Solapas principales

A Hereda San Pablo Burgos le falta un base

  • Sin Renfroe, la rotación exterior queda descompensada

Vaya por delante que este artículo no pretende disculpar a nadie. Río Breogán fue superior a Hereda San Pablo Burgos en todos los aspectos del juego excepto, quizá, en el rebote. Hombre por hombre y como colectivo, los de Paco Olmos se impusieron desde el final del tercer cuarto y su victoria fue incontestable.

Vaya también por delante que tampoco pretende culpar a nadie, especialmente si nos fijamos, por la temática del artículo, en el papel de Aleksej Nikolic ni, por supuesto, en Kristian Kullamae. Pero, lo cierto, es que a Hereda San Pablo Burgos le falta un base.

Puede engañar el que los burgaleses fueran superiores en el número de asistencias, pero es que el problema de los de Zan Tabak no estuvo en el pase definitivo. De hecho, en eso, Alek Nikolic realizó un gran encuentro (7 asistencias) buscando bien las puertas atrás y los cortes a canasta. El enredo de Hereda San Pablo Burgos va más allá de la estadística.

Alex Renfroe aún no se ha incorporado al equipo y ya es el más nombrado en entrevistas, ruedas de prensa y debates en redes sociales. El jugador rescindió su contrato con Leones de Ponce y en el club se cuenta con él, aunque aún no hay fecha de llegada. Y la falta del que, en palabras del entrenador, es el base titular, provoca varios desequilibrios en la rotación exterior con poca solución hasta la llegada del norteamericano.

En primer lugar, y no por obvio menos importante, la carga de minutos sobre Nikolic. El único base puro de la plantilla jugó 28 minutos de 40 posibles, pero en el tercer cuarto acumulaba ya 22 minutos y medio. El papel de darle descanso corrió a cargo de Kristian Kullamae. Con 22 años, cuajó un gran partido ante el Real Madrid (8 puntos y 4 asistencias), pero la presión hombre a hombre de Río Breogán le dejó con 0 puntos y 2 asistencias en casi 12 minutos. Reconvertido en base, llega de jugar como escolta en Palmer Alma Mallorca y de tener mucha responsabilidad en anotación y aún no tiene cogido el pulso al tempo de juego que exige ser base en Liga Endesa. Cuestión de tiempo y experiencia, cualidades tiene de sobra y su tamaño (1,94 m.) le hace muy interesante si consigue ser un director de juego sólido.

Con ellos dos jugando como bases, nos queda un tercer jugador por introducir en la ecuación: Tyrus McGee. El norteamericano está llamado a ser un puntal ofensivo para el conjunto burgalés, pero tener que pasar minutos como falso base (coincidió muchos minutos con Benite y varios con Kullamae, más centrado en el tiro) le provoca un problema fundamental. A pesar de su buen 1 vs 1, McGee necesita espacios para jugar y el estático no le favorece, al igual que salir al poste alto a jugar y atraer la atención de un segundo defensor. Además, cada minuto que pasa como base es tiempo en el que no puede buscar los espacios y una acción rápida para dividir la defensa y provocar desequilibrios en defensa.

Todo ello acaba por repercutir en Vítor Benite. El escolta lleva dos partidos con muchos minutos seguidos sin descanso en el que no le llegan balones claros, que le hacen forzar las jugadas y tirar de calidad individual. Así las cosas, la falta de un segundo base provoca que el ataque en estático de Hereda San Pablo Burgos no termine de funcionar, Nikolic sea más predecible y no amenace desde el triple. 4/25 para los burgaleses contra Río Breogán (16%) y 2 de ellos del brasileño, más uno de Braimoh en tiro directo en transición y otro de Nikolic en la primera mitad.

¿Pero, en qué puede ayudar Renfroe?

Al margen de repartir los minutos mejor en el juego exterior (ya vimos que se adapta bien a jugar con otro base la temporada pasada), el norteamericano juega como pocos la triple amenaza desde el poste alto. De esta forma, Nikolic podrá buscar más el pase definitivo y las puertas atrás.

Será fundamental para los de Tabak conseguir una mejor circulación de balón, contar con más minutos con McGee como escolta y jugando sin balón y hacer llegar la bola a Benite en situaciones favorables.

Mientras tanto, trabajo en equipo, concentración y sacrificio en defensa parecen las mejores opciones para paliar el desequilibrio en la rotación. Si Kullamae puede seguir liberando los minutos de base de McGee y Nikolic sigue teniendo la capacidad de dar el último pase como ha demostrado en este partido, hay motivos para la esperanza y si Marc García (duda) vuelve a ser parte de la partida, podría dar al equipo la frescura en ataque que necesitan.

renfroe.jpg

Alex Renfroe | HSP Burgos / Borja B Hojas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 9 meses
#contenidos: 
207
#Comentarios: 
502
Total lecturas: 
459,419

Comentarios