Se encuentra usted aquí

Zunder Palencia: Las Claves de un Debut Fallido

La Liga Endesa está considerara la mejor liga doméstica fuera de la NBA, por historia, por nivel competitivo y por la presencia y potencial de los equipos ACB en las diferentes competiciones continentales.

Lograr un ascenso a Liga Endesa es un tremendo reto para cualquier equipo que milite en LEB Oro, pero si ese ascenso es por primera vez en la historia del club, se convierte en un hito. Pero los hitos históricos pueden volverse en tu contra si como entidad no preparas el camino. Es una transición complicada, un salto cualitativo difícil de asimilar. Un cambio que Zunder Palencia pudo no medir bien.

 

 

PALENCIA, UNA ILUSION GLOBAL

La entidad castellano-leonesa acogió, como es lógico, con gran alegría su ascenso a Liga Endesa, un equipo de trabajo joven pero consolidado, con ganas de “dejar huella en la liga”. El Zunder Palencia llegó para arrojar a la ACB ideas nuevas en comunicación, trato al equipo visitante, redes sociales… y se han agradecido.

La afición palentina se propuso ser catalogada como la mejor de la liga, y a fe que lo han logrado. Las peñas moradas se han desplazado a todas las canchas que visitaba el Zunder por primera vez en su historia, y aquellas que ya conocían de categorías inferiores. Las gradas del Palacio Municipal de los Deportes de Palencia han estado llenas de pasión, intensidad y sobre todo mucho aliento en cada partido, desde la primera a la última jornada.

 

 

ZUNDER PALENCIA, UN PROYECTO ¿SUFICIENTE?

Pero el proyecto deportivo ¿estuvo bien calibrado? El tiempo nos ha dicho que no.
El primer escollo en el camino fue la renuncia de Pedro Rivero a hacerse cargo del proyecto en Liga Endesa. El técnico fue la piedra angular sobre la que se edificó el ascenso y su renuncia, al menos, sonó a “chamusquina”. La directiva no acertó con su sustituto, Marco Justo le puso trabajo e ilusión, pero no era el entrenador adecuado para un reto de esta magnitud.

 

 

Para configurar el roster se decidió, acertadamente, por jugadores con experiencia ACB, pero no se logró convencer a jugadores con un minutaje ACB importante.
Pienso que se pasó por alto un rol importante, el de líder en pista. Chumi Ortega es santo y seña de este equipo, pero le falta experiencia en una liga tan complicada para asumir esos galones. Ese rol lo ha tenido que asumir Pasecniks, algo que quizás no va con su carácter.

BAJO RENDIMIENTO

Muchos pilares sobre los que se construyó el equipo han resultado ser “de barro”. Jugadores que tenían que haber sido importantes y que han dado un rendimiento empobrecido.

La gran apuesta morada fue el neerlandés Yannick Franke, jugador que protagonizó varios enfrentamientos con Marco Justo, tanto privados como públicos. En pista hizo buenos números (11 pts, 3 reb, 9.3 val) pero la situación lo precipitó hacia la salida.

Los tiradores Brandon Brown y Whittington tampoco han rendido al nivel esperado. Venían de hacer, Brown unos buenos 11.1 pts, 1.9 reb, 2.7 ast y 11.1 de valoración y Wittington unos notables 10.2 pts, 6.1 reb y 1.3 ast para 14.5 de valoración, en sus equipos de origen, pero en Palencia han firmado una discreta hoja de ruta con 7.2 pts y 3.3 ast para 4.1 val de Brown y 5.3 pts, 4.1 reb y 4.9 val de Whittington.

ASI LO VE, MIGUEL ORTEGA

Miguel Ortega es un periodista granadino que viene siguiendo al equipo palentino muy de cerca desde LEB Oro. Desde su punto de vista, este Zunder Palencia no ha funcionado por…

El post ascenso de Palencia no empezó de la mejor manera. Esa no continuidad de Pedro Rivero daba lugar a dudas con el proyecto que saldría en ACB y el tiempo le ha dado la razón (a medias por la situación de Estudiantes).

La llegada de Marco Justo fue sorprendente. ¿Era el entrenador más adecuado para un recién ascendido? ¿Llegó tarde el cambio de entrenador? Se ficharon jugadores con bastante experiencia en ACB, lo cual era un claro acierto, pero a veces necesitas que esa experiencia no sea solo en años, en partidos, si no en minutos.

Pasecniks ha tenido que asumir un papel de líder que quizás no esperábamos, también asumido por la decepcionante temporada de Matt Haarms, el techo de la liga que no parece tener su sitio en la ACB.
Luego ni Brandon Brown, ni Whittington, ni, si me lo permitís, Frankamp, entre otros, han rendido lo esperado. ¿Hubiera merecido la pena buscar un jugador que te "asegurase" unos 15 pts por partido a costa de perder otras piezas? Sería oportunista decirlo a día de hoy, pero creo que Palencia ha echado de menos el papel de un líder en muchos partidos, ¿quizás se esperaba con el fichaje de Benite?

Lo que está claro es que defensivamente el equipo no ha estado a la altura y para mi es el mayor problema de Palencia. Los palentinos no han sido el peor equipo en prácticamente nada, pero tampoco han destacado en ningún aspecto. Y cuando tienes ciertas limitaciones es importante que atrás se dé el 100% para intentar igualar con intensidad lo que quizás falta por calidad. En casa ha dado la sensación de que la intensidad era mucho mayor que fuera, lo cual es normal con esa magnífica afición.

Dicho esto, han luchado hasta final de temporada y durante muchos partidos han estado tuteando a equipos con mayor potencial, mayor fondo de armario y mucho mayor presupuesto. 

ASI LO VE, BAUHAUSS

La cuenta de twitter @JBauhauss es una de las más reconocidas en cuanto a información de Zunder Palencia. Hemos pedido su opinión:

En una temporada en la que Zunder Palencia ha pasado por la ACB con un incontestable éxito social y recogiendo admiración y respeto de aficiones, clubes y la propia organización de ACB por la forma de enfocar su participación, su respeto a los rivales y la comunión con la grada, resulta especialmente duro analizar el fiasco deportivo.

Como en tantos ámbitos del deporte (y de la vida) no hay una única causa, aunque podríamos resumirla en que la plantilla no dio el nivel exigido por la mejor liga domestica del Mundo a excepción de la NBA.

La configuración de la plantilla, la mala suerte con lesiones clave y la poca aportación de los refuerzos explican este descenso a LEB Oro que tiene tres momentos clave y varios nombres propios (Pedro Rivero, Marco Justo, Iván Cruz, Luis Guil...) que lo definen a la perfección.

El primer momento clave llegó cuando Pedro Rivero pinchó el globo de la felicidad para la afición palentina anunciando que no continuaría como entrenador de Zunder Palencia en ACB. Con su decisión se esfumó la opción de un proyecto continuista en el que una base sólida de jugadores clave del equipo que ascendió en la F4 formasen parte de la nueva aventura en ACB (Tanner McGrew, Alec Wintering, Devin Schmidt o Kostas Kostadinov por poner algunas de las opciones).

La segunda clave está en la contratación de un nuevo coach donde se apostó por “alguien joven y con hambre”, algo que también hicieron el Básquet Girona o el FC Barcelona y que a la vista está no funcionó en ningún equipo.

Con Marco Justo llegaron al equipo jugadores de contrastado rendimiento en otras ligas europeas como Brandon Brown, Yannick Franke o Tanner Leissner, además de Vitor Benite o Iván Cruz. Jugadores con experiencia pero que no cuajaron con el técnico tinerfeño por uno u otro motivo en una plantilla que desde el inicio generó dudas por su falta de físico, su configuración con dos pívots muy similares (Matt Haarms y  Anžejs Pasečņiks) y sin un “cuatro” capaz de hacer puntualmente de “cinco” por destacar dos puntos llamativos.

Lo peor llegó cuando recién iniciada la pretemporada Iván Cruz se rompió el ligamento cruzado. Jugador cupo y en una posición clave que estuvo absolutamente gafada toda la temporada con el misterioso nulo rendimiento de Leissner, La lesión de Ndiaye, el bajo rendimiento de Whittington y la llegada de Piñeiro a quien tras el factor sorpresa inicial le costó tener presencia en el juego hasta consumado el descenso.

Es cierto que en la época de Justo el equipo tuvo opciones de victoria en algunos partidos (FC Barcelona y BAXI Manresa) pero cayó por errores propios y eso fue minando la confianza de una plantilla que se veía encorsetada en un juego absolutamente previsible y que fue perdiendo la confianza en el entrenador hasta llegar a un seria de partidos en que cayó con estrepito hasta que no quedó más remedio que un cambio en el banquillo. En el perfil de entrenador “joven y con hambre” se coló también la inexperiencia en la gestión de vestuario lo que llevó a no saber reconducir los problemas con Yannick Franke y que vivió su culmen en la abultada derrota en Granada, donde se prefirió forzar a un Vitor Benite tocado antes que sacar al neerlandés a pesar de la abultada desventaja.

La última clave de este descenso llega con la contratación de Luis Guil quien cambia la cara de equipo dando más ritmo y libertad al juego palentino, cimentado el juego estático en la conexión Van der Vuurst – Pasečņiks y alternando defensas zonales para paliar el déficit físico de la plantilla, algo que dio muchos réditos y algunas victorias que levantaron el ánimo de plantilla y afición. Pero nada es eterno y el equipo falló en los partidos clave, los fichajes con impacto en se llegada (Piñeiro y Hands) se fueron diluyendo y Frankamp llegó en una mala situación personal que hizo que necesitase su tiempo para crecer como jugador y eso fue un lastre que se arrastró en un final de temporada en el que se perdieron los partidos con rivales directos (Breogán, Granada y Obradoiro).

El equipo acabó compitiendo con solo cuatro jugadores que aportaron con regularidad: el talento de Van der Vuurst , el esfuerzo inagotable de Chumi Ortega, un Kamba sacrificado y letal desde 6,75 y la capacidad de dominar en la pintura de Pasečņiks  (un base que llegó como suplente, dos jugadores que ascienden de LEB y el pivot referente) algo que forzosamente acabó castigando con la perdida de la categoría. Ahora llega el momento de la reconstrucción e intentar regresar lo antes posible a la ACB ¡El club, la afición y la ciudad lo merecen!

 

 

ASI LO VE, MAGNA BRUSH

Chumista por excelencia, meme como estilo de vida. La cuenta de twitter más ácida, gamberra y sincera sobre Zunder Palencia, @MagnaBrush también ha compartido su opinión sobre la situación:

Dicen que las prisas no son buenas consejeras, pero cuando asciendes con un mes de diferencia con respecto al primer clasificado, partes en clara desventaja para adentrarte en la vorágine del mercado de fichajes. Si a esto le añades la desbandada inesperada de tu entrenador de confianza, unido a un presupuesto austero, reúnes todos los ingredientes para iniciar la temporada con mal pie, y con esta receta el Zunder Palencia comenzó su andadura en la liga ACB.

Un entrenador joven, con hambre y con ganas de dar el salto como principal tras muchos años como ayudante. Una pareja de americanos que venían para marcar diferencias, pero las diferencias les marcaron a ellos, y un holandés talentoso con capacidad para revolucionar el juego, aunque finalmente lo que revolucionaría sería el vestuario.

En la cabeza sonaba a música celestial pero la realidad fue bien distinta, las apuestas referentes no salieron como se esperaban.

 

 

No había dado comienzo la liga regular y la lesión de larga duración de Iván Cruz supuso el primer jarro de agua fría. Así se inició la maldición en el puesto de cuatro que se arrastraría durante toda la temporada. Se intentó parchear la posición con diferentes fichajes que no cuajaron, y sólo la polivalencia de Kamba consiguió disimular la carencia en esa zona.

Cambio de entrenador y nuevas caras en el vestuario, se mejoró la situación, pero el final de las películas siempre seguía teniendo el mismo guion. Se luchaba y se competía hasta donde se podía, pero la gasolina se diluía, reflejo quizá, del limitado fondo de armario con el que se contaba. Eso sí, siempre nos quedará la duda de cómo hubieran sucedido los hechos utilizando más la ropa vieja de ese ropero.

Al igual que en los partidos, fuimos siempre a remolque en la clasificación y por supuesto en el criterio arbitral, situación que terminó por agotar mentalmente a los jugadores, quienes, a sabiendas de su posición, no cesaron en su empeño por revertir la situación, y la afición, conocedora de ello fue intensificando su apoyo pregonando ese sentimiento palentino que tan popular y ejemplar se ha hecho en esta liga.

Como universitarios primerizos pagamos bien la novatada, y como dicen que de los errores se aprende, la próxima vez ya sabremos a que atenernos, porque si de algo estoy seguro es de que habrá próxima vez.

 

 


 

Sobre el autor

 
Imagen de jequ Jesús Quero @JesusQueroSu pasión por el baloncesto se encendió cuando era un niño, con las retransmisiones radiofónicas, las pocas retransmisiones de TVE y aquellas maravillosas décadas que van de los 80 al 2000. Ha visto con sus ojos muchos cambios en el deporte de la canasta, ojos curiosos que siempre han tratado mirar un poco más allá del resultado, y esa curiosidad le llevó, casi por casualidad, a Solobasket. Como él mismo dice: “He podido vivir el baloncesto desde dentro, conocer a mis ídolos de dentro y fuera de la pista, ponerle piel a "Dioses del balón naranja" y comprobar que no sólo son terrenales, sino que en las distancias cortas también son humanos, con todo lo que ello conlleva. “Informático de profesión, cronista por vocación, basketballer por devoción, honesto por convicción, no me pliego a filias y fobias, soy fiel a la honestidad y receptor de cualquier crítica constructiva.”
Antiguedad: 
16 años 9 meses
#contenidos: 
1,161
#Comentarios: 
6,392