Solapas principales

Walter Berry, portada de Sports Ilustrated en su època universitaria

¿Por qué era tan bueno Walter Berry? Por Quique Ruiz Paz

 

16658_0.jpg

Walter Berry, portada de Sports Ilustrated en su època universitaria
Ya me lo anticipó Jesús Gil en el Club Financiero Inmobiliario: "Voy a traer a dos grandes americanos, dos estrellas que marquen la diferencia".

Los americanos elegidos para jugar en el Atlético de Madrid Villalva de la temporada 90-91 presidido por Gil fueron Shelton Jones y nuestro protagonista: Walter Berry (Harlem, New York, 14/05/1964). Ambos vinieron de la mano de Clifford Luyk y recomendados por Lou Carneseca, su entrenador universitario en St. John's y amigo personal de Clifford. Yo iba a ser, supuestamente, el base titular y quién le suministrara muchísimos balones.
El día que una limusina les recogió en Barajas para llevarles a su presentación en el Vicente Calderón, Walter lo dejó claro: "Puedo hacer de éste un equipo ganador. El público puede estar contento con mi juego porque voy a aportar habilidad, puntos, rebotes y tapones".

La mejor forma para definirle es seguir sus propias palabras:

1. HABILIDAD: Es increíble que una persona que juega con una sola mano, es zurdo y sólo zurdo, tenga tanta habilidad para el bote. Era prácticamente imposible quitarle la pelota, botaba el balón alejado de su cuerpo y mediante fintas y reversos era capaz de driblar a cualquier jugador, base alero o pívot.
En ataque solía tener la ventaja de que sus defensores eran más altos y menos ágiles que él con lo que les encaraba y sobrepasaba; si eran más pequeños utilizaba el poste bajo y mediante reversos sacaba ventaja.


1363_0.jpg

Walter Berry triunfó firmando altos contratos en Europa pero en la NBA no cuajó (Foto: Miqui Forniés)
2. PUNTOS: Esta era su verdadera señal de identidad aquella temporada sería el máximo anotador de la liga ACB promediando 33 puntos por partido con un 56% en canastas de 2. Siempre pedía el balón con intención de generar peligro. Su mejor producción la obtenía en el poste bajo aunque Walter era capaz de coger el rebote en defensa y correr en contraataque, incluso de quedarse de 'palomero'…. Era un tirador fiable de tiros libres ¡En los entrenamientos le gustaba que se oyese el ruido de sus uñas cuando salía el balón de sus manos! Su mecánica de tiro era original, sacando el balón desde muy atrás.
Muchas de sus jugadas tenían una plasticidad grande, era capaz de aguantar en el aire un punto más que sus defensores y terminaba sacando el balón por encima de éstos. Eso era posible gracias a su elasticidad y su envergadura de brazos.


3. REBOTES Y TAPONES: Su cuerpo, agilidad y astucia hacían de él un gran reboteador tanto en ataque como en defensa. Era capaz de quitarle rebotes a jugadores mucha más altos y poderosos. Otra de las facetas dónde Walter asombraba era en su capacidad de taponar; tenía una gran capacidad de salto lo que le permitía poner unos tapones espectaculares y eso le gustaba. Acabaría con 11.7 rebotes y 2.4 tapones de media.

 

El punto débil de walter y la temporada

25368_0.jpg

Walter Berry hunde el balón de espaldas en la universidad (Foto: St. John's)
Claro, esto no significa que fuera un buen defensor, bueno ni defensor, esa parte del espectáculo quedaba para nosotros pero sí que es verdad que sus 205 cms los empleaba de forma astuta en el apartado de la defensa dónde muchas veces se enfrentaba a pivots mucho más pesados que él.

Walter Berry era un gran jugador de baloncesto aunque un poco individualista. Sus dos pasiones eran su forma de entender el baloncesto y su BMW.
 

Walter Berry & Shelton Jones (Atletico Madrid Villalba)

Cambios, durante la temporada

El equipo sufrió la destitución de Cliford por Tim Shea y de Shelton Jones por Howard Wright. Desde ahí y quedando Walter como único gallo en el corral es dónde él dio su mejor rendimiento dentro del equipo. Culminó con un gran play off contra el campeón de ese año, el Joventut en el que jugaban los Jofresa, Villacampa, Corny Thompson, etc, y dónde se les plantó cara; al final el equipo se clasificó para la competición europea lo que supuso un hito en la historia del baloncesto de Villalba.

Ese fue un año extraño en el que Villalba cambió su filosofía respecto a su temporada anterior; pasamos de muy buenos jugadores americanos de equipo: Tod Murphy, Lance Berwald y el desaparecido Mike Schlegel que hicieron crecer temporada tras temporada al club, a la contratación de una estrella, Walter Berry, un nº14 del Draft (el maldito, el del 86) y que promediera 14.1 puntos y 4.7 rebotes en tan sólo 23.7 minutos de media en sus tres temporadas NBA (86-89 jugando para Portland, donde coincidió con Fernando Martín, San Antonio, firmando su mejores partidos con más de 17 tantos de media, New Jersey y Houston) hizo que el club tuviera un salto de calidad logrando la clasificación para la competición europea.

El año siguiente coincidimos en un partido, él con el Aris de Salónica y yo con el Estudiantes. Fue un reencuentro agradable…


 

16624_0.jpg

Walter Berry fintando ante Ricky Winslow
Primer derbi Atlético Madrid Villalba-Real Madrid con récord de Walter Berry: ¡52 puntos!

Era el primer derbi en baloncesto y serviría para escribir un libro de anécdotas. No creo que Walter haya vivido en su vida un partido en el que el presidente entrase en la charla pre-partido con sus guardaespaldas, se fuera al servicio y al volver sólo dijese: "hacer lo que queráis pero ganar a estos cabrones". Había una gran tensión.

También recuerdo saltar a la cancha a calentar y haber un grupo de brasileñas bailando o ver al presidente dando la vuelta al ruedo y saludando cuál torero. Quitando anécdotas, jamás vi a Walter con la cara que tenía ese día, la concentración, el rictus de uno nacido en Harlem. Fue un partido épico en el metió 52 PUNTOS (24 canastas en 38 lanzamientos, 4 de 6 en tiros libres, 15 rebotes, 2 recuperaciones, 2 tapones y 7 faltas provocadas, para una valoración final de 56 puntos) y que perdimos tras una prórroga por 99 a 107. Todavía Carl Herrera y mi gran amigo Pep Cargol están pensando en cómo defender a Walter ¡Qué manera de jugar, de taponar, de rebotear! y sobre todo de meter puntos… creo que incluso debió defender, aunque de eso no me acuerdo bien.
Otros jugadores han metido esos puntos y más pero la diferencia es que Walter no tiró ni una vez de tres puntos.
 

otro de harlem que es una leyenda de playground, por GONZALO VáZQUEz

Walter ‘The Truth’ BERRY. New York

Walter Berry won New York City and state titles at Franklin High School, a national AAU crown with Riverside Church and a JuCo championship at San Jacinto JC. St. John’s went 62-9 in his two seasons. That’s success –and it was no different on the playgrounds”. Esta elocuente reseña de Alan Paul en SLAM define a la perfección los lujosos años de juventud de un jugador único que también fue nombrado en 1986 Player of the Year al promediar en St. John’s más de 23 puntos y más de 11 rebotes con un sensacional 60 por ciento de acierto. Era tal su estrella entonces que Ron Rutledge, asistente de Lou Carnesseca en St. John’s, señaló que buena parte de los jugadores de la ciudad querían jugar junto a él porque “sabían que a su lado ganarían seguro. Podía anotar, rebotear y taponar. No temía a nadie. Era un tipo que no parecía gran cosa, pero a la hora de jugar… Walter was there. The bigger the game, the better he played”. Después de cuatro equipos en tres años como profesional NBA (1986-89) dilató una larga carrera en Europa. En todo ese tiempo nunca dejó de ser, para muchos, una irritante incógnita: su calidad y talento quedaban fuera de toda duda pero su aparente indolencia y autismo natural (es difícil creer que alguien no vea las marchas en un Mercedes europeo y queme el motor en un trayecto inferior a 40 km exclusivamente con la primera) lo hacían errar por la pista como ignorante de toda premisa colectiva, de toda mentalidad de equipo. Toda jugada terminaba en cuanto Berry recibía el balón. Tan difícil era verlo pasar como sudar. “His unorthodox shot was downright ugly”. Más que feo, que decía Alan Paul, su tiro era muy singular: uno de los rarísimos casos de disidencia técnica en la común mecánica de lanzamiento zurdo (contra el habitual ‘frontal de impulso’, Berry utilizaba el ‘arrastre’ nacido tras su hombro izquierdo). “And the streets never forgot him”. Y es cierto. Nunca brilló tanto como en sus primeros años de calle, cuando era un jugador estadísticamente total. Y curiosamente sin despeinarse, como siempre (Fuente: acb.com).

TODOS LOS ARTÍCULOS DE LA SERIE:

¿Por qué era tan bueno Nate Davis? Por Anicet Lavodrama

¿Por qué era tan bueno Mahmoud Abdul Rauf (Chris Jackson)? Por Mike Hansen

¿Por qué era tan bueno Clarence Kea? Por Felipe Coello

¿Por qué era tan bueno Brian Jackson? Por Iván Pardo

¿Por qué era tan bueno Mike Schlegel? Por Anicet Lavodrama

¿Por qué era tan bueno Granger Hall? Por Iván Pardo

¿Por qué era tan bueno Audie Norris? Por José Luis Galilea

¿Por qué era tan bueno Epi? Por José Luis Galilea

¿Por qué era tan bueno Walter Berry? Por Quique Ruiz Paz

¿Por qué era tan bueno Juan Antonio Corbalán? Por Quique Ruiz Paz

Zeljko Pavlicevic, cuéntame ¿Por qué era tan bueno Toni Kukoc?

Juan Méndez, cuéntame ¿Por qué era tan bueno Carmelo Cabrera?

Zeljko Pavlicevic, cuéntame ¿Por qué era tan bueno Drazen Petrovic?

¿Por qué era tan bueno Nacho Suárez? Un guiño al jugador total

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
9 años 1 mes
#contenidos: 
2
#Comentarios: 
62
Total lecturas: 
84,169

Comentarios

Me encantan estos "articulos revival", son de lo mejor. Los numeros de berry son increibles, ya que aunque fuera un chupon y el equipo jugara para el, habia que meterlas. Shelton jones gano aquel año el concurso de mates (machacando dos balones, uno detras de otro), pero no rindio como se esperaba. El final de su relacion con gil fue tipica del entonces presidente, que llamo a berry "negro asqueroso" y el jugador dijo que gil era "un imbecil que me ha mentido"...en los ultimos años creo recordar que jugando en grecia tenia cascada una rodilla, por una trombosis, y estuvo afectado de hepatitis, creo que la de tipo c. Ah quique, una cosa: el reencuentro fue agradable porque estuvo simpatico o porque el estu gano el partido a los griegos?

yo lo vi en una semifinal de la recopa jugando en el iraklis contra el taugres.el y Juri Zdovc nos lo pusieron muy dificil. ¡QUE PASADA DE JUGADOR !

Yo hablé con Ruland una noche en Iona college por allí en diciembre del 98 con un metro de nieve en la calle después de un partido cuando él era entrenador. Lo entré mientras se estaba fumando un puro. Me presenté y le pregunté sobre su temporada en Barcelona. Sopló, sonrió y simplemente dijo: ''buff, eso pasó cuando yo era muy muy joven. Epi, me acuerdo de Epi, pero ha pasado mucho tiempo y solo estuve una temporada''. y no le pude sacar nada más. Me dio como que no se quiso mojar y salió el politically correct que tienen los americanos. Las lesiones se lo cargaron, pero los años que estuvo en la NBA fueron de referencia.
PETTERMAN, los principios de algo bueno, siempre se recuerdan con alta estima. Tengo varios partidos de los Mike y Ray Smith, Oscar Schimth, y otra larga lista. No hay comparación con el baloncesto moderno. Yo tengo unos recuerdos de esa época inmejorables, me hace ilusión recordarlos y a veces me da que había mucha más pasión, era más entrañable. Pero no hay ni punto de comparación. Tenemos pabellones de más de 5,000........que se llenan. Podemos jugar contra los Lakers y si no se lo toman en serio, les damos por el saco........el Barcelona tiene chandals y ya no son los únicos que tiene más de 5 personas alrededor del equipo aparte de los jugadores. Ojala pudiera en una máquina del tiempo lo que Epi podría hacer hoy en día o el mano de seda Sibilio o el maestro Corbalán. No hay color, pero entiendo lo que quieres decir. Quique Ruiz Paz, Gorroño, Walter Berry, Antón Soler y Shelton Jones y no pararon de dar guerra.

El problema de Ruland era su carácter introvertido y que nunca se aclimató a vivir en Barcelona. Leí una entrevista suya en una revista norteamericana cuando ya era la estrella de los Bullets y su única referencia a esa temporada era si no recuerdo mal algo así como que vivir fuera de los USA le había hecho más fuerte. Creo que la única vez que se le vió sonreir fué cuando ganaron las semifinales de la Recopa del 81 gracias a un partidazo suyo contra la Cibona de Cosic.(posteriormente perderían la final contra la Squibb de Cantú) El tiempo demostró que Ruland era mejor que Phillips, solo que este último ya estaba bien adaptado al basket europeo tras su paso por el Mollet de Manel Comas...

Sampson vino con las rodillas hechas papilla,al igual que otro gran pivot de mas de 2.20, Tom Burleson, campeón NCAA con North Carolina State ante la UCLA de Walton ( y de Wooden, claro) que acabó con la larga hegemonía de la universidad californiana. Probara en Málaga creo y Barcelona, pero el hombre estaba hecho fosfatina. En cuanto a Ruland, jugador que me gustó muchísimo, los entonces mandamases del Barca, lo sustituyeron en liga por Mike Phillips.... afortunadamente la cosa algo ha cambiado. Y si Berry no hubiese sido como era, no hubiesemos tenido la oportunidad de disfrutarlo por aquí..pero si, Ruiz Paz ( por cierto, que tiempos, Canoe y el Pez Volador) podía contarlo todo (si es que como asegura avino83, no lo ha hecho)

brutal! ciertamente tenias que tenerlo delante para ver que jugando como a camara lenta te las metia sin darte cuenta, su plasticidad y como aguantaba para lanzar tras la cabeza eran increibles, un animal del baloncesto!

A Ruland lo cambiaron por Phillips (que estaba sólo para Europa) porque el segundo estaba jugando mucho mejor que el primero.

Hay un partido en DVD del At Madrid contra el Magia Huesca que Walter Berry se pasa subiendo y bajando la pista ¡andando! No al trote, sino directamente andando, como el que va a la carnicería.

Ya se que lo que voy a decir va a quedar un poco carca, pero antes me lo pasaba mejor que ahora. No se si los de antes eran mejor que los de ahora, o tenían menos competencia... pero había algunos brutales, como Walter....

meej..eso fué lo que dijeron en el Barsa..pero, primero, sólo jugaba en liga un americano, en Europa dos, y ahí, bueno, sólo hace falta recordar o volver a ver la final de la recopa de aquel año, para ver quien era cada cual. De manera que lo cambiaron a ver que pasaba... y porque entonces muchos (aún ahora) veían al extranjero una especie de hombre para todo tipo Hollis o Davis (Nate), o unos años después, el mismo Walter Berry, pero el Barsa entonces ya era un tipo de equipo que no tenía esas necesidades. Phillips tampoco era un hombre para todo, pero se ve que era más simpático que Ruland, porque eso de que estaba jugando mejor..¿donde, en Europa..? Ruland, recordemos al año siguiente ya empezó su carrera NBA,no estaría jugando tan mal, donde fué un tipo importante, como center titular en Phila o Washington. Cuando llegó Berry, las cosas ya habian cambiado mucho, pero de haber llegado sólo unos pocos años antes, hubiera hecho historia , como Davis (que por cierto, no era santo de mi devoción..prefería a gente como Ruland) o Helycopter Hollis ( que gran artículo en Nuevo Basquet, en Las Fábulas del Banquillo de Joan Cerdá , El Verano de Essie Hollis..).Si, Walter Berry llegó tarde a un lugar donde el basket estaba cambiando

Tropa como éste son Los que Han ayudado a hacer la liga ACB grande y tampoco podemos olvidar a Los directivos que se han rascado el bolsillo para trade una larga lista de jugadores extraordinarios. Oscar Schmith, Sabonis, Petrovic, Norris, Ruland y la verdad es que la lista es larga incluyendo Los chascos como Sampson cuando ya se le había pasado el arroz. Yo doy las gracias a todos Los que hacen posible eso temporada tras temporada. Quique, también podrías explicarnos como se tocaba Los huevines en Los entrenos, y Los festivales nocturnos. Se tiene que decor todo

efectivamente aquella semifinal y final -si es por Ruland la ganan- demostró quien era cada cual . Es verdad que Phillips ya sabía de que iba esto, supongo que además el hecho de ser mormón y haber estado antes por ahí ayudó. las posteriores carreras tambien lo dejaron claro,Ruland incluso fué all star, pero es que ya venía de Iona siendo figura y nº 25 del draft. A mi personalmente me gustaba mil veces más que Philips, y le veía las cualidades que luego le fueron reconocidas. Bueno, todo esto no tiene mucho que ver con Berry, pero asi va la cosa

Quique, también podrías explicarnos como se tocaba Los huevines en Los entrenos, y Los festivales nocturnos. Se tiene que decor todo

18/10/2010 - 00:56 - avino83
^^^^^^^^^^
avin- Walter en los entrenos hacia lo justo para preparar.. creo que al final era buen compañero a pesar de lo que puede creer algunos. Y Kiki ha sido un maestro.
Gracias, Coach Tim Shea

A Walter Berry supongo que le perjudicó su carácter indolente (salvo en partidos en los que se automotivaba) y ser uno de esos jugadores que en la NBA nunca se sabe si es un tres o un cuatro. St.John´s no ha vuelto a reverdecer laureles desde que tuvo a este angelito y a Chris Mullin y a Mark Jackson-junto con Bill Wennington- en el roster. Su tiro era feo de verdad, pero efectivo. Creo que pudo haber sido más de lo que fué, pero un auténtico lujo el que pudieron disfrutar los colchoneros en aquel año mágico de Berry en la ACB...

Yo lo ví una noche de noviembre, en una fría jornada intersemanal, en el incomodo pabellón de Amate frente al Caja San Fernando, aún guardo por ahí sus estadísticas - 44p, 19 Rb, 4 Tp- pero por ecima de todo, el solito se bastó para ganar el partido. Memorable el acalorado debate que mantuvieron a la salida del vestuario Chinche Lafuente y Quino Salvo acerca de si un jugador sólo puede ganar un partido, Chinche defendía que SI, Quino Salvo algo más terco -fuera de la cancha también- era más obstinado al respecto.

El del coche quemado fue Ben McDonald (que hacia pareja con Mitchell). Walter berry era buenisimo en youtube hay resumenes que son brutales a mi me chiflaba. Creo que se gana bien la vida ahora.

Efectivamente, Phillips estaba jugando mejor en Europa. Y cuando Ruland se lesionó e hicieron el cambio en liga, el equipo jugó mejor. Phillips era un buen jugador y además un tío muy serio, mientras que Ruland parece que no se aclimató: desplantes con la prensa, indolencia, poca atención al entrenador, nula compenetración con los compañeros...