Solapas principales

¿Qué fue de Latrell Sprewell?

“Para todos la juventud es un sueño, una forma de locura química”. Eso decía el reconocido escritor F. Scott Fitzgerald y quizás es una de las mejores definiciones que se le puede dar a nuestro primer protagonista, Latrell Sprewell

Como muchos jóvenes americanos creció en una familia desestructurada a caballo entre Milwaukee y la conflictiva ciudad de Flint en Michigan dónde vivió con sus abuelos. De vuelta a Milwaukee en su año senior de instituto jugaría por primera vez baloncesto organizado, de casualidad, gracias a la petición del entrenador de que Latrell hiciera los try-outs para entrar en el equipo. No solo entró en el equipo sino que devoró la liga de ese año con 28 puntos por partido
 
A pesar de ser un jugador destacado, no obtuvo oferta alguna procedente de universidades de la División I. Tras dos años en el Three Rivers Junior College empezó a levantar expectativas y se produjo su transferencia a la Universidad de Alabama en la que ya podía codearse con los mejores del país. Completó su ciclo universitario promediando en su último año 17,8 puntos, 5,3 rebotes y 1,8 robos además de ser reconocido como un defensor de élite. Todo ello le valió para ser el número 24 del draft de 1992 seleccionado por Golden State Warriors que ya contaba con jugadores de la talla de Tim Hardaway o Chris Mullin
 
Su impacto en el equipo fue inmediato y por culpa de una plaga de lesiones de varios jugadores se hizo con la titularidad desde, prácticamente, principios de temporada. Fue el primer rookie de la franquicia de la bahía de Oakland en llegar a los 1000 puntos, 250 rebotes, 250 asistencias, 100 robos y 50 tapones en una sola temporada. En la siguiente llegaría el flamante número 1 del draft, Chris Webber, al que acompañaría en su primera aventura en los playoffs. Fueron barridos por los Suns en 3 partidos pero “Spree” se iría hasta los 21 puntos por noche ese año y disputaría su primer All-Star.
En la temporada 94-95 empezaría el principio del fin de Sprewell a orillas del Pacífico cuando en el verano del 94 traspasaban a Chris Webber. Más tarde, en noviembre, harían lo mismo con Billy Owens. No solo eran los dos mejores jugadores de la plantilla, también eran los mejores amigos del joven escolta. Estos movimientos tuvieron sus consecuencias y Sprewell sería sancionado hasta dos veces por conducta inadecuada hacia el equipo, aún así sería All-Star de nuevo. 
Una de cal y otra de arena.
 
En las dos siguientes temporadas con Rick Adelman no bajaría de los 18 puntos por partido alcanzando topes de carrera en la 96/97 con 24 puntos y 6 asistencias por noche. Esto propició su tercera aparición en el fin de semana de las estrellas. Los números aumentaban al igual que la tensión de Spree con la directiva californiana, que no con Adelman. Otra temporada sin playoffs en un proyecto a largo plazo -o eso pensaba Sprewell- propiciaba el despido del entrenador y la incorporación de PJ Carlesimo. 
 

91bf9146-12d0-45f7-a4aa-38ab05f52047.jpeg

PJ Carlesimo y Sprewell. (Foto: sports.yahoo.com)
 
 
El 1 de diciembre de 1997 llegaba el día por el que, desafortunadamente, se recordará a Latrell Sprewell más allá de su labor en la cancha. En una agresión sin precedentes en ninguna gran liga de Estados Unidos, Sprewell estrangularía durante unos 9 segundos a PJ Carlesimo después de amenazarle de muerte. Este suceso supuso al final del proceso una pena de 68 partidos sin empleo y sueldo para el jugador, es decir, se perdería el resto de la temporada 97/98. (Para saber más sobre este suceso, es primordial el capítulo de “El Reverso“ de Gonzalo Vázquez y Andrés Monje hablando sobre ello.)
Se cerraba una etapa.
 
A causa del cierre patronal de la siguiente temporada, nuestro protagonista no jugaría hasta un año y dos meses después, en febrero de 1999, al otro lado del país cambiando el Pacífico por el Atlántico. La Gran Manzana era su nuevo destino, una apuesta muy arriesgada por todo lo que ofrece una ciudad como Nueva York sumado a la volátil y frágil personalidad de Latrell.
Afortunadamente, empezó esta nueva andadura con 24 puntos en su vuelta a la cancha y, pese a salir desde el banquillo toda la temporada, se erigió como el líder emocional del equipo. Esto le ayudó a recuperar su popularidad progresivamente tras el altercado con Carlesimo.
 
En una de las mayores sorpresas de la historia de la NBA, los Knicks de Ewing, Allan Houston y el propio Sprewell se plantaban en las Finales de la NBA tras acabar octavos en la Conferencia Este y vencer a Miami Heat, Atlanta Hawks e Indiana Pacers. En el último escalón esperaban los Spurs de un jovencísimo Tim Duncan que alcanzarían la gloria en 5 partidos. A pesar de ello, el desempeño de Sprewell fue sobresaliente con 26 puntos por partido en la serie y una actuación de 35 puntos y 10 rebotes en el último partido. 
 
La temporada 99/00 suponía el segundo asalto de los Knickerbockers al título con la misma columna vertebral que el curso anterior y la misma dirección protagonizada por Jeff Van Gundy. El propio Van Gundy decidió cambiar la posición de “Melodía de seducción” Sprewell -como le llamaba Andrés Montes- de escolta a alero y saliendo en el quinteto inicial en los 82 partidos. Con un récord de 50-32 y promediando 18 puntos, el de Milwaukee vivía sus mejores años en la cancha gracias a que se consideraba un jugador importante pero bajo los focos del ídolo local, Pat Ewing.
El escenario ideal para un Sprewell que huía de la presión de ser considerado el jugador franquicia. Cayeron en Finales de Conferencia ante los Pacers de Larry Bird en lo que empezaría a ser el descenso de los Knicks en sus posibilidades de optar al anillo. A pesar de ello, Sprewell se ganó un contrato de 5 años por 62 millones de dólares.
 

71b6f309-5ea6-4b84-9026-46aebc7144fa.jpeg

Portada Slam Magazine, septiembre 1999 (Foto: slamonline.com)
En el curso 2000/01, Ewing fue traspasado a Seattle y el escolta-alero dio un paso hacia adelante siendo All-Star por última vez. Su nivel no sería suficiente para llegar más allá de la primera ronda de playoffs. La caída de New York Knicks se consumaba los dos años siguientes acabando ambas temporadas en abril, sin jugar playoffs.
 
El ambiente era cada vez más pesimista y unido a una multa de 250.000 dólares por una mano rota y un reporte falso sobre la causa de la lesión llevaron en el verano de 2003 a Latrell Sprewell a juntarse con Kevin Garnett y Sam Cassell en la fría Minnesota
 
 
 
Los Timberwolves llegarían al final de la temporada regular 2003/04 como primeros de la Conferencia Oeste en el mejor equipo de siempre en la historia de la franquicia. Con el trío más anotador de la liga -Garnett, Sprewell y Cassell- yéndose a 60 puntos por noche durante todo el año alcanzarían las Finales de Conferencia dónde serían barridos en 6 partidos por Los Angeles Lakers.
Llegamos ya a su última temporada, lejos del ocaso de su carrera a nivel baloncestístico, cuando Sprewell, con 34 años, rechazó una ampliación del contrato por 3 años y 21 millones de dólares. El jugador se sintió insultado por una renovación claramente a la baja, algo lógico por su edad, alegando que “tengo una familia a la que alimentar, si Taylor (GM de Timberwolves) quiere ver a mi familia bien alimentada, deberá ofrecerme más dinero”
En la peor temporada de su carrera, rechazaría la oferta, a lo que la franquicia respondió no ofreciéndole un nuevo contrato. Al término de la 2004/05 daría por cerrada su carrera a pesar de las numerosas ofertas que tuvo los años siguientes por equipos aspirantes al título. 
 

Latrell Sprewell Top 10 Plays of Career Highlights

 

¿Dónde está? ¿Qué hace ahora?

Tras su paso por la NBA, tuvo dos años complicados entre 2006 y 2008 por una presunta estrangulación a una chica de 21 años en su yate a lo que “Spree” no fue condenado con cargos salvo una orden de alejamiento hacia la mujer. También una costosa separación por la que su antigua mujer le pedía la escandalosa cifra de 200 millones de dólares, además de ofrecer una manutención para ella y sus cuatro hijos en común.

En 2007 se produjo el embargo de su yate por las autoridades después de no poder afrontar los pagos para su mantenimiento y el seguro de la propia embarcación; la posterior subasta del yate por 856.000 dólares después de incumplir un pago de 1,5 millones de dólares de hipoteca y el embargo de su casa de Milwaukee y su mansión de Westchester. Recordemos que el jugador logró 100 millones de dólares por su paso en la NBA.

A partir de aquí las apariciones de Latrell en medios de comunicación y redes sociales son escasas hasta 2016 cuando empieza a mostrarse activo en Twitter incluso dándole apoyo en su campaña electoral a Donald Trump por aquella época.
Posteriormente su cuenta fue suspendida pero en este artículo (en inglés) se muestran algunos de sus tuits: 
 
En ese mismo año, apareció en un anuncio de Priceline, una importante compañía de reservas de viajes y hoteles, junto a David Robinson en el que Sprewell trataba de aconsejar a una niña sobre los errores que él cometió en el pasado mientras Robinson se encargaba de aconsejarla en base a una mentalidad positiva de la vida. 
 
Lo último que se sabe de “Melodía de Seducción” Sprewell fue una aparición que hizo en febrero de 2017 nada más y nada menos que en la primera fila del Madison Square Garden, junto al dueño del equipo James Dolan cuatro días después del famoso incidente de este con Charles Oakley que resultó en una expulsión del MSG al retirado pívot.
Las declaraciones de Spree ese día fueron: “Nueva York es una segunda casa para mí, amo a sus fans, aquellos que me acogieron. No hay un lugar mejor que el Garden en el que jugar.”
 

eb4c6182-288a-4677-be49-3b14de869339.jpeg

Sprewell con James Dolan. (Foto: nytimes.com)
 
 
Para poner el punto y final a su historia, su vida después de la NBA se puede resumir en unas declaraciones que hizo durante su época de jugador: “Esa es una de las cosas que siempre sabía que no me iba a gustar de estar expuesto a la prensa y al público. Yo nunca quise ser famoso.”
 
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#contenidos: 
104
#Comentarios: 
313
Total lecturas: 
239,083

Comentarios

Vale, estaba como una chota... pero que bueno era. Además era muy elegante jugando, muy plástico... aunque encima del cuello tenía un adoquín. Eso sí con unas rastas muy molonas. Aquella final si Ewing hubiera estado sano podrían haberla ganado pero Duncan y Robinson contra solo Marcus Camby eran demasiado. El tiempo no perdona y las rodillas de Ewing ya tenÍan muchos kilómetros. La pareja exterior "Hilo de Seda" Houston y "Melodía de Seducción" Sprewell" me sigue pareciendo aún hoy muy infravalorada.

Muy interesante artículo sobre un jugadorazo al que sinceramente ya había olvidado. Otro caso arquetípico del refrán de que "Dios da habas a quien no las puede masticar". Si la cabeza le hubiese acompañado ... pero no fue así.
A día de hoy, podría ir planteándose hacer de doble de Samuel L. Jackson en las películas de Marvel.
Y, por cierto, creo recordar que el gran y añorado Andrés Montes le llamaba "Melodías de Seducción", en plural. Pero lo cortés no quita lo valiente: Me ha encantado el artículo y hecho rememorar momentos de cuando yo todavía seguía la NBA.

Desgraciadamente la historia nos ha privado ya sea por lesiones o por esa cabeza poco amueblada de muchos jugones y Sprewell sin duda era uno de ellos, una pena. He estado buscando por varios medios si era “Melodías de Seducción” como dices pero en ningún lugar lo he visto en plural, además te dejo este fragmento de las Finales contra los Spurs narrado por Montes en el que lo dice en singular. https://youtu.be/hnKSq9r9EUc

Y vaya espectáculo en Alabama... junto a él jugaba James Robinson, base que participó en algún concurso de mates, Robert Horry, Jason Caffey... en su primer año Sprewell llegó a coincidir con un ex ACB que destacaba muy mucho en el equipo, lo recuerdo en Murcia, Melvin Cheatum.