Solapas principales

No diga Abalde, diga baloncesto

  • El basket está en la genética de la familia Abalde. Padre, hija e hijo han jugado al nivel más alto en el baloncesto español saliendo de la cantera gallega

En esta sociedad marcada por la estética, todos queremos que nuestros hijos salgan guapos. Ese es el pensamiento inicial. Luego, por supuesto y por encima  de todo, queremos que les vaya bien en la vida. También esperamos, en este mundo individualista y capitalista, que triunfen, que tengan éxito por encima de la media, aunque digamos de cara al público que solo queremos que sean felices. Pero hay un deseo común en la gente que tiene una profesión vocacional, aquellos trabajos de los que uno se siente orgulloso de realizar, ya sean oficios o negocios familiares, y es el de que nuestros vástagos sigan nuestros pasos, que escojan nuestro camino.

Alberto Abalde Rodríguez ha visto cumplidos todos esos deseos: sus hijos son muy guapos, les va bien, han triunfado y siguen en el negocio familiar con más éxito y prestigio que el propio padre, cumpliendo el culmen de nuestras ansias sobre ellos: que nos superen y les vaya aún mejor que a nosotros.

Nacido en Vigo en noviembre del año 1958, comenzó su carrera profesional en la temporada 75/76 en el mítico a nivel gallego Bosco de Vigo, después fichó por Obradoiro, Canarias y Porcelanas Santa Clara de Vigo. Peregrinó por segunda vez a Santiago para como buen estudiante, licenciarse tras cuatro temporadas y alcanzar el grado máximo de su carrera al fichar por Clesa Ferrol para disputar la ACB. Disfrutó de ese status de jugador al máximo nivel del baloncesto español durante cinco maravillosas temporadas en esa histórica plaza que dio grandes tardes al baloncesto gallego y a la ACB.

En ese mítico equipo del baloncesto gallego compartió pista y vestuario con cracks como Manolito Aller, Ricardo Aldrey, Anicet Lavodrama, el recordado Mike Schlegel, Otis Howard, Miguel Juane, Valentín Ruano, Saldaña y por supuesto la leyenda ferrrolana Miguel Loureiro, cuyo nombre irá siempre asociado al club al que perteneció media vida.

c3xwz99waaipf4h.jpg

Clesa Ferrol 88/89 (foto sacada de @RecuerdosACB)

Y si hablamos de entrenadores, puede decir "tuve de entrenador al hombre que entrenó a Sabonis" en la figura de Javier Casero, que tras grandes momentos en Ferrol escribió páginas doradas en el baloncesto de Valladolid con el zar lituano a sus ordenes.

Otro coach destacado que entrenó a Alberto fue Ricardo Hevia, que dirigió a los tres equipos gallegos en ACB de esos años, entre ellos al eterno rival. Los duelos contra el Breogán de Lugo, de Manel Sánchez y Claude Riley entre otros, superaban el ámbito del baloncesto y eran auténticos acontecimientos sociales.

Era la época dorada del baloncesto gallego con hasta tres equipos en ACB. A las plazas de Ferrol y Lugo se sumó Ourense, con el hombre de los triples dobles, Nacho Suárez, y el duro Fran Crujeiras.

Aquí podéis ver un reportaje de la TVG sobre esa época y otras más. Disculpad la calidad, ya que es de hace años, y está en gallego, pero es fácil de entender.

Historia del basket Gallego (2006)

Alberto fue un currante del baloncesto, un  alero que jugaba de 3 y de 4, superaba por la mínima los dos metros, con talento y trabajador, que ejercía labores de intendencia en quintetos liderados por la anotación de Manolo Aller, la dirección de Ricardo Aldrey y la pareja de extranjeros, de los que uno siempre era el gran Anicet Lavodrama, jugador de un nivel superlativo, duro, musculoso, una auténtica roca y gran matador, pero también con mucho talento, gran conocimiento del juego y muy buen pasador. La pareja que formó el centroafricano con el tristemente fallecido Mike Schlegel, aún es recordada en Ferrol y en todo el baloncesto español.

Aquí podeis ver una de las victorias históricas de ese Clesa Ferrol, donde jugaba Alberto Abalde, contra el Real Madrid del gallego Fernando Romay, Chechu Biriukov, Antonio Martín, Mike Anderson, Jou Llorente, Pep Cargol y McDonald, emitido por la TVG:

ACB 1989-90 Clesa Ferrol vs. Real Madrid

Crónica y estadística del partido de la hemeroteca de El Mundo Deportivo

Abalde disputó un total de 154 partidos en ACB, además de multitud de temporadas en Primera B, repartidas entre Vigo, Santiago, Canarias y también Ferrol en el año que bajaron para volver a ascender. La temporada 91/92 fue la última que disputó al más alto nivel.

18679225_1523267134352039_200461437_n.jpg

En el mítico Clesa Ferrol

Retomando el tema de la descendencia, hay cierta tendencia a creer que en el deporte los miembros de las misma familia tiene más posibilidades de ser buenos en el mismo. Es un pensamiento lógico, ya que en los deportes una parte muy importante es el físico, que viene determinado por la herencia genética, y en el baloncesto en concreto hay un factor muy importante como es la altura. Pero hay muchos factores que hacen muy complicado llegar a la élite de cualquier disciplina deportiva y por eso no es tan abundante disfrutar de sagas familiares. Los Gasol, Hernágomez, Martín, Margall, San Epifanio, Fernández (Rudy y Marta) y algunos más son casos aislados. Podemos ver algunos casos de hermanos en el baloncesto profesional en este artículo.

Por todo eso, y por estar hablando de una zona como Galicia, que no es ni mucho menos la más proclive a la hora de fabricar talentos en el mundo de la canasta, la familia Abalde es un caso absolutamente excepcional.

Tamara Abalde Díaz

918d7ed13d11171d94378408ac1c9101_l.jpg

Tamara Abalde (Foto: Perfumerías Avenida/Vir Pintado)

 

Tamara nació el 6 de febrero de 1989 en Ferrol, mientras su padre jugaba en ACB con el Clesa. Seguro que sus compañeros de vestuario y amigos le decían a Alberto todos esos tópicos que  decimos de los niños ajenos: " que grande es", "será una estrella", "seguro que la niña te juega en la selección"...

Pues en ese caso todo se cumplió.

Tamara alcanzó el 1.90 de estatura, lo que en otras épocas y posiblemente de no ser hija de Alberto, la hubiera llevado a ser una cinco nata. Pero comenzó en el baloncesto a la temprana edad de 8 años y practicó tanto los fundamentos del juego interior como del exterior. A pesar de que su puesto natural y donde ella prefiere jugar es el de alapívot, es una jugadora versátil, con buen tiro exterior y que ha llegado a jugar minutos de tres, como su padre y su hermano.

Se formó en el club Compañía de María de Vigo, pasó por el San José de la Guía y de allí pasó al mítico Celta, donde debutó en la división de honor con tan solo 15 años en la temporada 2003/2004 en la que el equipo vigués se clasificó para las eliminatorias  por el título.

Salió de la ciudad natal de su padre para emprender la aventura NCAA en Lamar University, donde fue máxima anotadora y reboteadora, y donde aún recuerdan sus 44 puntos en un partido.

39675_0.jpg

Tamara Abalde (foto: basketlfb.com)
Tamara Abalde (foto: basketlfb.com)

Tamara fue indiscutible en las selecciones de categorías inferiores, donde formó un trio demoledor con la máxima estrella del baloncesto patrio y una de las mejores del mundo, Alba Torrens, y con otra titular indiscutible de la selección absoluta, Laura Nicholls, que ya exhibía toda la garra y pundonor que marcan su juego. Juntas se llevaron dos oros U16 consecutivos, con un papel muy destacado de Abalde, que formó parte del quinteto ideal en el campeonato de 2005 en Polonia.

En el 2006 se llevaron también el oro U18 con 23 puntos de la gallega en la final contra Serbia y Montenegro, además de anotar la canasta definitiva. Al año siguiente hubo venganza deportiva de sus rivales y en una final sin opciones tuvieron que conformarse con una meritoria plata. También hicieron un buen papel en el mundial U19 del 2007 quedando cuartas.

Este papel principal de la ferrolana en las selecciones inferiores no ha podido ser trasladado a la absoluta, como en el caso de sus compañeras de generación Torrens y Nicholls, pero hay que tener en cuenta que estamos disfrutando de la mejor y más exitosa selección de la historia del baloncesto femenino español, y que Tamara ha conseguido ser 37 veces internacional absoluta. Ha disputado los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 donde la selección fue quinta y también formó parte de la plantilla que consiguió el bronce en el Europeo de Letonia en 2009, año en el que dobló con la U20 consiguiendo la plata europea. En 2010 tuvo una importante lesión de tobillo mientras jugaba en Rivas, que le hizo perderse gran parte de la temporada y cortó su progresión en la selección absoluta, y al salir de la dinámica y con el buen papel que han realizado otras jugadoras en esta etapa triunfal, cuesta mucho volver a entrar.

_mg_4904.jpg

Tamara Abalde (Foto: Vir Pintado/Perfumerías Avenida)

A sus 28 años tiene ya un largo historial de equipos a sus espaldas, habiendo jugado con Celta, Rivas, Navarra, Perfumerías Avenida, Cadi La Seu y también los franceses Pais D'Aix y Landes. La última temporada la ha disputado con C.R.E.F. ¡HOLA! con unas medias de 10.5 puntos, 6.7 rebotes y 1.4 asistencias para 8.9 créditos de valoración. Un gran rendimiento individual que nos muestra la madurez adquirida en su juego, pero que no ha ido acompañada de los resultados de su equipo, que ha quedado penúltimo en la clasificación. En la temporada anterior, en Cadi La Seu si que acompañó un gran quinto puesto a su excelente estadística individual.

Es posible que por su papel protagonista en las selecciones inferiores que dominaron el panorama europeo y por compartir generación con Laura Nicholls y Alba Torrens, que han llegado a un nivel superior, desde la prensa especializada y la afición se esperara una carrera aún más exitosa. Pero no cabe duda de que estamos ante una jugadora, que, si bien no se ha consolidado en equipos grandes ni en la selección absoluta, es una de las estrellas de la Liga Femenina 1. Además ha sido partícipe de los triunfos de esta época dorada de la selección y lleva una carrera que sería la envidia de la mayoría. Y aún tiene muchos años de baloncesto por delante para seguir haciéndonos disfrutar de su gran baloncesto.

Aquí podéis ver un vídeo con jugadas de Tamara Abalde realizado por Carlos Cantero Morales para www.prodep.com

Tamara Abalde - Highlights

Alberto Abalde Díaz

Llegamos a Alberto, el más joven y el que puede ser la joya de la corona de la familia Abalde. El alero gallego parece sacado de un laboratorio de creación de jugadores de baloncesto. 2.02 de altura, cuerpo fibroso y fuerte, potencia en el salto, capacidad de jugar de dos y de tres, y la gran escuela de fundamentos del baloncesto español que es la Penya.

145486_6_129841_6.jpg

Abalde se eleva por encima de los jugadores del Betis l ACB Photo/F. Ruso
 

Podríamos decir que el vigués recuerda a esos aleros de la escuela yugoslava, al estilo Danilovic, que conjuntaban una mezcla perfecta de físico y fundamentos trabajados hasta el mínimo detalle, pero el trabajo de cantera de Badalona ya nos da numerosos ejemplos de no tener nada que envidiar a otras escuelas europeas en la producción de ese tipo de jugadores de los que Alberto podría convertirse en un digno sucesor: Villacampa, Dani Pérez, Jordi Pardo o Rudy Fernández son grandes ejemplos de un gran físico acompañado de una técnica perfectamente trabajada en puestos exteriores.

Y con el mismo descaro que los jugadores mencionados anteriormente, como podemos ver en el video de ACB.com sobre su debut:

Alberto Abalde, nuevo debut de la cantera verdinegra

Además ha ido dando los pasos justos y medidos para una progresión adecuada en su carrera, que ha quemado una nueva etapa al convertirse esta temporada en un jugador clave dentro de su equipo Divina Seguros Joventut y cuyo rendimiento ha sido decisivo para lograr la permanencia con tan solo 21 años. Ha sido incluido en el Mejor Quinteto Joven de la Liga Endesa y es el único jugador nacido en España que forma parte de el. Sus estadísticas esta temporada han sido de 10.10 puntos, 3.48 rebotes y 1.77 asistencias para 9.68 créditos de valoración.

penyaestu1.jpg

Abalde divide la zona colegial || (Foto: ACB media)

Todo el trabajo realizado por el mismo y por los entrenadores de la Penya lo han convertido en un jugador cada vez más completo. Desde sus inicios destacó por su buena mano y su depurada mecánica de tiro, a lo que ha añadido una gran mejora física, que le hace ser muy explosivo a la hora de ir hacia canasta terminando muchas de sus acciones en mates espectaculares. Es también un gran pasador y en las dos últimas temporadas ha mejorado su capacidad defensiva con la ayuda de Salva Maldonado como nos contaba en esta entrevista y su aportación en el rebote con Diego Ocampo, llegando a lograr su primer doble-doble en Liga Endesa, en la jornada 29 contra Zaragoza.

La siguiente etapa es una de las más complicadas y será muy importante en la evolución de Alberto. Fichado por Valencia Basket el año pasado, los taronja decidieron con muy buen criterio dejarlo cedido en su club de cantera. Viendo el rendimiento está claro que fue una decisión muy acertada. Este año ya formará parte de la plantilla de Valencia, uno de los grandes equipos de la Liga Endesa, el gran dominador histórico de la Eurocup y que aspira a convertirse en equipo de Euroliga.

El menor de la saga comenzó su formación en el Compañía de María de Vigo, como su hermana Tamara, y en edad cadete, con 14 años, abandonó su Vigo natal para entrar en la cantera de la Penya, donde ha permanecido hasta ahora. Ha formado parte de una generación de canteranos de Joventut que lo ha ganado todo: campeones de España en cadetes y junior, del prestigioso torneo de L'Hospitalet y del Nike International Junior Tournament.

La generación dorada del 95 en la Penya

En categorías inferiores de la selección ha disputado un mundial Sub17, un europeo Sub18 donde fue bronce, y dos europeos Sub20 consecutivos en los que la selección se llevó la plata.

Es evidente que aún no podemos valorar la carrera de Alberto, ya que apenas acaba de empezar, pero sus condiciones y los pasos firmes dados hasta el momento nos dejan claro que estamos ante una de las grandes esperanzas del baloncesto español. Demond Mallet, antiguo compañero suyo, veterano de mil batallas y "big brother" de Alberto lo ve como el futuro del baloncesto español, como nos comentaba en esta entrevista. Esperamos verlo más pronto que tarde debutar en la selección absoluta en campeonato oficial.

Entrevista a Alberto Abalde Rodríguez

duro-camino.jpg

Familia Abalde (foto: Faro de Vigo)
 

Para completar este artículo sobre la familia más prolífica del baloncesto gallego, hemos podido entrevistar al patriarca, Alberto Abalde Rodríguez, que nos ha atendido con toda la amabilidad del mundo a pesar de decirnos desde un primer momento que él ahora es solo un "observador" y que "mis hijos ya son profesionales y adultos, que ya no hay que hablar de los hijos de", como durante muchos años se ha hablado en el basket de Galicia. Y tiene razón, como nos pasa a todos los padres llega el momento de perder nuestra identidad y pasar a ser "el padre de".

Pero aunque Alberto padre preferiría que las entrevistas se las hiciéramos a sus hijos, no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablar con un jugador histórico de la maravillosa época de los 80.

-Solobasket: ¿Qué siente un padre que ha sido jugador profesional de baloncesto al ver a sus hijos jugando al más alto nivel?

-Alberto Abalde: Mucho orgullo. Yo quería que hicieran deporte, pero nada más, pero ahora al verlos, muchísimo orgullo, obviamente.

-Sb: ¿Ya les gustaba el baloncesto o tuviste que animarlos? ¿Esperabas que llegaran tan lejos?

-A.A.: No, yo no pienso en mis hijos para que sean estrellas, ni siquiera para que jugasen al baloncesto. Yo les he inculcado que hicieran deporte desde pequeños, también a su hermana. Después las actitudes y la afición que ellos pueda coger por el deporte, viniendo de un ambiente familiar y de deporte hace que tiren un poco por ahí.

Cuando empiezas con ellos, quieres que hagan deporte, pero no te marcas unos objetivos. No es una competición, no tienes una expectativas, solo son tus hijos y quieres que practiquen deporte. Los llevas al pabellón, a partidos y entrenos como haría cualquier padre.

-Sb: ¿Echas de menos la gran época del baloncesto gallego con hasta tres equipos ACB y compitiendo en interés mediático con el gran dominador que es el fútbol?

-A.A.: Uno siempre tiende a pensar que lo pasado fue mejor pero yo no lo pienso. Decimos que se jugaba mejor antes pero no es así. Si que emocionalmente uno siente que se vivía el baloncesto de nivel en Galicia en más sitios y con más seguimiento. Quizás el fútbol tuvo una pequeña recesión en aquella época y el baloncesto ocupo su lugar y había más seguimiento en prensa.

Si que me gustaría que volviesen aquellos carruseles como "Triple en A Malata" pero eso es complicado en Galicia, puede que en el baloncesto español si, pero aquí es complicado.

-Sb: ¿Cuales crees que son los motivos de que ya no sea así?

El porqué es muy difícil. No hay solo dos o tres causas, son muchas. Cambio la economía, la sociedad. Antes eran clubs puros y duros y ahora son sociedades anónimas deportivas, o sea entidades puramente privadas. Ahora las administraciones no pueden, como es lógico, subvencionar como antes a entidades que son privadas y más en épocas de crisis económica.

-Sb: Ahora como gran y digno representante tenemos al Rio Natura Monbus Obradoiro, uno de tus equipos, que lleva años compitiendo a un muy buen nivel. Es uno de los presupuestos más pequeños de la ACB, pero temporada tras temporada, a veces con más dificultades, consigue mantenerse. ¿Cómo ves a tu exequipo?

-A.A.: Muy bien. Pasan problemas porque una liga como la ACB es muy difícil, hay mucha igualdad, cualquiera gana a cualquiera. De hecho este año le ganaron al Madrid. Es una liga muy profesionalizada y con mucho trabajo de scouting.

El Obradoiro tiene un mérito tremendo. La palabra Obradoiro lleva enraizado una serie de valores, de cosas arraigadas a la tierra, a lo gallego a lo santiagués, es difícil de explicar, hay que sentirlo. 

Además tienes que reinventarse cada año, lo que es muy difícil, fichar seis o siete cada año y meterlos en dinámica ACB eso es muy complicado. Lo veo de 10. Un mérito enorme.

-Sb: Volviendo a tus hijos, la parte gratificante es verlos triunfar, pero la parte negativa está en que se vayan tan jóvenes de casa. Tamara se fue muy pronto a Texas y Alberto más joven aún a Badalona. ¿Cómo se lleva a nivel familiar tenerlos lejos a edades tan tempranas?

-A.A.: Hay dos partes, la parte afectiva, yo la he sufrido pero mi esposa más. Yo puedo pensar "es bueno para ellos", pero ella ve más la parte humana. La parte positiva es que te ayuda en tu formación. Tamara y Alberto no serían hoy las personas que son si no se hubieran ido de casa. Han sufrido, a pesar de estar en sitios donde les gustaban estar, al principio es triste estar lejos de la familia. Pero ayuda a madurar, te hace un adulto. Enriquece muchísimo como persona, te forma mucho más rápido. Yo es algo que recomiendo a cualquier persona de una otra manera.

-Sb: Para terminar y como histórico del baloncesto y en especial del gallego, ¿cuales son los jugadores más importantes con los que has jugado o te has enfrentando tanto en los equipos de Galicia como en el resto?

-A.A.: Es muy complicado para mi, porque no quiero olvidarme de nadie y han sido muchos años, muchos equipos y muchos rivales. No sería justo destacar a alguien. Pero si tengo que decir a alguien los nombres que me salen son más pensando en el lado emocional, como personas y no porque fueran mejores jugadores en lo deportivo.

El primero que me viene a la cabeza es Tonecho Lorenzo. Cuando llegué a Santiago yo era muy joven y él me ayudo muchísimo. Significó mucho que un histórico del baloncesto gallego me acogiera y ayudara. En Ferrol, el gran capitán Miguel Loureiro, pues fue como Tonecho, me ayudo mucho. Luego hablaría de Manolito Aller y Anicet Lavodrama, que pasamos 6 años juntos. Vivimos muchas cosas juntos, muchas emociones y batallas deportivas

Si tengo que hablar de rivales en el baloncesto  pues ha habido muchos pero los primeros que me vienen a la cabeza son los clásicos de aquella época: Epi, Fernando Martín y Audie Norris...

A nivel personal también tengo que hablar de Quino Salvo, que fuimos como hermanos. Aunque nunca coincidimos en ningún equipo porque cuando yo llegué a Obradoiro el se fue a Zaragoza. Pero siempre tuvimos mucho contacto y en los veranos en Vigo echábamos las pachangas en Salesianos hasta la una de la mañana, hasta que Amador (era el cura salesiano encargado del baloncesto en el colegio, que es una de las canteras importantes de baloncesto en Vigo. Todos los jugadores que pasaron por ahí recuerdan a Amador con mucho cariño) nos echaba.

Despedimos a Alberto aunque nos podríamos haber pasado horas hablando del deporte de la pelota naranja, convencidos de que no hay mejor titular para este artículo: "No diga Abalde, diga baloncesto", puesto que es una familia que respira basket y que su hábitat natural es el parquet de las canchas.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 2 meses
#contenidos: 
784
#Comentarios: 
2,106
Total lecturas: 
1,841,885

Comentarios

Familias de baloncesto, los Arcega, los Angulo, los Luyk, los Szczerbiak, los Sabonis, los Llorente (bueno, estos de futbol también), los Grimau, los Uriz o los Urtasun, los Diop, y seguramente muchísimos más.

Familia que rezuma basket por los 4 lados. Lástima no haber nacido yo alli (XD), pero bueno. Creo que Alberto va a ser un crack, un jugadorazo. Reúne las condiciones técnicas, de mentalidad adecuada y va creciendo como jugador casi más deprisa que un bizcocho en el horno. Y de su hermana, Tamara, que ya no la tenía en el radar, qué decir, además de guapa, cosa que aún no siendo mérito suyo, no deja de ser reseñable, desde el respeto ajeno.