Los Mavs de Doncic aplazan el anillo de los Celtics: "Odio a Boston, no los aguanto"

El trofeo de la NBA ya estaba en Dallas listo para ser entregado si los Celtics ganaban el partido, pero Luka Doncic y los Mavs quería alargar un poco más la serie, y la temporada. En toda la historia de la NBA (desde 1946 si se incluye los años de BAA, Basketball Association of America), solo ha habido nueve barridas en las Finales. Rehecho a la carrera en el cierre de mercado invernal, el final de curso de los Mavs fue excelente, un aperitivo de unos playoffs del Oeste en los que ganó tres series sin factor cancha contra tres rivales de más de 50 victorias en la temporada. Eso no lo hace cualquiera.

Los Mavs sobrevivieron por avalancha (122-84) al primer match point, pero las Finales regresan ahora a Boston, donde el lunes se jugará el quinto partido. Ese es el gran día, la X en el mapa del tesoro para los verdes, que jugaron este cuarto como ya si tuvieran la mente ahí, en el calor de su público. Se quedaron a cuatro puntos de la mayor victoria de la historia de las finales, 42 puntos de diferencia, pero se llevan un triunfo que les permite soñar a lo grande.

 

 

La diferencia fue tan grande que con 3:18 para acabar el tercer cuarto, todavía 15 minutos en juego, Joe Mazzulla sacó la bandera blanca. Cada uno de los titulares se sentó con el partido sentenciado y una diferencia de 36 puntos en el marcador. Dos minutos más tarde hacía lo mismo Jason Kidd, con Luka Doncic sentándose con 29 puntos en 33 minutos. A su lado estaba Kyrie Irving (21), quien tras 13 derrotas seguidas ante los Celtics, por fin conseguía ganarle a su exequipo.

JOEL EMBIID Y PAUL GEORGE, ESPECTADORES DE LUJO EN DALLAS 

No los soporto, odio a Boston”, dijo Joel Embiid en la previa del partido. El interior de origen camerunés añadió que no cree que los Celtics puedan ser una dinastía con el nuevo CBA, y que su dominio es porque estaban todos lesionados "incluido yo", dice. Bueno, parece que la mera presencia de la estrella de los 76ers ha dado algo de suerte a Dallas y algo de vida a las Finales.

 

 

Por segunda vez, solo la segunda en una historia con tantos tomos, los Celtics perdían por más de 25 en el descanso de un partido de playoffs. Y sus 35 puntos marcaron la mínima anotación en una primera parte de Finales desde 2010.

Poca historia por parte de los verdes. La de esta noche ha sido la primera derrota de los Celtics en 36 días, tras 10 triunfos seguidos, y la primera derrota como visitantes en playoff desde el tercer partido de las finales el año pasado, ante Miami, sumando ocho victorias seguidas. Una paliza para los libros de historia, pero siguen teniendo la serie en la mano. Y con el recuerdo de que nunca se ha remontado un 0-3 en la NBA.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
0 seg
#contenidos: 
202
#Comentarios: 
438