Solapas principales

Nando Primo di Caserta

  • El perfil de uno de los jugadores inolvidables del basket italiano

Te puede interesar:

Los individuos considerados precoces son aquellos que son capaces de realizar las funciones propias de un adulto desde una edad bien temprana. Por tanto, éstos son capaces de unirse a las actividades propias de un adulto en un plazo bien corto. Si buscas la palabra precocidad en un diccionario encontrarás definiciones muy parecidas. Ferdinando Gentile puede ser uno de los mayores ejemplos. Base zurdo cerrado, descarado, tirador y anotador más que generador. Quién no recuerda esa conducción de derecha a izquierda del ataque y al llegar a la perpendicular del aro levantarse como si no costara, aunque el objetivo se encontrara a más de 8 metros. Daba lo mismo.

gneitle.jpg

Gentile, al tiro
La llegada de un entrenador ya entonces legendario y acostumbrado a triunfar con jugadores formados en las inferiores de sus equipos no pudo venirle mejor al zurdo quinceañero que destacaba como base del juvenil del Caserta. La temporada 1982/83 trajo la incorporación de Ferdinando Gentile al equipo Senior en calidad de tercer base, a Bogdan Tanjevic no podía pasársele por alto un talento de esa magnitud.

INDESIT

Próximo a cumplir los 33 y contemplando la posibilidad de la retirada tras la recién terminada temporada vistiendo esa blanquinegra contra la que había pasado media vida luchando, Zoran Slavnic no pudo decirle no a Tanjevic cuando le propuso ser su prolongación en la pista de un Caserta que, este año sí, no tenía otro objetivo que el ascenso a la A-1. En plantilla ya estaba Lorenzo Carraro, un combo con buena trayectoria anotadora y que junto al serbio formó el backcourt titular del ese año Indesit. La temporada concluyó con el objetivo cumplido. Se ascendió a la A-1 y se disputó el play-off por el título al quedar segundos en la A-2. Varese les eliminó por la vía rápida. En aquél equipo militaba el futuro ACB Terry White. Gentile, con 15 años, apareció en pista 24 veces en total. No estaba nada mal. Que a este equipo llegara una máquina perfecta de anotar adquirida en Brasil a Sirio Sao Paulo, vía América de Río, cuyo poderío aún no era tan mundialmente conocido como luego lo fue y se estrenara con casi 30 puntos por partido en su primera temporada italiana, iba a suponer la creación de un patrón de juego propio al equipo, por encima de entrenadores, pizarras y entorno. Oscar Schmidt, como el pistolero, había llegado a la ciudad y lo hacía para quedarse.

Para la 1983/84 Slavnic había cumplido su misión. Enseñó a Gentile todo lo que el chico fue capaz de asimilar y por  fin se retiró. Carraro quedaba al mando del timón con Gentile y sus 16 años como Segundo de a bordo. Si Caserta y Tanjevic ya habían hecho una apuesta firme por el juego exterior la incorporación del segundo extranjero disipaba cualquier duda que pudiera quedar. Un viejo camarada de Oscar en Sirio abandonaba Brasil por segunda vez (un año en Bradley University, justo dos antes de que Bradley participara en el Torneo de Navidad del Real Madrid) para unirse a su socio en su aventura italiana. La clasificación para play-off donde perderían con Simac Milano en cuartos, y los cuartos de final de la Korac (la temporada anterior, aún estando en la A-2, se clasificaron octavos totales de la Lega porque el play-off lo disputaban del 1 al 6 de la A-1 y 1 y 2 de la A-2) pueden considerarse un buen balance para una squadra recién ascendida. Ese balance puede mejorar al reseñar que sólo la Virtus Bologna les privó de alzarse con el título de Coppa al derrotarles en la final. Caserta ya estaba en el mapa del pallacanestro. Los 28 puntos de Oscar y los 15 de Marcel (inusualmente pocos para él) fueron las medias anotadoras de sus dos extranjeros. Gentile vio aumentado su rol en el equipo con casi 17 minutos por partido en los 34 que disputó, destacando especialmente en el disputado en Cantú en la 4ª jornada, con victoria visitante por 79-86 y desactivando al base local, un cualquiera llamado Pierluigi Marzorati. El seleccionador italiano Sandro Gamba fue testigo de todo lo acontecido en Cantú al estar comentando el partido para la RAI.

Cara a la temporada 1984/85 Marcel de Souza no terminó de asimilar del todo bien la crudeza del pallacanestro y aprovechó una oferta de Monte Líbano para regresar a Brasil. Al mismo tiempo Paul Pressey, Ricky Pierce, Moncrief y compañía cerraban las puertas de los Bucks a Mike Davis, seleccionado en Segunda Ronda por Milwaukee procedente de Alabama-Birmingham y tuvo que emigrar a Europa. Suíza fue su destino y un año le bastó a este escolta, actual entrenador de la Texas Southern University y que pasó de 2000 a 2012 en Indiana y Alabama-Birmingham (6 en cada una), para llamar la atención de Tanjevic, por otra parte reacio a fichar cualquier jugador con ciudadanía estadounidense. Con Davis hizo una excepción, la única en Caserta, (cuando años después se le preguntó el motivo, respondió que lo hizo porque Davis era muy buena persona). No sería la única incorporación de importancia. Ricci y Generali aportaban rebote y la escasa anotación interior que se les requería pero poca polivalencia. Tanjevic buscó lo que ahora denominamos un cuatro abierto y lo encontró en Livorno. Sandro Dell'Agnello comenzaba el primero de sus 8 años en el club. Como la experiencia Gentile parecía funcionar bien, Tanjevic volvió a mirar hacia dentro del propio club para encontrar un escolta anotador de un desparpajo similar al balcánico, al que él bien acostumbrado estaba, y decidió subirlo al primer equipo para que aprendiera a la sombra de Davis a canalizar todo el talento que tenía dentro. Un nativo de Caserta, de nombre Vincenzo Esposito, haría sus primeras apariciones en el Senior.

Gentile pasó a jugar más de 20 minutos, anotando casi 7 puntos por partido. Rieti les eliminó en octavos de la Coppa, fueron cuartofinalistas de la Recopa y semifinalistas en Lega tras caer contra Scavolini. Un verdugo al que tendrían que comparecer varias veces más en los siguientes años. Los puntos seguían siendo brasileños y los rebotes llevaban sello nacional aunque ya faltaba menos para que hablaran búlgaro. En el verano del 85 Georgi Glouchkov se presentaría en sociedad durante el Eurobasket de Stuttgart. Anotado quedaba en la agenda.

MOBILGIRGI

La siguiente temporada, ya con el club asentado en la A-1, se decide prescindir de Davis y traer en su lugar a Horacio “el Tato” López, escolta uruguayo de los de pelo en pecho al que España ya había sufrido en los JJOO de Los Angeles. La pizarra no variaba, todo exterior, pero para Nando supuso la mayoría de edad tanto administrativa como deportiva. Con 18 años se covertía en el base titular del equipo. Claudio Capone, un combo exterior de 1'83 adquirido a Rieti, daba relevos por igual tanto a Gentile como a López. Aumentó sus minutos a 30 y sus puntos hasta 13. Acabaron terceros la liga regular, siendo derrotados en la final 2-1 por Simac, en semis de Coppa contra Scavolini y llegando a la final de la Korac, donde la Roma de Leo Rautins y Bruce Flowers les apartó del título en una final a doble partido, como era norma.

glouchkov_vs_costa.jpg

Glouchkov ante Costa
Tanjevic concluyó su ciclo seducido por el proyecto que Walter Stefanel tenía entre manos en Trieste, con partido de Michael Jordan reforzando al equipo incluído. Un técnico de la casa que ya dirigió el equipo en un partido durante la temporada 1979/80 sustituyó al montenegrino como primer entrenador. Comenzaba la era de Franco Marcelletti. La progresión de Esposito le llevó a una temprana titularidad convirtiendo el backcourt de Caserta en el más joven del campeonato. Si los 19 años del base eran pocos, los 17 del escolta se antojaban una temeridad. La eclosión del casertano trajo consigo la salida de López y la búsqueda de un refuerzo interior en el mercado internacional. Un búlgaro tosco y reboteador con pedigrée NBA (recién aterrizado de Phoenix) y al que ya vieron en acción el verano anterior con su selección, venía a cerrar un agujero abierto con las salidas de Ricci y Pietro Generali. Georgi Glouchkov venía a ser la quinta carta de esa mano. Una mano que se antojaba triunfadora. Gentile, Esposito, Oscar y Dell'Agnello ya podían contar con alguien que se pegara con los dinosaurios americanos en igualdad de condiciones.

En el plano individual Gentile se fue hasta más allá de los 16 puntos y la treintena de minutos. En cuanto a lo colectivo, una floja temporada regular que no les permitió acabar más arriba del sexto lugar, quedó en anécdota al volver a plantarse en la final. Pero la Hermandad Meneghin les esperaba para dejarles de nuevo a las puertas del paraíso. Una eliminatoria de semifinales de Korac contra el Barcelona de Epi, Sibilio, Mark Smith y Trumbo fue su techo europeo ese año.

SNAIDERO

La 1987/88 se presentaba sin novedades de alcance. Bloque de jugadores y entrenador se mantenía intacto. Las únicas novedades vinieron de parte de dos americanos temporeros que militaron en diferentes momentos de la temporada. Tom Sheffler, primero y Joe Arlauckas después sustituyeron por lesión a Glouchckov. siendo esa su primera experiencia overseas para el hoy comentarista de Teledeporte. 16 puntos y 35 minutos por partido fueron los registros de Nando Gentile. Cuartofinalistas en Korac y Lega, derrotaron por fin a Varese en la final de Coppa siendo ese su primer y único título en ese torneo.

Una derrota en cuartos de la Lega contra el mismo equipo que les vencería en la final de Coppa, Knorr Bologna, no oscurece en modo alguno el colofón a la temporada 1988/89. En el Pabellón de Las Dos Mentiras, como así llama mi amiga Isabel a La Paz y la Amistad de Atenas, iba a disputarse el partido que subiría a Drazen Petrovic a los altares. El partido que Hervè Dubuisson soñó con disputar. El partido del que los puristas de la pizarra quisieran negar su existencia. El partido de los partidos. Los 62 puntos de Petrovic ahí están. Los 44 de Oscar, también. Los 35 de Gentile con esos triples que tiraba nada más cruzar campo está este texto para recordarlos. Sus números finales en Lega calcados a los de la temporada anterior.

La mítica final entre Snaidero y Real Madrid en su integridad:

PHONOLA

La década se despedía con una discreta temporada a nivel de club. Presencia anecdótica en Coppa y eliminados en Korac en la fase de grupos. Unas semis de Lega contra Scavolini fue todo. Y supo a poco, a muy poco. 16 puntos en 36 minutos fueron los números de Nando. Se avecinaban cambios drásticos.

Con la llegada de los 90 Oscar hizo las maletas rumbo a Pavia, mientras Glouchkov hacía lo mismo rumbo a Reggio Emilia. A excepción de Mike Davis ningún americano había militado en el club desde hacía mucho tiempo y, si bien Tanjevic era tajante respecto a incorporarlos, Marcelletti no tenía ningún prejuício al respecto. Dos jugadores jóvenes no adaptados a la NBA llegaron para cubrir el juego interior del equipo. Tellis Frank y Charles Shackleford. El resultado no pudo ser mejor. Campeones de Lega contra Milan por 3-2 con Shackleford destrozando a otro discípulo de Valvano en North Carolina State, Cozell McQueen. Faltaba equilibrar un equipo tan sobrado de talento en el exterior como falto del mismo por dentro. Ese equilibrio trajo al fín el Scudetto y una mayor responsabilidad anotadora para Nando que le llevó hasta los 21 puntos de media. Verona en octavos de Coppa y el Real Madrid en cuartos de la Korac apearon a Caserta del camino a esos títulos.

gentile_vs_riva_abuelos.jpg

Dos veteranos Gentile y Riva frente a frente
Con el único cambio de Mychal Thompson, padre de Klay, por Shackleford comenzó la 1991/92. Agónica clasificación para play-off al ocupar el octavo puesto y derrota consiguiente en la serie de cuartos contra Scavolini fue su bagaje en Lega. La Copa de Europa, para olvidar. Eliminados en la fase de grupos, mientras Venecia les echaba de la copa en dieciseisavos. 19 puntos en 36 minutos fue la aportación liguera de Nando.

El dinero romano se llevó a Dell'Agnello a la capital para la temporada 1992/93 mientras Mychal Thompson y sus muchos años eran sustituidos por un jugador de la misma hornada que Frank, la del 87. Greg “Cadillac” Anderson sería el center de Caserta, pero lo peor no fue eso. Lo catastrófico fue la salida del técnico rumbo a Verona. Mauro di Vincenzo se hacía cargo del equipo hasta que fue destituido a comienzos de 1993. Lo reemplazó Maurizio Bartocci, quien no pudo evitar la eliminación en cuartos de la Korac frente a Cantú ni la eliminación en octavos de Coppa ante Desio. Sí evitó, sin embargo, el descenso a la A-2. Al no entrar en la lucha por el título se vieron abocados a jugar un play-out que salvaron con más que menos holgura al quedar segundos en una liguilla de 6 equipos. Números similares de Nando a los del año anterior no maquillaban el mal año colectivo de un equipo que, en poco tiempo, se había acostumbrado a la excelencia en el juego junto a notables resultados.

Y DESPUES...

Su ciclo allí había finalizado. Tanjevic lo tenía puesto en busca y captura desde que llegó a Trieste y por fín consiguió apresarlo. Allí se juntó con un joven muy alto que sabía jugar a este deporte llamado Dejan Bodiroga, al que Tanjevic le había echado el ojo como en su día hizo con el propio Nando. Pocos éxitos y mucho dinero después, fusión y traslado a Milan incluídos, pondría rumbo a Atenas tras cinco años, donde Panathinaikos le puso otro contratazo encima de la mesa. Allí vió morir un siglo y nacer otro. Udine, Reggiana, Siena y de nuevo Caserta le vieron jugar entre 2001 y 2004, fecha en la que dejó el baloncesto profesional como jugador.

34218_10.jpg

Mate de Gentile ante la mirada de Lorenzo (Foto: Luis Fernando Boo).
Mate de Gentile ante la mirada de Lorenzo (Foto: Luis Fernando Boo).
Sus números en Lega fueron 561 partidos, 16730 minutos, 7470 puntos, 81'1% en libres, 51'0% en tiros de 2, 37'7% en tiros de 3 con 948 triples anotados de los 2517 que intentó, 1610 rebotes, 1080 robos y 1068 asistencias.

En la Nazionale jugó en 132 ocasiones anotando 962 puntos. Estuvo presente en los Campeonatos de Europa de 1987 en Atenas, donde fué 5º. En Roma 91, donde sólo la última gran Yugoslavia fue capaz de apartar a Italia del título dejándolos con la plata. En Berlín 93 acabó 9º, mientras que en el 95, de nuevo en Atenas, acabó 5ª. A eso debe añadir un Oro en los Juegos del Mediterráneo del 93.

Tras la retirada pasó al mundo de los banquillos, siendo fichado por Andrea Costa, el equipo de Imola, como Primer Entrenador en julio de 2006. Allí permaneció hasta que en 2008 se fue a Roma para ser segundo de Jasmin Repesa, cargo que ocupó hasta la dimisión de éste en diciembre de 2008 y pasó a ocupar su puesto clasificando al equipo para el Top 16 de la Euroleague así como para la Coppa. La temporada pasada entrenó al Veroli Basket de la Legadue siendo sustituido esta temporada, qué casualidad, por el mismísimo Franco Marcelletti.

La genética Gentile sigue dando que hablar. Su hermana menor Imma, del 75, aún sigue en activo aunque ya han pasado sus mejores años. Sus hijos se encargan de mantener el pabellón bien alto. Sandro ya es un jugador de buen nivel europeo que actualmente milita en Armani Jeans Milan, mientras que el menor, Stefano, lo hace en casa. En Caserta. La que fue, es y será su casa para toda la eternidad. Testigo y protagonista del fenómeno Caserta, de su auge y también de su ocaso. El espíritu de Caserta, nadie mejor que él para encarnarlo. Nando, Primo di Caserta.

Te puede interesar:

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 5 meses
#Contenidos: 
13
Visitas: 
243,242
Comentarios: 
80

Comentarios

Caldría anotar que en la pretemporada 1983/84, Tanjevic había fichado del Real Madrid a Mirza Delibasic. Lamentablemente no pudo comenzar la competición como ya sabemos, y se tuvo que retirar prematuramente de la practica del basket.

Ahí queda el apunte, muchas gracias. Supe del interés aunque no logré confirmar si llegó a firmar contrato. Conseguir documentación para este tipo de cosas no siempre es fácil. Aquí en España se dijo de Arlauckas cuando llegó por vez primera a Unicaja, que procedía de Caserta donde había sustituido a Oscar por lesión. Fue el propio Joe el que me confirmó que estuvo de temporero en Caserta, pero sustituyendo a Glouchkov.

¡Que grandísimo jugador! ¡Y que décadas en Italia! Caserta, Milan, el Triestre de Gregor Fuchka y Bodiroga, la Roña de Radja, la Benetton de Kukoc y Pittis,... quien lo ha visto y quien lo ve

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar