Solapas principales

Así me fui volviendo loco por el baloncesto y ¿tú?

  • Siempre hay personas, experiencias, circunstancias que te llevan a descubrir tus grandes pasiones. Éstas fueron las mías.

villacampa.jpg

Jordi Villacampa debutó con 17 años en la máxima categoría española
No me pregunten por qué pero con 6 o 7 años veía jugar a la Argentina de Diego Armando ‘La armo’ Maradona y lloraba cuando perdían. Iba del televisor al comedor y simulaba que jugaba el partido. Papá tenía, siempre que podía, el deporte en la tele. Él, siempre sobrio, no se aceleraba demasiado. A mí sólo me atraía, a rachas, el fútbol pero prefería mil veces prácticarlo a verlo.  Sin embargo, de fondo siempre había una melodía llamada Baloncesto. Y siempre había una persona en casa que la sintonizaba con más distinción y, sobre todo, con más cariño que nadie; mamá. “Carli, estos de verde son el Joventut de Badalona y tienen a un chaval de 18 años que lo tiene todo, es guapo y juega muy bien al baloncesto. Se llama como tu hermano Jordi. Jordi Villacampa. También está Margall que encesta muchas canasta, tiene mucha puntería. Por cierto, no está enfadado, pero siempre tiene esa cara". Vale, la última frase me la acabo de inventar pero vuelvo a la realidad ya: "No paran de correr y lanzar a canasta todo el partido, fíjate. En el otro equipo está Epi que es una pasada, nunca falla”.

Fueron pasando los años y mi madre seguía con la misma canción, digo... melodía: “éste se llama Rafa Jofresa y pasa y tira a canasta muy bien”. Ella, evidentemente, era de la Penya.  Muchas veces mi padre, seducido por el debate, dejaba de mirar por un momento la pantalla. Aquella Emerson de 24 pulgadas era la segunda tele que estrenábamos y la primera que tuvimos a color pero tenía más culo que Shaquille O'Neal. En aquella ocasión papá espetó: “para buenos tiradores Brabender y Szczerbiak, Nena, -como la llamaba él-, no compares”.  Yo, como siempre, preguntaba y preguntaba: ”qué nombres más raros, papá. Esos... ¿de dónde vienen?”. Mi padre continuaba ilustrándome, “son americanos, vienen de los Estados Unidos, allí son muy buenos jugando al baloncesto”, entonces replicaba mi madre, 'la Manoli' tenía mucho carácter, “pero aquí también son buenos, un verano (1984) ganamos la medalla de plata en las Olimpiadas ¿no te acuerdas? Algún partido lo vimos repetido porque los daban muy tarde”. Esta vez mi padre asentía orgulloso.

Algo se iba gestando dentro de mí pero yo aún no era consciente. Sí que reconocía aquellas redes blancas y gruesas, en contraste con un parquet tan oscuro que permitía resaltar sobremanera los anuncios de Brandy Soberano y... la gente tan cerca del campo... un escenario atractivo. Luego aquel negro parándose en carrera para tirar desde muy lejos e... imposible, -pensaba yo- ¡entró!  Igual que me imaginaba pegando patadas para meter un golazo a lo 'Oliver y Benji' en medio de un campo de fútbol profesional jamás pensé que yo fuera capaz de poder hacer lo que hacía Chicho Sibilio. Me parecía casi de ficción. Y aquel calvito pequeñajo mandando a cuatro tíos que le sacaban dos cabezas. Manejaba el balón como quería y sin mirarlo. “Se llama Corbalán y es el mejor base que hay en España”, apuntaba papá. "Nene, Solozábal es muy bueno también pero es más joven" añadía mamá. Para mí eran como los acróbatas y equilibristas del Cirque du Soleil.

Seguía sumando inviernos y empecé a jugar federado al fútbol un año. No obstante, me detengo en uno muy frío, el cual recuerdo especialmente. Diría que era sobre el 88.  Era un viernes por la tarde. Mi madre, mientras planchaba y doblaba la ropa me decía, “Carli, pon la 1 que están dando baloncesto" a lo que yo respondía: “vale, pero luego quiero ver Superagente 86”. Más tarde supe que el programa se llamaba 'Cerca de las estrellas' y un tipo con un tono suave y agradable me atrapaba con alguna jugada espectacular. Mamá seguía relatando “ese es Michael Jordan, aquel Larry Bird...”. Salté de semana en semana y yo ya tenía claro que los viernes tocaba una dosis de NBA. Yo mismo ya ponía el programa. Ella continuaba “ese es Robinson, el otro Patrick Ewing...¡los dos ponen muchos tapones, defienden muy bien!”, conocía a muchos y sabía cómo jugaban.

ewing_webster.jpg

Patrick Ewing en un capítulo de la serie "Webster"
Para ser sincero, el baloncesto no es que fuera el eje de sus aficiones. El cine, la lectura y la música le apasionaban a pesar de que a los 12 años ya no iba, prácticamente, al colegio para cuidar de sus hermanos pequeños:  “Carlis, te he grabado un episodio de Webster - que era una serie norteamericana que me hacía mucha gracia- en el que sale Michael Jackson”. Ella sabía que me gustaba mucho la música de M.J. y se partía cuando imitaba sus bailes. Sin embargo, también estaba claro que el deporte de la canasta era el deporte que más le entusiasmaba con diferencia y muchas veces lo tenía presente. “te grabé otro episodio de Webster, salía Patrick Ewing como invitado. Me meaba de la risa”.

Por esa misma época, mi hermano empezó a ir al instituto, El Margarida Xirgú en L'Hospitalet de Llobregat, Jordi decidió formar parte del equipo de baloncesto aunque sólo había jugado en la calle. Jugaba los sábados a las 9 y solía ir a verle jugar. Nunca metió una canasta y sólo le vi lanzar una vez. Un semi gancho.. ¡uff, casi entró! Pero él ya estaba contento por participar con el equipo. Mi madre ya había hecho un intento para que practicara baloncesto años anteriores, medía 1.84 con 14 años, pero era un equipo de un colegio privado llamado Santiago Apostol, en el que jugaban los chavales que formaban parte del centro. El coordinador también el explicó que la cuota era alta a pesar de que, seguramente, no iba a jugar nada y de que tenía que comprarse toda la equipación.  Entonces Jordi amaba este juego y ahora lo sigue haciendo. También participó en los inicios de la web.

Otro recuerdo que me impactó fue ver por mi cuenta un Valvi Girona-Estudiantes Bose, donde un tal Rickie Winslow volaba por encima de todo el mundo, incluidos McDowell y Jimmy Wright, este último el papá de Devin Wright. Diría que llegó a hacer 5 o 6 mates en ese partido. Para mí, aquello tuvo un efecto totamente catártico. Winslow fue el factor determinante para que me volcara totalmente con el deporte de la canasta. Me había olvidado de Maradona por completo.

winslow.jpg

Foto:ACBphoto.Rickie Winslow en la final de Copa del Rey de 1991
Poco después, con tanto imput baloncestero llegando de todos lados, decidí definitivamente cambiar el baloncesto por el fútbol en los recreos. Me alié con mi compañero de pupitre, Daniel Antonio Blanco, a quién le chiflaba el basket desde antes. “Carlos, tú eres ‘el Microondas’, Vinnie Johnson y yo, yo soy Robert Parish”. A lo que yo espetaba: "Hey, yo quiero ser Winslow, Dani". La cara de mi compañero de pupitre era un drama: "Carlos, ese no es bueno. No juega en la NBA". Recuerdo esa conversación como si fuera ayer y como dejaba escapar el aire Dani para acabar de pronunciar el apellido del pívot de los Celtics. Parecía querer hacer callar a una legión.
Yo, cada vez sumaba más nombres propios relacionados con el basket. Está claro quién era el alto aunque realmente no sabía quién carajo era aquel Vinnie yo lanzaba y lanzaba a ver si entraba alguna. Un mes más tarde ya conocía a muchos de los mejores jugadores de la NBA y monté en el recreo del cole una liguilla con 4 equipos, cada equipo estaba formado por dos alumnos de la clase. Las canastas del Cola Cao del campo del 'Sepu'- antes habían aquellos extintos y grandes almacenes cerca- y el suelo de tierra eran nuestros pabellones NBA. Apuntaba en una pequeña carpeta los resultados. Yo jugaba en los Atlanta Hawks, mi equipo preferido de entonces, y era Spud Webb, mi compañero Dominique Wilkins.

Y a partir de ahí ya una locura, toqué techo. No podía concentrarme en los estudios. Ya en el instituto, me salté una clase de latín para comprarme mi primera revista de Gigantes, recuerdo que en la portada salía Corney Thompson, aún anda por ahí. No pude evitarlo. Nunca fallaba a la cita de programas como 'Chócala' de Pedro Barthe o 'Basquetmania' de Lluis Canut y Jordi Robirosa -aluciné con aquel vídeo con Kenny Walker y Harold Pressley cantando aquel temazo de Prince "Get off"-. En la ACB mi equipo favorito era el Granollers de Chichi Creus, así que cuando llegó Walker, como se dice por Cataluña, "vaig al·lucinar mandunguilles" ¡Aquel tío había sido campeón del concurso de mates de la NBA! Oh, yeah!

En el instituto, encontré un ambiente de basket potente o tal vez lo busqué. Me hice un buen amigo compañero, y él jugaba a baloncesto en el Cornellà y no podíamos parar de hablar del tema. Empecé a jugar sin parar con él y otros amigos sin parar. Saltaba las vallas de los colegios con tal de encontrar una canasta disponible. Entre éstos, me colaba en el colegio de la Salle de la Bonanova donde había un sin fin de canastas de minibasket. Allí emulábamos a Jordan, Wilkins, Mike Smith, Kenny ‘Sky’ Walker y otros de mis jugadores preferidos que vivían colgados del aro ídolos en el 92.

carlos_casi_mate.jpg

Ya veterano, 33 años, intentando hacer un mate
Con 16 años, monté un torneo de baloncesto en verano en Malgrat de Mar en el que yo también participaba. Al volver de las vacaciones decidí apuntarme a jugar en el club de mi barrio de entonces, el Collblanc Torrassa. Recuerdo al entrenador de turno que calibraba si valías para jugar en el equipo federado o en el escolar acercarse y decirme “ahora todo igual pero con la izquierda”, lo hice y volvió a acercarse “¿has jugado alguna vez a baloncesto?”. Aquello me mató. Fui a parar al equipo escolar, claro pero no paré de practicar con mi ‘maldita’ mano izquierda hasta que mejoré en bote y, sobre todo, haciendo entradas para finalmente conseguir un par de años después jugar federado. A mis 37 años, soy más efectivo en la entrada con la izquierda que con la derecha. A tozudo no había quién me gane. Siempre estaba saltando, agarrándome al aro o intentando hacer el mate. A pesar de mi 1.75 hice mi primer mate con 17 o 18 años. Hasta que no lo logré no paré pero me costó una buena tendinitis en la rodilla que me impidió jugar durante más de un mes. ¡Me pareció el fin del mundo!

Hoy, 21 años después, sigo jugando a baloncesto con mis amigos en ligas de costillada y, gracias a Solobasket.com, desde 1998 también puedo disfrutar del baloncesto profesional desde dentro. 

Así me fui volviendo loco por el baloncesto ¿y tú?

Sobre el autor

Antiguedad: 
21 años 4 meses
#contenidos: 
2,037
#Comentarios: 
6,016
Total lecturas: 
11,496,989

Comentarios

Por eso pensaba en Madrid que queda mas o menos a la mitad para todos casi casi por ubicaciòn geogràfica,es que estoy seguro que a todos nosotros es oir la palabra ba-lon-ces.to y empezar a recorrernos por mente y cuerpo una serie de sensaciones buenas que pocas cosas en el mundo pueden hacer que se le compare.Ayer mismo estuve viendo un Pau Orthez contra Paok de Salonica en griego para ver un mano a mano entre el gran en altura Muresan y el mìtico "araña" Fassoulas entre otros .
Korfas,los Gadou,Demory,Preljevic... Me encantaria tener cientos,miles de estos partidos retro de todos los equipos habidos y por haber,Si lo confieso me encantaria ser el Maldini (periodista-coleccionista de partidos de futbol) del basket .Tengo varios en griego,lituano,serbio,francès y algun idioma no identificado a dia de hoy Un saludo amantes del basket feliz inicio de Agosto a todos/as (si las hubiera)

Yo soy mas modesto que vosotros,solo he entrenado un año en equipo federado y fui "overshirted" el numero 13 en discordia con lo cual no habia para el bien de mi equipo,manera de federarme y jugar con ellos partidos.No obstante soy he sido fui y serè un loco amante de este deporte de la pelota gorda siempre.Mis primeros recuerdos en un hospital donde estuve hospedado dicho amablemente gracias a una de mis 5 operaciones en las manos y viendo de madrugada y en silencio partidos de las Olimpiadas 84 con jugadores miticos en la memoria de quienes ya peinamos canas o las tintamos.En aquella epoca ya era un deporte de nombre pivot italiano años 80 del Pessaro tantos años, para los despistados, Magnifico jejeje Ademàs era de los que me sentia orgulloso cuando con 11 años me aprendia de memoria plantillas de equipos mas allà de los conocidos,selecciones como Cuba China Corea Costa de Marfil o la Republica Centroafricana por citar potencias mundiales en aquella epoca y que algunas hoy en dia aun son poco conocidas en este mundo de la canasta.Me gustaria hacer una propuesta de quedada entre unos cuantos que puedan y quieran ir a Madrid por ejemplo y hacer puesta en comun de recuerdos,historias de basket y ser durante unos dias parte de una energia buena compartida por este deporte amado por todos nosotros.Ahì queda eso.Un saludo amantes del basket Gracias Naimsmith y benditos melocotones que estaban tan buenos que vaciaron los cestos y permitieron hacer de ellos las primeras canastas.
P.D Miguel Tarin mide 2,17 y hace unos años ahora no sè tenia una protectora de perros en Granada hablo de memoria

Es una idea magnífica, esos sí, tendríamos que ponernos de acuerdo con el lugar... leo que unos somos de Cataluña, otros de Zaragoza, Madrid...

Mi primer recuerdo es un amistoso que Helios vino a jugar a los Salesianos de Zaragoza y en el que Webb Williams falló un mate totalmente solo. En aquel Helios jugaba ya Fernando Arcega y Quino Salvo como máximo estandarte del club (y entrenaba a los infantiles del Boscos, en ese mismo colegio). Luego todos mis recuerdos son de aquel equipo que logró subir a primera nacional y que jugaba en el antiguo pabellón de la CAZAR, primero como Helios Skol y luego como CBZ y posteriormente CAI Zaragoza. Los primeros años de asentamiento y luego el despegue imparable de la cantera zaragozana. Años en los que las categorías inferiores las dominaban los Joaquín Ruiz Lorente, Murcia, Dani Alvarez, Alberto Angulo, Santi Aldama... Ni Real ni Barcelona ni Penya. Zaragoza, con muchas menos licencias, dominaba en Junior. Y luego la subida de esos jugadores a la plantilla de un primer equipo que ganaba copas del Rey y jugaba finales internacionales con 9 canteranos. Y finalmente la caida a los infiernos. Grandes jugadores como Hollis Copeland, Kevin Magee, Claude Gregory, Gregg Stewart, Chuck Aleksinas, Claude Riley, Leon Wood y otros que vistieron la elástica roja. Recuerdos de juventud...

vaya vaya, que años aquellos...carlos me ha hecho recordar aquella época, si, yo soy el que casi mete una canasta en el equipo edl instituto, 2 partidos jugamos, un sólo tiro, y seguro que si hubiese intentado alguno más, el final no habría variado, cero en el casillero personal... jejee, no me extraña, cuando el entrenador nos hacía un ejercicio con la izquierda, que odiabamos por cierto, en cuanto se giraba, hacíamos una carrerilla, o continuábamos con la derecha, así, como queriamos ganar algun partido jejeje...Lo del santiago apostol, 13 mil pesetas fueron las culpables, era lo que costaba apuntarse y comprarse la equipación (obligatoria)...mi madre dijo, nanai de la china, que allí no te van a sacar y vas a chupar banquillo..razón no le faltaba, aunque no creo que hubiese sido por no pertenecer al colegio, posiblemente mi calidad individual hubiese tenido más peso en la decidión...La tv, exacatamente la que describe un compañero en el foro, la de 8 dígitos táctiles...que con el desgaste del tiempo provocaban cambios repentinos de canal sumado a que el volumen por un segundo se ponía a tope, ni os explico los saltos que pegábamos en el sofá del susto... mis inicios de verdad en el basket...gracias a la carpeta de un compañero de clase, en el 88, llena de recortes de jugadores de la nba, mi compañero me hacía test, me señalaba uno de los recortes, y yo tenía que saber el nombre, el equipo y algún jugador más del mismo...si era posible la altura tambien, gracias Toni..por cioeto, también jugó en el Collblanc Torrasa..un abrazo a todos...

Por un momento he perdido 30 años compañero. Soy de los que jugaron en el primer cadete de ese collblanch torrassa, contra ese Santiago Apóstol que ahora ya no tiene equipo de baloncesto. Mis recuerdos incluyen tardes en el palau viendo entrenar al barça, entonces parabas a un jugador en el parking y te dejaba entrar con él. Estabamos de verdad cerca de las estrellas, para la,revista de final,de curso entrevistamos a epi y al malogrado Fernando Martín. Pero la verdad es que nos enganchamos a esto de la pelota gorda y aqui estamos

¡Ostras, qué pasada jcm70 ! ¿Qué me dices? ¿Ya no hay baloncesto en el Santiago? Yo fui a entrenar con ellos por el 99 y se llamaban Centre la Torrassa o algo así creo ¿Qué pasó?

Qué curioso, con 11, 12 años odiaba el baloncesto. A finales de los 70 y principios de los 80, prácticamente, el único equipo que se veia por televisión era al Real Madrid en la antigua Copa de Europa y por este motivo, cuando televisaban los partidos, quitaban series infantiles, cómo Orzowei, la historia de un chico blanco que se crió prácticamente sólo en la selva. A mi esto me enfada muchísimo, ¡¡¡ porqué quitaban la serie para poner un partido, de estos tios que iban casi en calzonzillos y se afanaban por meter una pelota en un aro !!!. Luego comenzé a jugar en el Colegio, habiendo probado previamente en otros deportes, era de los más altos de la clase , con 13 años , es tarde, empecé a jugar en los Juegos Escolares locales y con 14 años, me captó el antiguo Cacaolat Granollers, después de verme en un partido, en el cual destacaba por altura, no por calidad, jejeje. En aquel entonces , un chaval que pasaba del 1,80 cm con 13, 14 ó 15 años, era un gigante. Llegué a enfrentarme a Dani Pérez (recientemente retirado con más de 40 años), Tomás Jofresa, etc...
Con 15 años, cuando adquiría algo de coordinación, mejoría física, realizé mi primer mate (no iba sobrado) y esto me servía, para coger algo de "status" y alardear, presumir algo con las chicas a la hora de ligar, aunque era muy tímido.

Mi primer gran recuerdo televisado , los JJOO de Los Angeles 1984, tremendos madrugones aquel verano, para ver los partidos de España y poquito después descubrí la NBA con Ramón Trecet, el showtime de Los Angeles Lakers y sus épicos duelos con Boston Celtics, los "Bad Boys " de Detroit, y por supuesto su majestad aérea, el mejor jugador y deportista de todos los tiempos, MICHAEL JORDAN.

De esto ya han pasado 30 años y cómo suele decir el tópico, personalmente : el baloncesto más que un deporte, es un modo de vida. Hoy en día Me encanta, me apasiona, casi hasta la paranoia, ENTRENAR y he hecho auténticas locuras, para aprender, mejorar, progresar en este difícil y complejo oficio, ingrato en ocasiones, pero jamás me rendiré por dignificarlo , intentando ser el mejor entrenador posible. Gracias por este espacio, para poder expresarnos.

Mi primer esbozo de recuerdo es una entrada a canasta de Epi, en una final contra el Real, en que la rodilla le falla y no puede continuar jugando, retorciéndose de dolor en el suelo...luego creo que hubo una trifulca con Petrovic, al que perder no le causaba ninguna alegría... Luego "Cerca de las estrellas" me despertó la vena de fanático. El triple de Ansley consagró mi fervor por este deporte. Gracias Naismith.

A colación del cola-cao, qué recuerdos de cuando había carruseles en la radio. La supercanasta cola-cao (de cuando el triple era toda una efeméride) con Quintín Rodríguez en R5. Por entonces, ya tomaba apuntes en la libreta (resultados, anotadores, reboteadores, asistentes...) con la A1 y la A2. De cuando el Kaiku era el amo del Cantábrico, junto a las pasaitarras y la Sotera. Saludos

Una Emerson de 24 pulgadas fue exactamente la primera televisión "a color" que entró en mi casa. Recuerdo que los botones de los 8 canales eran plateados y táctiles o algo parecido, era una pasada.
Pero en ella no ví mi primer partido de basket, el primero fue en una Sony de 10 pulgadas que había en el cuarto de estar y que era portatil, se podía enchufar a la batería del 127 de mi padre y los domingos la llevábamos a la casa de campo. El primer partido fué un Maccabi-Real Madrid de Copa de Europa, debía ser allá por el año 77 o 78, y me acuerdo de Corbalán, Brabender, Rullán, ... Aroesti, .... me quedé impactado. En mi casa la "deportista" era mi madre, y en las tardes de invierno mientras planchaba o cosía, ponía el deporte que echase´n en la nacional o ya en el UHF....y allí me empecé a enganchar.
Mi primer partido en directo no llego hasta el mundial del 86, ya en Málaga. Mi madre sacó una entrada que utilizamos mi hermano pequeño y yo los dos sentados en un hueco de la grada, por bondad del portero. Nos tragamos tres partidos Puerto Rico-Costa de Marfil, Alemania-China y el superespectacular USA-Italia con Robinson, Bogues, Seikali, Villalta, Costa, Brunamonti... que recuerdos. Después de aquel partido, nos tiramos días y días mi hermano y yo jugando a basket en la terraza de casa con una pelota de tenis y de aro un macetero de esos de hierro que había antes para colgar los tiestos en la pared....

Aquellos maravillosos años, -por cierto, cómo me gustaba esa seríe, que gran narrador y que ritmo tan agradable-, lo tuyo viene de antes. Que lujazo haber visto a 'Paparra' Bogues y compañía en directo.

Lujazo total, desde uno de los fondos del Ciudad Jardín (en el que años má tarde fue mi sitio de entrenamiento y partido), pude ver en directo a Sean Elliot, Steve Kerr, Brian Shaw, Charles Smith, Kenny Smith, Derrick Mckey, Tommy Amaker, Tom Hammonds y el "martillo" Guilliam, además de los tres mencionados. Todos ellos con posteriores grandes carreras en la NBA y algunos en Europa. Disfrutamos como nunca. Italia además se fajo, y durante fases del partido tuteó a las futuras estrellas. Luego ver al míticop Lute Olson en el banquillo fue grande.

ciertamente esas reminiscencias, son conocidas,huelen a partidos de copa de europa, parquet oscuro, red de trenzado gordo, mano de seda sibilio, infalibilidad de epi, a que un hombre podía ser superman o llamarse antonello,a lo lejos "el rey" metia 60 un dia si y otro tb! aunque el futbol lo inundaba, empeze mas tarde aunque como soy mas alto,que tu, en el segundo intento la meti hacia abajo y en dos años rompi un tablero! enfrentamientos con el interminable tarin y vivencias y amigos por todo el mundo baloncestístico, y quedan las ligas locales y un cruzado anterior roto,recuperacion,cabezoneria, pero en pie y aguardando...recuerdos que huelen a basket

Vaya quain, contra Tarin... creo que Tarin estaba cerca de los 2.20, así que ya imagino que serías muy alto! La selección italiana y las escuadras de Milán, Pesaro y etc pero llegaron a parecer por momentos infranqueables...