Solapas principales

30 Historias NBA: Nemanja Bjelica, el point-forward europeo

nemanja bjelica, el point-forward europeo

El futuro no pintaba bien para Nemanja y sus compañeros. Si nacer y crecer en uno de los bloques de pisos de Novi Beograd, uno de los diez municipios que constituyen Belgrado, no era suficiente, sus deseos de jugar a baloncesto estaban a punto de truncarse. Con apenas siete años habían empezado a entrenar y jugar con la cantera del Partizan pero el club no tenía demasiada confianza en ellos. El equipo no veía potencial en esa generación del 88' y apenas contaba con ellos para torneos y demás actividades.

Una tarde, cuando Nemanja y dos compañeros volvían de entrenar, una banda de hasta 15 jóvenes se cruzó en su camino y les atacó, provocando numerosas heridas en los jugadores y fracturando el codo izquierdo de Nemanja, que tuvo que perderse los siguientes cuatro meses de competición. En el Partizan aprovecharon la ocasión y, escudados en las lesiones de los jugadores, decidieron disolver el equipo para centrarse en otras generaciones. Una vez más, a Nemanja Bjelica se le impedía mostrar su talento y el muchacho se quedaba sin equipo.

duros primeros años

Nemanja Bjelica nacía un 9 de mayo de 1988 en Belgrado, aún parte de la vieja Yugoslavia. Hijo de Milovan y Slavica Bjelica, un trabajador de fábrica y una enfermera, Nemanja siempre se mantuvo alejado de los habituales problemas que un barrio como el suyo conllevaba. Las drogas, las peleas y los robos eran el pan de cada día del Bloque 70 en el que los Bjelica vivían en Novi Beograd pero el joven serbio supo seguir su camino recto sin desviarse.

A los cinco años empezó a jugar en una pequeña escuela dirigida por Aca Janjic, uno de sus primeros mentores. Dos años más tarde se uniría a la cantera del Partizan aunque el futuro no le deparaba demasiada suerte a su generación. Tanto Nemanja como su compañero Sava Lesic firmaron por el equipo cadete de un conjunto de la segunda división Serbia, el Superfund BP, donde seguirían formándose durante otros tres años. Debido al poco escaparate que su equipo ofrecía, Bjelica nunca llegó a pasar los distintos cortes de la selección juvenil Serbia

Tras finalizar su etapa formativa el agente de Bjelica, Bojan Tanjevic, le ofreció la posibilidad de jugar en el Rimini italiano. Problemas burocráticos impidieron que Bjelica llegara a debutar con el conjunto de las orillas del Adriático y Nemanja tomó una decisión inesperada: firmar con los Lions Traiskirchen de Arkadia, un conjunto de la liga de Austria. Pese a apenas jugar en su primera temporada nuevamente por problemas de visado, Bjelica prontó dio muestras de poder erigirse uno de los líderes del equipo con apenas 20 años. Disputó 26 encuentros promediando 8.5 puntos y 3.5 rebotes por partido hasta que la mala suerte volvió a cruzarse en su camino: una fractura en la pierna le volvía a obligar a parar.

Durante su rehabilitación y puesta a punto tras la lesión de pierna, Nemanja conoció a la que sería su novia y hoy en día madre de sus hijos. En numerosas entrevistas Bjelica ha afirmado que sin ella no hubiera sido capaz de superar ese mal trecho y que llegó incluso a plantearse dejar el baloncesto. El viento empezó a soplar a favor en ese momento y apenas unos meses después Nemanja recibió una oferta del Estrella Roja al que entonces entrenaba Svetislav Pesic, actual entrenador del Barcelona.

labrarse un nombre en europa

La llamada de Pesic fue inesperada pero un chute enorme de confianza para Bjelica. El entrenador le ofreció el peso y los mandos del equipos, incluso jugando con Nemanja en la posición de base durante muchos minutos de los partidos del Estrella Roja. Ya en su primera temporada Bjelica se hizo con la titularidad y la confianza de Pesic no hacía más que motivarle. Esta confianza fue piedra angular en el desarrollo de Nemanja, que se convirtió en un auténtico organizador del juego pese a su gran altura y empezó a destacar en Europa por su gran acierto exterior.

Los dos años bajo la tutela de Pesic fueron instrumentales en el crecimiento de Bjelica que pronto acaparó muchos de los focos del viejo continente y también al otro lado del charlo. Tras finalizar el segundo año con el equipo, en verano de 2010, Nemanja fue seleccionado por los Washington Wizards en 35º posición del Draft de la NBA. A pesar de esto, el salto a EEUU le quedaba aún muy lejos a Bjelica que decidió permanecer en Europa y seguir creciendo.

 

Tras su paso por Estrella Roja, Bjelica firmó un contrato de 5 años con el TAU Cerámica, donde sus inicios no fueron los soñados. A Nemanja le costó adaptarse al principio pero bajo la dirección de Dusko Ivanovic empezó a entrar en dinámica y a asumir galones dentro del equipo alavés. "Creo que es un jugador con mucho talento, domina casi todos los aspectos del juego. Pese a su altura, puede botar, tirar y jugar al poste bajo, además es un buen pasador", afirmaba Pablo Laso en 2010. Para su tercer año en Vitoria, Bjelica se había convertido ya en uno de los líderes del actual Baskonia y disfrutaba del baloncesto de nuevas amistades como Musli, Teletovic o Heurtel. 

Nemanja Bjelica (Madison Square Garden - 2018)

Nemanja Bjelica (Madison Square Garden - 2018)
Recientemente entrevisté a Nemanja Bjelica y le pregunté precisamente por esos tres años en Vitoria y lo que había aprendido: "Mucho. Jugué con grandes jugadores en Baskonia que me enseñaron mucho. No quiero decir que los primeros dos años fueron una pérdida de tiempo (por no jugar) porque siempre aprendías algo". Preguntado por Ivanovic y su escansa confianza en los jóvenes, Bjelica lo tenía claro: "Yo sabía que tenía que esperar a que me llegase mi oportunidad. Fueron años muy importantes en mi carrera".

Lo que Bjelica más recuerda de su paso por Vitoria son los compañeros: "Tuve la oportunidad de jugar con grandísimos jugadores que ahora están aquí en la NBA como Mirza Teletovic. Brad Oleson, por ejemplo, fue uno de los mejores compañeros que tuve y de Marcelinho tengo grandes recuerdos también. Todos me ayudaron a crecer como persona".

Sin lugar a dudas, la etapa de Nemanja Bjelica en España fue beneficiosa a nivel profesional y personal. Su nombre empezó a ser reconocido en Europa y llegó a promediar 10 puntos, 5 rebotes y 1.3 asistencias por encuentro combinado con un 47% de acierto en tiros durante su última temporada como baskonista. Curtirse por primera vez en Euroliga le sirvió a Bjelica para enfrentarse a jugadores de mayor nivel y poder medirse a algunos de los grandes nombres del continente. Terminado su periplo en Vitoria, Nemanja decidió firmar por el Fenerbahçe Ülker turco.

Željko Obradović fue su entrenador durante esta etapa, otro de los grandes del baloncesto europeo que ayudó a Bjelica a seguir progresando y trabajando en su juego. Algunos años más tarde, Nemanja afirmó que Obradovic fue la razón por la cual no dio el salto a la NBA en 2013. En vez de eso, se convirtió en uno de los líderes del Fenerbahçe y en su segunda temporada explotó en Euroliga promediando 12 puntos, 8.5 rebotes y 2 asistencias por encuentro, números que le valieron para ser nombrado MVP de la máxima competición europea.

Pese a que los éxitos del equipo no terminaron de llegar, esa temporada fue esencial para que Nemanja finalmente diese el salto a la mejor liga del mundo. Sus actuaciones en Turquía y por toda Europa llamaron la atención de Minnesota que decidió hacer uso de los derechos de jugador que había adquirido casi cuatro años antes, procedentes de Washington. La adquisición de los derechos de Bjelica la hizo David Khan, el director deportivo de los Wolves en 2010. Tras tres elecciones en el Draft de 2010, Khan decidió mover el tablero aún más y traspasar a dos de sus recién seleccionados por los derechos de Bjelica que, cinco años más tarde y sin Khan en el despacho, se unió a los Minnesota Timberwolves.

La nba es diferente

El 14 de julio de 2015 Nemanja Bjelica firmó su contrato con Minnesota y debutó con los Timberwolves el 28 de octubre, en el season-opener de la misma temporada. Su mejor partido en su primer año llegó el 7 de noviembre cuando terminó el encuentro con 17 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias contra los Chicago Bulls. Tras un buen primer año, Bjelica consiguió su primera titularidad en su segunda temporada consiguiendo 24 puntos ante los Lakers en noviembre de 2016, demostrando que con minutos tenía mucho que ofrecer en Minneapolis.

Su tercer año en la NBA, la temporada actual, ha supuesto una oportunidad única para Bjelica. Bajo la tutela de Tom Thibodeau ha recuperado toda la confianza y las distintas lesiones de Minnesota le han abierto la puerta de la titularidad en el tramo final de temporada. Su encuentro de 30 puntos hace menos de un mes habla por sí solo pero más interesantes aún son sus porcentajes. Nemanja anotó 11 de sus 16 lanzamientos, incluyendo 6 triples de 9 intentos ante los Celtics el día 8 del mes pasado.

Esta temporada Bjelica ha resultado ser el mayor acierto de los Timberwolves, aportando al juego de los lobos de una mayor frescura y visión de juego. Gracias a las lecciones de Pesic durante su etapa en el Estrella Roja, Bjelica es capaz de abrir el campo y encontrar a sus compañeros sin cometer apenas errores. Con Minnesota luchando por poner fin a una sequía de 14 años sin entrar a Playoff y con la vuelta de Butler al equipo cogida con pinzas, Bjelica se ha erigido como la pieza indispensable de los Wolves que por fin quieren aspirar a cosas más grandes. Lo que está claro es que de ese muchacho que jugaba en Austria y fue cortado del Partizan ya no queda nada; Nemanja Bjelica se ha convertido en la cara del baloncesto serbio y en una de las sorpresas de la NBA.

Notas de autor:

Este artículo pertenece a la serie de 30 Jugadores - 30 Semanas - 30 Historias que se publica cada lunes en Solobasket:

 

También puedes leer la serie de 18 Historias ACB en Solobasket.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 2 meses
#contenidos: 
53
#Comentarios: 
73
Total lecturas: 
342,500