Solapas principales

La temporada de UCAM Murcia. Esperanza en el inicio, incertidumbre en el camino

El proyecto UCAM Murcia 2019-2020 transmitía ilusión. La temprana renovación de Sito Alonso por dos temporadas había levantado el ánimo de un entorno alicaído. El madrileño no solo había revertido una situación crítica meses atrás, si no que había transformado el estilo de juego en pro del espectáculo. A partir de ahí, el encaje de piezas fue más sencillo; y el verano de Alejandro Gómez más tranquilo de lo habitual. En la novena temporada consecutiva en ACB, hasta 8 jugadores repetían en la plantilla universitaria.

Meritoria y sorprendente fue la continuidad de Askia Booker, pretendido en medio continente tras un brillante final de curso 18-19. Sito se hizo con su confianza y le regaló galones eternos en perjuicio del resto (21.2 puntos). No sería el mejor año para la intensidad de Sadiel Rojas o Kevin Tumba, tampoco para el talento en ciernes de Manu Lecomte, Emanuel Cate o Dino Radoncic. Además, las manos de Kyle Hunt dominaron la zona mucho menos de lo esperado.  

En el apartado de refuerzos, la comparación es odiosa. La formidable puntería de Eddie (14.4 tantos por partido), conformó con Booker una amenaza singular. De hecho, hay que remontarse a 1999 en la historia de C.B. Murcia para encontrar una pareja tan promiscua en lo que a anotación se refiere (Tony Smith y James Bryson). No sería suficiente para seguir soñando con Europa. Pesarían más las decepciones.

Sideral Eddie

El mate sideral de Jarell Eddie (Fuente: Antonio Martínez @anmasa73)

Dusan Sakota, el gran fichaje estival, naufragó en el Palacio de principio a fin. Desconectado, ausente, apenas sumó en un puñado de encuentros (4.4 puntos y 2.1 de valoración). La calidad del griego venía de liderar al AEK de Atenas y parecía encajar a la perfección en el modelo Alonso. Se supo pronto, pero no por eso dolió menos. Batacazo en toda regla el suyo.

Entre ambos extremos encontramos a las otras dos incorporaciones. También castigado por el vertiginoso ritmo de nuestra liga, Giannoulis Larentzakis se desmoronó detrás de un carácter peculiar. Óptimo a veces, alocado y perjudicial en otras. Demasiadas defensas al filo de lo imposible, faltas que quizá no existieran en el rasero heleno. Mostró a cuenta gotas su facilidad para jugar el pick and roll, incluso para anotar en el uno contra uno (8.7 puntos). Nos quedamos con ganas de verlo más asentado.

Por último, Rafa Luz no terminó de alcanzar su nivel medio (5.9 créditos de valoración). Es probable que el estilo de Sito no le favoreciera, pero su aportación fue irregular durante los meses centrales de la competición. No llegamos a sentir el verdadero carácter del brasileño, tampoco su conocido despliegue físico.

En cualquier caso, el inicio de temporada fue prometedor. Todavía con buena parte del plantel en modo activo, UCAM Murcia se deshizo con comodidad de Coosur Real Betis (90-78) y Casademont Zaragoza (89-73). La brillante victoria ante los maños, equipo revelación de la presente campaña, hizo crecer las expectativas. Booker y Eddie (41 puntos entre los dos), estuvieron bien acompañados por Radoncic y Luz. Después del partido, el propio Rafa se atrevió a hablar de Copa del Rey.

Askia 'Ski' Booker

Siempre Booker (Fuente: ACB Photo / J Bernal)

EL MOMENTO CLAVE. REVÉS EN FUENLABRADA Y PUNTO DE INFLEXIÓN

Tras caer en Burgos (92-82), el cuadro murciano irrumpió en Fuenlabrada con la intención de marcar distancias con la zona baja de la clasificación. Con Lecomte y Booker a los mandos, la ventaja visitante se disparó hasta los quince tantos al finalizar el tercer cuarto (59-64). Pero algo se quebró de repente, el sistema ofensivo había colapsado sin aviso previo: tan solo 5 puntos anotados en el último periodo. El percance no solo dio al traste con la victoria (75-74), también con las sensaciones emergentes. La herida estaba abierta.

Una semana más tarde, el trauma fue en aumento al entregar el encuentro a Monbus Obradoiro (90-95). Fletcher Magee ejecutó las dudas locales con una prórroga portentosa. Los triunfos frente a Valencia y en Andorra, con una excelente actuación de Cate y canasta clave de Radoncic, no tendrían continuidad.

Ante la incapacidad de cerrar los instantes finales de cada partido, el equipo entró en barrena. Hasta 8 derrotas consecutivas, incluyendo la que rescató Bouteille para Bilbao Basket en un choque en el que los de Sito Alonso se habían dejado la piel en cada defensa (56-57). Otro golpe anímico devastador.

Cal y arena

Fichajes. Una de cal y otra de arena (Fuente: ACB Photo / J Bernal)

El juego de UCAM Murcia se ahogaba en el oasis Booker-Eddie. La diversión había cedido ante una dinámica previsible y frágil. Irregularidad defensiva y muchas dificultades para la creación de juego o para encontrar opciones cerca de canasta. Pero sobre todo muchas piezas desconectadas, demasiadas. La indiferencia de Sakota, la falta de confianza de Lecomte, el hundimiento de Radoncic, la desaparición en la rotación de Cate, el colapso de Luz o el rol secundario de Hunt limitaron el potencial de la plantilla.

Tocaron fondo ante Movistar Estudiantes (91-70), en una mañana dominical en el que la actitud brilló por su ausencia. La permanencia era ya el único objetivo a la vista. El amor propio les hizo mejorar frente a Bilbao y en Badalona. Los réditos, con Sadiel Rojas como soporte de un colosal Jarell Eddie, llegaron ante Unicaja de Málaga (82-74). Revancha y average frente a Fuenlabrada (94-71), y proeza en el Fontes do Sar (72-83). 3 victorias en 6 encuentros para un récord de 7-15, dos más que los rivales que ocupan puestos de descenso. Oxígeno y sensaciones. Después, parada en seco por la pandemia. La presencia en ACB el próximo curso está garantizada.

Jarell Eddie vuelve a liarla desde 6,75, ¡Siete triples! | Liga Endesa 2019-20

MOVIMIENTOS EN LA PLANTILLA

A pesar de la evidente necesidad, el mercado no permitió a Alejandro Gómez efectuar cambios en el plantel hasta el mes de febrero. De hecho, las nuevas incorporaciones apenas tuvieron tiempo para demostrar su valía. Aun así, es muy probable que tuvieran un efecto positivo en la dinámica liguera, ya sea por su aportación en el juego o por el “aire fresco” que trajeron consigo.

De una tacada llegaron Rinalds Malmanis y Delroy James. El primero por su condición de cupo y con el objetivo de cubrir la inminente salida de un desdibujado Radoncic. El letón queda lejos de momento de las prestaciones potenciales de Dino. Tan solo disfrutó de 7 minutos en los 2 partidos que ha jugado con UCAM Murcia.

ucammurcia.com_fichajes.jpg

Los refuerzos. James, Malmanis y Radicevic (Fuente: ucammurcia.com)

Procedente de la liga coreana y antiguo compañero de Larentzakis y Sakota en Atenas, James aterrizó en Murcia con la intención de aportar músculo en la pintura en ambos lados de la cancha. Esa contundencia se dejó ver en Santiago y en el Palacio frente a Andorra, ya con 20 minutos en pista. Aunque tuvimos poco margen para saber de su verdadero potencial, apuntaba a un 4.5 al uso con opciones en las inmediaciones del aro. Sakota sería el primer damnificado del cambio de rumbo; Tumba quedaba también desplazado.  

Por último, Manu Lecomte viajó a Las Palmas a cambio de Nikola Radicevic. Un "traspaso" formato NBA desconocido hasta ahora en nuestra competición. A lo largo de la temporada, ambos habían rayado por debajo de lo esperado, perdiendo peso en la rotación. El cambio de aires debía facilitar su mejoría, y de manera indirecta la de sus nuevos equipos. En cualquier caso, no estábamos ante un revulsivo principal para Sito Alonso; su contribución debía ser testimonial. 

LO QUE NEGÓ EL COVID-19

Aunque se desconoce si será posible reanudar la Liga Endesa, ya sabemos que UCAM Murcia no volverá a jugar ningún partido oficial esta campaña. En principio parece una solución favorable, pues en caso de que se dispute la fase final pactada por la Asamblea ACB, el Club retendrá derechos televisivos sin posibilidad de perder la categoría.

Sin embargo, la sensación es un tanto agridulce. En primer lugar, porque el baloncesto sigue siendo diversión; reencontrarla será uno de los retos de nuestra sociedad en las próximas semanas. Por otro lado, los universitarios mantenían una dinámica al alza. Había cierta confianza en que la lucha por la permanencia no sería un problema en las últimas jornadas.

Además, desde la dirección se había hecho un esfuerzo por mantener a los jugadores en la ciudad, siempre en las mejores condiciones físicas posibles. Algo que no todos los rivales han podido conseguir. La esperanza de que el nivel competitivo de la plantilla creciera no era una quimera. Sobre todo si James o Radicevic sumaban su granito de arena.

Pero si algo nos ha robado el COVID-19 es la posibilidad de seguir disfrutando de dos jugadores extraordinarios: Askia Booker y Jarell Eddie. Ambos sobresalían en un estilo de juego tan ameno como arriesgado. Sito Alonso tiene un año más de contrato, ¿será capaz de mantener a alguno de los dos? Quizá la inestabilidad del nuevo mercado le ayude.

Nueva exhibición de ASKIA BOOKER I Liga Endesa 2019-20

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
83
#Comentarios: 
248
Total lecturas: 
115,444

Comentarios

El análisis deportivo me parece correcto. Las dinámicas pueden ser caprichosas y la de UCAM se torció desde el partido con Fuenla. El Covid ha robado muchas cosas además de disfrutar de Booker-Eddie y decir ahora "algo que no todos los rivales han podido conseguir " no me parece correcto. Yo,mi, me, conmigo.

Gracias abusu por leernos!

En principio sí, parece que la derrota de Fuenlabrada fue más que una derrota. Nunca sabremos si lo de después era el destino del equipo. 

Por cierto, a qué te refieres con lo de que "algo que todos los rivales no han podido conseguir" no es correcto. Quería decir que en otros clubes han habido ERTES, han salido jugadores, otros han abandonado España, etc. En Murcia parece que todos han estado bastante "cerca".

Un abrazo!!