Solapas principales

Proyecto Baloncesto Sevilla 15/16: En busca de un nuevo milagro

  • Scott Bamforth, un fichaje para recuperar al aficionado
  • Radicevic, al mando desde sus galopadas; Miljenovic, nueva apuesta de futuro
  • El liderazgo de Berni, por descontado; el de Nachbar, por comprobar
  • Alfonso Sánchez, un mar de dudas sin -a priori- argumentos ACB
  • Slokar y Balvin, altura y corazones fríos

Termina uno de los veranos más duros vividos en Sevilla. Tras la temporada más negra de su historia, los meses de silencio se han hecho muy largos. Por una parte, la Caixa no terminaba de aclarar la situación internacional. Por otra, desde el club no se efectuaba movimiento alguno. El solar mediático que suele vivirse cada verano en Sevilla, exceptuando renovaciones y fichajes, es ya una costumbre, pero tras lo caldeado de la campaña y la incertidumbre de la situación, este año se ha vuelto especialmente crudo. El aficionado llegó a verse sin equipo de baloncesto para la temporada 2015/16.

Desde fuera, muchos dirán que el banco rescató al club. Sin embargo, esta historia ha visto ya demasiados puntos de giro. Primero, en plena crisis deportiva durante la campaña pasada, el representante de la Caixa asumió los mandos y apartó a los gestores de Jefferson Capital Funding. Después se les dió fecha de caducidad, pero llegado el momento no ocurrió nada. Silencio. Filtraciones, desencuentros y malas caras de puertas para dentro. Llegado el momento de la verdad, el banco anunció que no tenía ninguna intención de recuperar el club, con lo que lo dejaba en manos del desaparecido Jeffrey Meythaler y, con él, se veía condenado a la desaparición. Los trabajadores creían vivir con agonía sus últimos meses, pero Luis Casimiro esperó y en la ACB lo único que tenían era la certeza de que Baloncesto Sevilla presentaría un equipo avalado por la Caixa.

Llegado el momento, el banco no hizo más que hacer oficial lo que algunos anunciaron en junio. En tiempo récord se sucedieron las renovaciones, empezando por la del entrenador, que llegó a recibir ofertas y no aceptó ninguna a pesar de los rumores de liquidación. Y mientras tanto, encendidos todos los motores para formar un equipo en mes y medio, el club se plantó en septiembre sin campaña de abonados. La mantuvo congelada Francisco Viudes: fue su último servicio como director de marketing. Pocas semanas después, tras los fichajes y las presentaciones en cadena, Baloncesto Sevilla presenta un equipo. Deportivamente es difícil valorarlo teniendo en cuenta que la plantilla ha sido diseñada entre el entrenador y su presidente, con la guinda de un fichaje NCAA (Henton) con que Galilea justificó su viaje a Las Vegas. Lo único que se sabe con certeza es que el banco pondrá el dinero restante que prometió al fondo de inversión y el ingreso que dejó Porzingis. En resumen: teóricamente, un año de baloncesto y, a juzgar por la planificación, a la espera de un nuevo milagro. ¿Qué vendrá después? Nadie lo sabe y tras tantos giros es difícil imaginarlo. Lo único que está claro de esta historia es que durante el verano la Caixa decía una cosa mientras hacía otra.

Bases: Nikola Radicevic / Nenad Miljenovic / Jermaine Anderson

1415_sev-uni_10.jpg

Radicevic, primer base (ACB Photo / B. Pérez)

El paso adelante de Nikola Radicevic (1.97, 21 años) favorece su papel como titular. Su crecimiento durante la campaña pasada es indiscutible. El bajo rendimiento de sus compañeros en el puesto sobreexpuso al serbio y éste, como hizo Satoransky años atrás, contestó a la perfección. Mejoró incluso en defensa, la faceta que más se le había venido reprochando, y para Casimiro se convirtió en un jugador indispensable. Mil veces lo destacó y otras tantas lo defendió. Volverá a dejar el equipo en sus manos, en sus galopadas y su puntería a media distancia, aunque no podrá empezar la temporada por una lesión en el labrum de la cadera izquierda.

Esta situación llevó al club a contratar a Jermaine Anderson (1.88, 32 años), un combo veterano canadiense con pasaporte cotonou (Jamaica). Un jugador experimentado pero que no conoce la ACB y al que durante los partidos de pretemporada se ha visto algo perdido. Dependiendo de su adaptación a la competición y sobre todo los ritmos de Radicevic, a priori parece que su única función será sustituirlo.

Nenad Miljenovic (1.94, 22 años) será el base suplente. Un fichaje de los que han salido bien en Sevilla: promesa europea, con mucha proyección y un contrato largo, de tres años -tres, aunque el banco sólo haya garantizado un año-, pensando en su formación antes que el rendimiento. Como se hizo primero con Satoransky y después con Radicevic, el club espera que pueda crecer como jugador mientras ocupa el puesto de segundo base, siempre con el comodín de contar con dos combos bajo la manga. 

VALORACIÓN SOLOBASKET: Un puesto vital y frágil para el que realmente cuenta con un verdadero jugador, una apuesta y un recambio. La trayectoria de Radicevic hace pensar que en el peor de los casos se descargarán sobre él muchos minutos y, con la experiencia de otros años, Casimiro siempre podría recurrir a Bamforth o el propio Anderson como apoyos o plantear la presencia de dos directores en pista. Una apuesta que con Aíto y Joan Plaza salió bien y para la que será vital la adaptación de Miljenovic. Teniendo en cuenta que éste llega a Sevilla como máximo asistente de la Liga Adriática, cabe confiar.

Escoltas: Berni Rodríguez / Scott Bamforth

campana_abonos1516_4.jpg

Bamforth y Berni presentan la campaña de abonos (foto: B. Sevilla)

El fichaje de Scott Bamforth (1.88, 26 años) vale por dos. Por una parte, por lo que supone la adquisición de un jugador que rindió y llegó a convertirse en pieza fundamental de una maquinaria afilada hasta competir en Playoff. Por otra, como gesto de justicia y sobre todo símbolo de la campaña de abonados. Se trata de recuperar a Bamforth, el jugador al que no quiso renovar Galilea a pesar de contar con el cariño de la afición. Deportivamente, Baloncesto Sevilla volverá a contar con un combo que, como decíamos antes, puede aportar soluciones en la dirección, intensidad reboteadora a pesar de su altura, chispa y velocidad. La dupla Radicevic-Bamforth invita a creer en el juego en carrera. Su puntería será vital para sostener el perímetro.

Lo hemos colocado como escolta suplente, pero el juego exterior no parece del todo claro. Bamforth parece contar con todas las papeletas para ocuptar este puesto titular, pero la capacidad de los exteriores de alternarse, y en el caso de Berni (1.97, 35 años) incluso hasta ocupar el puesto de falso cuatro, otorga a Casimiro más comodines bajo la pizarra. El malagueño, que tampoco quiso escuchar ofertas durante el veterano, pondrá su liderazgo y la experiencia de todo un campeón del mundo al servicio del conjunto. Probablemente no cuente con muchos minutos más que el año pasado, pero se entiende que los minutos de fuego estarán en sus manos. Conoce más que de sobra la ACB y el año pasado demostró saber jugar con un pie sobre el abismo.

VALORACIÓN SOLOBASKET: Un jugador con palmarés y otro con hambre, dos jugadores distintos y que vienen, por tanto, a sumar valores distintos. El regreso de Bamforth era esperado e ilusionante para el aficionado, pero no se librará de la responsabilidad de ofrecer argumentos deportivos que no hagan tambalear los emocionales. Berni se ha ganado la confianza y el respeto de todos tras cargar durante todo el año pasado con el peso de un vestuario dividido entre los jugadores de Jefferson Capital Funding y el resto. Alrededor del malagueño se formó una piña y éste no dudó en dar la cara por todos los demás a cada derrota. En cualquier caso, la posición no parece prometer acierto en los triples. Desde el club confiarán en el Bamforth de la temporada 2013/14, pero éste formaba parte de un bloque. El fichaje tendrá que demostrar que merece la confianza. De momento cuenta con el cariño de la gente.

Aleros: LaDontae Henton / Alfonso Sánchez / Tomeu Rigo

lh2.png

Ladontae Henton (Foto: Providence Friars)

Un talento universitario que debutará como profesional. En Sevilla han visto llevar a cabo este movimiento durante los dos últimos años con resultados muy distintos. Hace dos veranos, con Bamforth, encontraron un líder. El año pasado, con Xavier Thames, la agonía ante la falta de compromiso profesional. LaDontae Henton (1.98, 23 años) viene con recomendaciones, físico y talento para el espectáculo. Una ayuda extra exterior para el rebote que, sin embargo, podría verse condicionada por su falta de tiro exterior. Muchos recordarán el paso de Brian Asbury hace tres años, muy mermado en esta faceta y a la larga descartado en la rotación. De momento, ofrece más virtudes al juego en carrera, dinámico y alegre.

Dentro de la larga batería de exteriores tenemos a Alfonso Sánchez (1.94, 28 años). Afrontará una nueva experiencia ACB tras varios de años de alternancia con la LEB. La trayectoria de un canterano que, a sus 28 años y sin haber demostrado gran cosa, despierta muchas dudas. De momento fue la opción B, frustrada la opción de Dejan Todorovic. Las malas lenguas dicen que su fichaje iba ligado a la renovación de Berni. Su perfil de jugador es totalmente opuesto al de Henton y lo deja ante la gran pregunta: ¿quién va a meter los triples? Cabe esperar que aceche a este escolta -lo colocamos en el puesto de alero, pero ya advertimos de la riqueza posicional general- la sombra de la sospecha sobre su capacidad para la Liga Endesa.

Tomeu Rigo (1.90, 18 años), jugador de la cantera, dispondrá de ficha con el primer equipo con la esperanza de debutar en la máxima categoría. El ejemplo reciente de Diego Gallardo, con pocos minutos el año pasado y cedido al Tarragona para disputar la LEB Plata, y sobre todo la juventud e inexperiencia en los puestos de 1 y 2 hace pensar que su participación se limitará a los minutos finales para que poco a poco respire la ACB.

VALORACIÓN SOLOBASKET: De nuevo, la capacidad de alternar posiciones pesa sobre el talento individual. Una promesa NCAA, con talento fisco que tendrá que adaptarse al baloncesto europeo, y un jugador que ha pasado buena parte de su carrera compaginando distintos niveles. Una vez más, faltan garantías desde 6.75. La duda pesa sobre todo sobre la figura de Alfonso Sánchez, a quien a priori falta trayectoria para atribuir algo más que un papel secundario. Sin embargo, conviene recordar el sorprendente papel de Álex Urtasun el año pasado: de temporero a jugador de rotación para, en plena crisis deportiva, asumir galones. Muchos se preguntarán por qué Sánchez y no Urtasun. De momento, el primero tiene por delante una buena oportunidad para demostrar que vale su fichaje. A su alrededor, muchas miradas encima y un mar de dudas.

Ala-pívots: Bostjan Nachbar / Pierre Oriola / Emanuel Cate

bar-jov_20.jpg

Albert Ventura no puede evitar que Bostjan Nachbar tire libre de marca (Foto: ACBPhoto)

Fichaje estrella, con pasado azulgrana y talla de Euroliga. Se espera que Bostjan Nachbar (2.05, 35 años) aporte los galones mientras afronta la recta final de su carrera. De nuevo hay que recordar un movimiento parecido, por su condición de ex azulgrana y lo laureado: Jacob Pullen. Son posiciones diferentes, sin licencia expresa para tirar y mandar -Pullen llegó bajo esta condición- y esta vez, por lo que Casimiro sabe que puede dar esta plantilla, con los roles mejor repartidos. Se le pedirá que equilibre con su talento el juego exterior e interior, explosividad gracias a su movilidad y que aguante con buena parte del peso ofensivo. A juzgar por sus dos últimas temporadas, parece difícil que pueda cargar con la artillería exterior.

En el caso de Pierre Oriola (2.06, 23 años), podemos decir que esto último está descartado. El español se adaptó y asentó en el equipo a la perfección, incisivo y ágil pero siempre por dentro. Un puñal clavado en la pintura. Un buen relevo para Nachbar y sobre todo si recordamos su edad. Tiene capacidad para discutir el protagonismo del puesto y permitir que su compañero se desplace hacia otras posiciones, pero sobre todo sabe lo que es cargar con la responsabilidad interior de un equipo que lucha por la salvación. 

Finalmente, Emanuel Cate (2.04, 18 años) intentará seguir los pasos que dio Willy Hernangómez dos años atrás. Como cedido del Real Madrid sin más trayectoria que la categoría EBA, cuenta con menos experiencia que su antecesor -Willy llegó a Sevilla con pocos minutos de ACB y Euroliga- y llega con la esperanza de encontrar aquí los minutos que de ninguna forma habría encontrado en su equipo.

VALORACIÓN SOLOBASKET: La posición más sólida, a priori, a la espera de comprobar en qué estado llega Nachbar. No debería esperar el mismo rol secundario que le tocó ocupar en Barcelona. Se esperará que dé un paso adelante como jugador de Euroliga que es. Por si acaso, el relevo de Oriola debería garantizar la solvencia. Eso sí, se puede echar en falta la diversidad en el puesto con la que sí contaran los sevillanos en años anteriores -básicamente, un cuatro abierto-, y durante la pretemporada se ha echado en falta rebote, uno de los principales puntos fuertes del equipo durante varias campañas.

Pívots: Uros Slokar / Ondrej Balvin

canarias-sevilla_-13.jpg

Uros Slokar durante la pretemporada (foto: B. Sevilla)

Uros Slokar (2.10, 32 años) es una incógnita. Un jugador internacional, con una gran experiencia europea y dentro de la liga, y hasta con caché, pero que no ha terminado de rendir durante las últimas campañas. Lo único que ha mantenido intacto es, obviamente, su altura. Su Eurobasket con Eslovenia -4 puntos y 1.8 rebotes por partido- ha sido preocupante, tampoco ha terminado de demostrar fiabilidad durante la pretemporada y la tradicional sangre fría de los pívots de la Europa del este tampoco ayuda a confiar. Casimiro tendrá que trabajar su motivación en pista para integrarlo en un ataque que, a juzgar por las demás piezas, buscará ser rápido, dinámico y enérgico. 

A su lado, Ondrej Balvin (2.17, 23 años) tendrá que afrontar la reválida. El año pasado, pasar por las manos de Scott Roth y Audie Norris lo relegó a ocupar cabizbajo una esquina en el vestuario. La llegada de Casimiro motivó al pívot, pero éste estaba llamado a hacer mucho más de lo que terminó haciendo en pista. Este año, renovado y sin excusas, tendrá que demostrar el peso que había venido prometiendo a nivel europeo. Con mayor razón si tenemos en cuenta que tendrá a Slokar por compañero y, si éste no funciona, Casimiro no dispondrá de muchos más recursos. Si pone actitud, tendrá en su mano la titularidad.

VALORACIÓN SOLOBASKET: Sobre el papel y la frialdad de los números, la presencia de Slokar invita a pensar que el peso de su nombre ha estado antes que su trayectoria reciente. Baloncesto Sevilla cuenta con dos jugadores altos, experimentados, en un principio válidos para el puesto... pero también, dos pívots del este de Europa que, funcionando a medio gas, dejarán frío a más de uno. Especialmente necesaria será la motivación de Balvin por sus años en Sevilla, la ayuda que pueda prestar a Slokar a su adaptación y la imagen que dejó hace un par de años de pívot capaz de intimidar a quien se le pusiera por delante. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 11 meses
#contenidos: 
460
#Comentarios: 
3,213
Total lecturas: 
2,345,208

Comentarios

Urtasun no parecía del agrado de Casimiro, el año pasado eché en falta que le diera más minutos en algunos partidos y no abusara de Berni, una lesión inoportuna y perdió toda la confianza en sí mismo que había mostrado al inicio de temporada.

La llegada de Alfonso Sánchez parece indicar que apuesta por mayor intensidad defensiva que atacar el aro.

Afortunadamente el deporte se basa en los hombres y no en los nombres. Si vienen con compromiso, capacidad de trabajo y mejora y lo dan todo en la pista, con una buena dirección, todo es posible.

Pues yo lo veo mejor q algunos d vosotros :) Yo veo a un equipo que en la pretemporada ha competido siempre. Que sí, que se sufrirá, pero que creo que para lo que hay y cómo estaba la situación, es un equipazo XD lo que me genera duda es que hay 4 JFL y cuando Radicevic venga habrán 13 fichas, con lo cual o alguien se da de baja o habría que incorporar otro JFL (creo q es así la legislacion vigente). No sé, no veo peor a este equipo q a otros, a ver q tal se conjuntan y pasan el primer tramo de temporada para evitar dudas y nervios, etc. Saludos foreros!

Oriola jugara muchos minutos, quiza hasta con balvin y nachbar, jugando este de 3 para tener rebote y tiro exterior. Se apuesta por bases jovenes que prometen mucho, un pivot grande que tienes en casa y promete o prometia mucho, recordemos que este puesto vale mucho dinero. La vuelta del hijo prodigo y 3 veteranos que ayuden, 4 con el temporero. La apuesta por el americano ya veremos, veo coja la rotacion exterior. No es muy ilusionante pero para no tener baloncesto en julio me parece que al menos puede ser una plantilla para que crezcan los jovenes y si se encuentra estabilidad haya buen baloncesto en Sevilla otra vez.

Pese a la renovación de Bamforth, auténtico crack de éste equipo, me parece una plantilla algo floja y descompensada.
Me gusta el trío de bases, me parece que tienen dos jugadores jóvenes y con mucha calidad + un complemento temporal cumplidor; los escoltas son la posición mejor cubierta, tener a Berni como suplente es un verdadero lujo pese a su edad... y aquí llegan las dudas...
Se ha confiado mucho en el alero norteamericano pese a ser una auténtica incógnita, con mucho que mejorar antes de asentarse a nivel profesional; se ha dado las riendas del ataque a Nachbar quién precisamente no viene de jugar sus mejores años (como dice Uriz no cuenta tampoco para su selección) y su sustituto no creo que juegue demasiados minutos como para competirle el puesto; y, finalmente, en la posición de pivot se espera mucho de Balvin (un año más, empieza a recordarme a Tavares) porque se ha fichado al peor Slokar que se recuerda. Puede hacer algún partido bueno, pero su carrera va cuesta abajo y sin frenos y con un equipo tan joven no sé si es el mejor complemento para encarrilar a los jóvenes.

En fin, muchas dudas. Esperemos a empezar la liga para sacar verdaderas conclusiones sobre ellos.

Pues sí sería verdadero milagro considerar a este equipo de la máxima categoria. A Boki le volverán a considerar una estrella pese a no tener sitio en una depauperada selección eslovena.