compañeros a una aparición en el NCAA Tournament, algo que no sucedió el pasado año.

Andrew Jones, Courntey Ramey o Gerald Lidell son otras figuras que también deberán aportar para que esto suceda, aunque cada una en un ámbito distinto. Lidell en la faceta reboteadora, necesitada si Baker tarda en demostrar sus capacidades; Ramey por su juego de cara al aro -especialmente de tres, aunque no haya comenzado el curso acertado- y Jones por su efectividad desde el tiro y su habilidad para aprovechar los minutos de juego que tenga al máximo -segundo anotador siendo 5º en minutos-. 

TOP 5 JUGADORES

Udoka Azubuike (Kansas)

Una lesión impidió al que quizá sea el center más determinante de toda la NCAA en disputar la March Madness y provocó que su favoritismo se desvaneciese pero una vez recuperado, el nigeriano retorna a Lawrence para marcar diferencias. Con su deber en el lanzamiento desde el tiro libre, Azubuike es un jugador que marca diferencias en ambos lados de la canasta ya que posee un físico espectacular en el que su fuerza le permite coger la posición y destrozar en el poste a sus rivales, así como aprovechar cualquier balón por encima del aro que le envíen sus compañeros.

ku_bkc_media_day_02_t600x400.jpg

Azubuike, "ready to domine". (Foto: KUSports.com)

Defensivamente debe mejorar su problema con las faltas pero aún con eso, es un jugador fundamental para Bill Self ya que su altura y capacidad de salto provocan que cambie muchos tiros de penetraciones rivales y, junto a su mencionada fuerza, que ningún interior se pueda sentir cómodo al enfrentarse a él en el poste. Junto a ello, destaca su buen posicionamiento a la hora de capturar rebotes lo que genera que sea uno de los jugadores más determinantes de la competición y otro de los candidatos a jugador de la temporada en la NCAA.

Tyrese Haliburton (Iowa State)

Fundamental en el equipo estadounidense que se proclamó campeón del mundo sub 19, Haliburton se debería convertir en la principal referencia de los de Ames debido a la marcha de Nick Weiler-Babb, Marial Shayok, Talen Horton-Tucker y Lindell Wigginton. Se trata de un base de gran altura, en torno al 1.96, es un jugador de gran inteligencia en la pista y con gran capacidad de pase, que comete muy pocos errores, tal y como demuestran sus 4.5 asistencias por cada pérdida de la pasada campaña. Además, su mencionada altura y por ende, su envergadura, lo convierten en un defensor muy incómodo para bases rivales ya que es un jugador con gran capacidad para robar balones y también para taponar o cambiar el lanzamiento rival, provocando multitud de errores de su contrario.

En el apartado ofensivo y junto a la capacidad de pase ya mencionada, es un jugador que destaca por su lanzamiento exterior ya que es muy fiable en este tipo de tiro, siendo capaz de promediar un 45% la pasada campaña. Esta temporada asumirá más responsabilidades y si es capaz de subir el nivel tal y como se espera, los Cyclones pueden dar más de una sorpresa.

Desmond Bane (TCU)

Mejorando sus números de manera continua desde su llegada hace tres años a Fort Worth, Bane es un alero de casi dos metros que todo entrenador querría tener en su equipo. Hablamos de un jugador con un gran físico, 1.96 metros de altura y 100 kilos de peso, capaz de anotar de todas las maneras posibles, bien sea aprovechando esta velocidad para superar a sus rivales en penetración, aprovechando su mayor fuerza sobre rivales más ligeros, generándose canastas tras bote o bien lanzando en catch & shoot desde más allá de la línea de tres puntos, lanzamiento en el que también se ha establecido como una referencia ya que ha sido capaz de promediar más de un 40% de acierto en sus dos últimas temporadas.

Desmond Bane | Player of the Week

Además, es un jugador muy bueno defensivamente ya que con sus herramientas físicas es un jugador muy difícil de superar y unido a una gran intensidad en este lado de la pista, se convierte en un buen ladrón de balones consiguiendo más de un robo por partido.

Xavier Sneed (Kansas State)

Tras las bajas de jugadores tan importantes como Kamau Stokes, Dean Wade o Barry Brown, Xavier Sneed se presenta esta temporada como la gran referencia de los de Manhattan. Hablamos de un alero de gran físico ya que es muy fuerte y veloz, que puede ser capaz de dominar el juego ofensivo aprovechando este físico para penetrar superando rivales o incluso posteando a rivales más pequeños, pero también desde la larga distancia ya que es un jugador con un muy buen lanzamiento de tres puntos. Pero Sneed no sólo son puntos ya que también es un jugador con muy buena visión de juego y capacidad de pase, capaz de dominar el rebote y ser un gran defensor que destaca por su capacidad para el robo de balón.

Dependiendo de su aportación, las opciones de llegar al NCAA Tournament de los Wildcats existirán o no.

Tristan Clark (Baylor)

Ala pívot enormemente físico, su presencia tras una temporada plagada de lesiones debe ser la mejor noticia para los de Scott Drew que deben encontrar en él el referente que necesitan. Ofensivamente, hablamos de un jugador diferencial con una gran capacidad para terminar jugadas con acierto en las cercanías del aro, tal y como demuestran su 61 y sobre todo su 72% de acierto en tiros de campo de las dos últimas campañas, porcentajes conseguidos además, con más de 5 lanzamientos por encuentro. Estos puntos los realiza aprovechando un físico descomunal ya que es un power forward muy rápido y al mismo tiempo fuerte, 110 kilos de músculo, que aprovecha para superar a su defensor.

Además, es un gran reboteador y taponador, ya que aprovecha la gran envergadura que posee para marcar diferencias en la pintura en ambos lados de la cancha. Si está sano y él vuelve a demostrar el nivel del año pasado, los Bears podrán bailar esta temporada.

VUELVE A LA GUÍA NCAA 2019/20

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#contenidos: 
100
#Comentarios: 
266
Total lecturas: 
232,809