Solapas principales

Historias de (Solo)Basket: Del anonimato al estrellato. El sueño americano

  • Solobasket te trae la historia de aquellos jugadores que tocaron el cielo tras conocer el infierno. Entre ellos, el todoterreno Anthony Mason, John Starks, Mario Ellie...
  • Repasa TODAS las historias de (Solo)basket

El del sueño americano, el de los Estados Unidos como tierra de las oportunidades, es un típico-tópico muy extendido que, en algunos casos, se cumple a rajatabla. En esta nuevo artículo de la serie "Historias de (Solo)Basket" vamos a recordar a algunos de esos jugadores que tras conocer el infierno, tuvieron la posibilidad de recibir una oportunidad para demostrar su valía y la aprovecharon hasta lograr tocar el cielo baloncestístico. Es la historia del triunfo del trabajo y de la voluntad irreductible. Aquí van una serie de ejemplos que personifican a la perfección el ideal del sueño americano.

John Starks (10-VIII-1965) es uno de los jugadores más carismáticos que ha pasado por los Knicks de New York en las últimas décadas. Un jugador de sangre caliente y aguerrido en la cancha que fue uno de los favoritos del Madison en la década de los 90. Stars era un escolta de gran tiro exterior e intensa defensa que durante aquella época fue considerado uno de los pocos jugadores capaces de parar a Michael Jordan. Junto con Ewing, llevó a los Knicks a las finales de 1994. En el 6º partido de aquellas series estuvo a punto de darle el anillo a los de la Gran Manzana, pero, tras un gran encuentro, su tiro ganador fue taponado por Olajuwon (en el 7º encuentro Starks completaría un partido para olvidar, firmando un horrible 2/18 en tiros de campo). Jugador emocional donde los hubiera, dejó para la historia acciones como aquel mate ejecutado sobre Jordan y Grant en el 2º partido de las Finales de Conferencia de 1993. En su curriculum, 1 aparición en All-Star (1994), 1 elección como mejor 6º hombre de la liga (1997), además de ser incluido en el 2º Quinteto Defensivo de la temporada 1992-93.

El mate por excelencia de Starks:

John Starks Dunks On The Chicago Bulls

Pues bien, el camino hacia el éxito fue de todo menos fácil para el bueno de John Starks. Creció en el seno de una familia uniparental, en un ambiente poco edificante (un hermano suyo acabó largo tiempo entre rejas). En su formación como jugador de baloncesto, pasó por 4 colleges diferentes hasta recalar en la Universidad de Oklahoma State, donde completó un destacado año senior  (temporada 1987-88), en el que promedió 15.4 puntos, 4.7 rebotes y 4.6 asistencias por encuentro. Sus buenos números no le sirivieron para que las franquicias NBA se fijaran en él, quedando fuera del draft de 1988. A pesar de todo, logró una plaza en la plantilla de los Warriors, pero fue cortado de cara a los play-offs, tras disputar únicamente 36 partidos, a una media de 8 minutos en pista en cada actuación, en los que promediaría unos pobres 4.1 puntos, 1.1 rebotes y 0.8 asistencias.

En el verano de 1989 no lograría un hueco en ninguna de las plantillas de las franquicias de la NBA, por lo que tuvo que recurrir a la CBA, enrrolándose en los Cedar Rapids Silver Bullets, equipo en el que destacaría (21.7 puntos, 5.3 rebotes y 5.5 asistencias por encuentro), lo que le valdría para participar en el All-Star de aquella liga de desarrollo. Starks trabajaba día a día para mejorar su juego, ambicionaba triunfar como jugador NBA y no cejaría en su empeño. Aún tuvo que jugar en la WBL (World Basketball League) con los Memphis Rockers para lograr una segunda oportunidad en el verano de 1990. Los Knicks creyeron en aquel jugador de ya 25 años que mostraba una actitud y ética de trabajo irreprochables, proporcionándole un contrato por un salario mínimo, 120.000$ ... Con el tiempo Starks les devolvería, con creces, toda la confianza depositada. Durante la pretemporada se lesionaría el tobillo intentado realizar un mate por encima de Pat Ewing. Esa lesión le impediría debutar con los Knicks hasta diciembre de 1990, pero también le salvaguardaría de ser cortado, ya que la normativa NBA impide cortar del roster a un jugador incluído en la lista de lesionados. Debutaría el 7 de diciembre en la cancha de los Bulls. 10 minutos en los que no iría más allá de los 4 puntos y 2 asistencias. Poco a poco iría ganándose minutos en pista, convirtiéndose en un recambio de garantías de Gerald Wilkins. En la parte final de la temporada, y aprovechando una inoportuna lesión del hermano de Dominique, Starks saldría de titular durante algunos encuentros, firmando actuaciones como los 25 puntos, 1 rebotes y 4 asistencias ante los Nets el 30 de marzo de 1991. Starks acabaría la temporada con unos prometedores 7.6 puntos, 2.1 rebotes y 3.3 asistencias de media. Había llegado para quedarse. Ya nada, ni nadie, le iba impedir cumplir su sueño de triunfar en la mejor liga del mundo.

La 2ª temporada (la 1991-92) de Starks en los Knicks sería la de su afianzamiento en la liga. Establecido ya su rol de escolta de rotación que ofrece descanso al titular Gerald Wilkins, sus minutos irían creciendo y su protagonismo aumentaría de forma exponencial. A pesar de salir los 82 partidos de la liga regular desde el banquillo, lograría unos estupendos 13.9 puntos, 2.3 rebotes y 3.4 asistencias por encuentro, lo que le situaría entre los mejores sextos hombres de la competición. Además, se había ganado el corazón de los aficionados del Madison gracias a su pundonor y su carácter ganador. La siguiente temporada daría el salto a la titularidad, convirtiéndose en un hombre clave en los exitos cosechados por los Knicks a mediados de la década de los 90.

Su ciclo en los Knicks acabaría en el verano de 1998. Ya con 33 años cumplidos, dejaría la Gran Manzana como líder histórico en los Knicks en triples convertidos (982), además de dejar su impronta en la memoria colectiva de una de las franquicias más famosas de toda la NBA. Comenzaría entonces un periplo por Warrios, Bulls y Jazz, dejando el baloncesto en activo en la temporad 2000-01.

Para conocer más acerca de la biografía de este bravo jugador, es realmente recomendable su autobiografía My Life.

Video tributo a John Stark (incluye su famoso mate ante los Bulls):

Tribute to John Starks

Precisamente en los Knicks, Starks coincidiría con el siguiente protagonista de este "Historias...", nos referimos a Anthony Mason (14-XII-1966). Mason es otro buen ejemplo de jugador que tuvo que recorrer su propia travesía por el desierto hasta lograr tocar el cielo en su carrera profesional. Formado en la Tennessee State University, en la que promedió unos espectaculares 28 puntos, 10.4 rebotes y 3 asistencias por partido en su año senior, fue elegido en la 3ª ronda del draft de 1988 por los Blazers (elección 53). No logró una plaza en el roster de los de Oregón y empezó un peregrinaje por Turquía (Efes Pilsen), Venezuela (Marinos de Oriente) y las ligas de desarrollo norteamericanas como la CBA (Tulsa Fast Breakers) o la USBL (Long Island Surf). En ese tiempo lograría un par de contratos temporales con los Nets (21 partidos) y Nuggets (3 partidos), pero su participación en el juego sería muy marginal.

La oportunidad de su vida llegaría en el verano de 1991, cuando se ganó con el sudor de su frente un contrato con los New York Knicks. Este desconocido ala-pívot de corta estatura (2.01), físico poco estilizado y de juego heterodoxo y poco estético sorprendió a toda la liga aquella temporada. Mason había entrado duro en verano llegando a ganar 20 centímetros de salto vertical. Pat Riley le dio la responsabilidad de ser el hombre de refresco de uno de los jugadores más duros de la Liga, Charles Oakley. Y Mason respondió al reto. Con 7 puntos y 7 rebotes de media ofreció intensidad defensiva y trabajo, mucho trabajo, en aquellos Knicks del Ugly Ball. Durante las siguiente temporadas Anthony Mason siguió cumpliendo con el rol de 6º hombre de la plantilla, ganando temporada tras temporada peso en el equipo. Además de su característica lucha e intensidad, su juego iba ganando en aspectos como el pase y el tiro de media distancia. Disputaría con los Knicks las finales de 1994 y en 1995 sería galardonado con el premio al mejor 6º hombre de la Liga, merced a sus 9.9 puntos, 8.4 rebotes y 3.1 asistencias por encuentro en la temporada 1994-95. A partir de esa campaña, dejaría el banquillo para ser titular habitual.

Anthony Mason (Career High) (31pts/14rebs/11asts) vs. Raptors (2000)

En 1996, los Knicks lo traspasarían a los Hornets, junto con Brad Lohaus, a cambio de Larry Johnson. Con los Hornets completaría 3 grandes campañas. Especialmente brillante sería la temporada 1996-97, en la que promediaría 16.2 puntos, 11.4 rebotes y 5.7 asistencias, números que le valdrían ser incluído en el 3º Quinteto Ideal de la Temporada, además de estar presente en el 2º Quinteto Defensivo de aquella campaña. Era ya un estrella de la liga; alejado de la espectacularidad de otros grandes nombres de la NBA, era un jugador consistente, tremendamente versátil y muy productivo. Una estrella distinta, heterogenea y pintoresca. Poco estético, poco atlético, pero con una garra y una fortaleza a prueba de bomba.

Más tarde llegaría Miami (franquicia con la que llegó a disputar en All-Star de 2001) y los Bucks, donde acabaría su carrera en 2003, con 36 años, ya fuera de forma y con sobrepeso evidente. Sus genes son llevados en la sangre por sus dos hijos, Anthony Jr (recién licenciado en la Universidad de Saint John´s y buscando actualmente una plaza en la NBA) y Antoine (jugador de la Universidad de Niagara).

Anthony Mason en acción:

90s - Anthony Mason MIX by MISIEK

Otro jugador cuya biografía y perfil como jugador tiene muchos puntos en común con los anteriores es Mario Ellie (26-XI-1963). Muchos lo recordarán como ese secundario de lujo en los Rockets campeones en 1994 y 1995 y en los Spurs que ganaron el anillo en 1999. Un escolta-alero de gran pundonor, oficio y energía, especialista en hacer el trabajo sucio en defensa y de anotar canastas en penetración y a través de un tiro de 3 puntos que, aunque de mecánica un tanto lenta, fue ganando en efectividad con los años. Apodado SuperMario, dejó para la historia jugadas como la de aquel triple ganador en el 7º encuentro de las series ante los Suns en las Semifinales de Conferencia de los Play-offs de 1995 (canasta conocida como The kiss of the death). Muchos momentos brillantes para un jugador que, como los anteriores, prácticamente surgió de la nada.

Tras compartir High School con el mismísimo Chris Mullin, este neoyorkino amante de los playground callejeros (donde era denominado como "The Jedi" y hacía estragos junto con su hermano Clark, fallecido en accidente en 2009) continuó su formación en la American International College de Springfield. En aquel modesto college completó un periplo de 4 años, donde rindió a buen nivel, pero fue insuficiente para lograr una buena plaza en el draft de 1985, en la que fue elegido en 7ª ronda (posición 160) por los Bucks de Milwaukee, franquicia que no le ofreció oportunidad alguna.

Ahí comenzó un periplo de 6 años, en los que Ellie jugó en Portugal (Ovaerense), Argentina (Unión Santa Fe), Irlanda (Killester), además de las USBL (Miami Tropics), CBA (Albany Patroons) y WBL (Youngstown Pride) norteamericanas.  En 1990 estuvo a punto de encontrar un hueco en el roster de los Lakers, pero tuvo que retornar de nuevo a la CBA, concretamente a los Patroons de Albany. Con el conjunto entonces dirigido por George Karl firmaría un inicio de temporada espectacular, promediando 24.4 punto, 5.7 rebotes y 4.8 asistencias por encuentro.  Gracias a su fantástico rendimiento en la CBA se ganaría en diciembre de 1990 su primer contrato temporal en la NBA, de tan sólo 10 días, con los Sixers. Un rookie de 27 años. Tras 20 minutos disputados en 3 encuentros, tuvo que volvió a la CBA. Pero la suerte le volvió a sonreir; los Warriors le llamaban para sustituir temporalmente al lesionado Sarunas Marciulionis. Era precisamente Don Nelson, coach de los Bucks en 1985, el entrenador de esos maravillosos Warriors del TMC (Tim Hardaway, Mitch Richmond y Chris Mullin). Ellie se adaptaría a la perfección al juego dinámico de los de Oakland, convirtiéndose en poco tiempo en un jugador de rotación que saltaba a la cancha habitualmente. Tras promediar 7.7 puntos, 3.6 rebotes y 1.5 asistencias en 30 encuentros de la fase regular, sería partícipe de una de las epopeyas más bellas de la edad moderna de la NBA: la eliminación de los poderosos Spurs a manos de los Warriors en 1ª ronda del Draft, con unos Warriors jugando con 4 bajitos y un alero (Tom Tolbert) que lograron desquiciar a Robinson y los suyos. Comenzaba, así, a lo grande, una carrera tardía pero llena de éxitos para Mario Ellie en la NBA.

Mario Elie (22pts/4stls/4threes) vs. Magic ('95 Finals, Game 4)

Tras los Warrios llegarían los Blazers (1991-92), hasta ser tradeado a los Rockets, donde se convirtió en pieza clave en los 2 anillos logrados por los de Houston en 1994 y 1995. Más tarde pasaría por los Spurs donde, con el mismo rol en la cancha, sería instrumental en el campeonato logrado por los de Texas en 1999. Su retirada llegaría en 2001, tras una última temporada defendiendo los colores de los Suns de Phoenix. Con los de Arizona y ya con 37 años, todavía lograría unos buenos 7.1 puntos, 3.7 rebotes y 3.1 asistencias en su campaña de despedida.

 La garra de Mario Ellie:

90s - Mario Elie MIX by MISIEK

Starks, Mason y Ellie no son los únicos ejemplos de jugadores que llegaron desde la nada a triunfar en la NBA. Podemos mencionar otros nombres cuyo historial NBA puede no ser tan espectacular como los anteriormente citados, pero que tuvieron una carrera realmente sólida en la Liga.

Un caso singular es el de Charles "Bo" Outlaw (3-IV-1971), un ala-pívot de 2.03 de estatura que basó su carrera en la NBA en su tenaz defensa y buenas condiciones atléticas (y poseedor, por cierto, de una de las mécanicas de lanzamiento de tiros libres más poco estéticas y eficaces de la historias). Uno de esos especialistas que son tan apreciados en la NBA. 15 temporadas a sus espaldas (1994-2008) con pasos por los Clippers, Magic, Suns y Grizzlies para un jugador que tras graduarse en 1993, no fue drafteado y tuvo que emigrar en Europa para jugar con el ¡filial del Estudiantes! Llegó incluso a debutar con Estudiantes en ACB sustituyendo a aquella apuesta fallida de los de Magariños, el ucraniano Guenaddi Ouspenski. Disputó un par de partidos, en los que no llegó a anotar y acabó con una valoración de -2 en ambos. Esta frustrada aventura de Outlaw en el viejo continente acabaría en diciembre de 1993, volviendo a Estados Unidos para jugar en Grand Rapids Hoops de la CBA. Ahí le irían mejor las cosas. Sus buenas prestaciones en la liga comercial le valdrían para que fuera llamado por los Clippers en febrero de 1994. En su debut, concretamente ante los Lakers, firmaría una gran actuación; 13 puntos y 7 rebotes en poco más de una docena de minutos de juego. A partir de ese momento, se ganaría su puesto en el roster de los Clippers con sangre, sudor y lágrimas... Del filial del "Estu" a entrar a lo grande en la NBA en menos de 6 meses... increíble, pero cierto.

Charles Outlaw:

90s - Bo Outlaw MIX by MISIEK

En este capítulo también podemos incluir a otros jugadores que si tuvieron una carrera exitosa en el baloncesto europeo y que tras varios años en el viejo continente tuvieron la oportunidad de poder hacer realidad un sueño que ya parecía lejano... Nos vienen a la memoria algunos otros nombres:

Como por ejemplo, el de Sam Mitchell (2-IX-1963), que tras ser elegido en la 3ª ronda de Draft de 1985, se pasó varios años en la CBA (Wisconsin Flyers y Rapid City Thrillers), posteriormente dió el salto a Europa, con un par de buenas temporadas en Francia (Montpellier), para después, por fin, lograr una oportunidad en la NBA en los T-Wolves, entonces una franquicia recién creada. Con 26 años, Sam Mitchell, que, por cierto, acompañará la próxima temporada a Avery Johnson en el banquillo de los Nets tras ser el entrenador de los Raptors durante varias campañas (siendo elegido coach del año en 2007), comenzaba en la temporada 1989-90 su andadura en la NBA. Una aventura que duraría 13 temporadas. No sería nunca una estrella, peros si un alero muy bien considerado, por su seriedad, profesionalidad y capacidad de liderazgo en el vestuario.

Darrell Armstrong - 1996 NBA Slam Dunk Contest

¿Y quién no recuerda al eléctrico Darrell Armstrong (22-VI-1968)? El eléctrico base se licenció en 1991 en la modesta Fayetteville State University sin apenas llamar la atención y sin tener hueco en el Draft de aquel año. A partir de ahí comenzaría un largo peregrinaje por distintas ligas de desarrollo de EEUU, desde la GBA (Global Basketball Asociation) hasta la USBL (United States Basketball League), defendiendo los colores de equipo como Atlanta Trojans, Raleigh Bullfrogs, Fayette Flyers, South Georgia y Capital Region Pontiacs. En 1993 llegaría al viejo continente, concretamente a la muy modesta Liga chipriota (Pezoporikos Larnaca). Sus buenas prestaciones en su primera experiencia europeo le permitieron, al menos, poder dar el salto a una liga más fuerte, la ACB, fichando por el Coren Ourense. En Ourense completaría una campaña 1994-95 espectacular (24.6 puntos, 4.5 rebotes y 2.5 asistencias). Su gran temporada en España le permitiría lograr un contrato temporal con los Magic de Orlando en los últimos extertores de la temporada 1994-95. Repetiría con los de Florida en la temporada siguiente, siendo su papel casi testimonial (solo 13 partidos). Tendría que esperar pacientemente hasta la temporada 1996-97 (con 28 años cumplidos) para jugar con asiduidad ... y sus minutos fueron aumentando exponencialmente campaña tras campaña, ganándose una gran reputación en la liga profesional. El cenit de su carrera llegaría en la campaña 1998-99 (30 años), cuando, merced a sus 13.8 puntos, 3.6 rebotes y 6.7 asistencias por encuentro, sería galardonado doblemente, como Mejor 6º hombre de la Liga y Jugador más mejorado de la competición. Acabaría su camino en 2008, rozando los 40 y tras una tardía pero longeva carrera en la NBA (14 temporadas).

Podríamos continuar ofreciendo los nombres de otros muchos jugadores NBA que tuvieron un viaje iniciático por ligas de desarrollo, ligas europeas o del resto del mundo antes de poder ocupar una plaza estable en la liga americana, pero consideramos que los casos ofrecidos son buen ejemplo del triunfo de la constancia y de la fe ciega en las propias posibilidades.

De todas formas, este sueño americano no es monopolio de la NBA, en Europa encontramos no pocos casos de jugadores establecidos en la elite del baloncesto del viejo continente que tuvieron que recorrer un largo camino hasta lograr ese status: así Chris Warren, actual jugador de Bizkaia Bilbao Basket, tuvo que ganarse el sueldo en ligas como la chilena, mejicana o portuguesa antes de lograr ser considerado un jugador de Euroliga. ¿Y qué decir de Brad Oleson? Un jugador que en menos de un lustro ha pasado de LEB2 a ganar la ACB con Caja Laboral Baskonia. También podríamos mencionar la biografía de un jugador del que ya hablamos meses atrás en Solobasket.com, nos referimos a Zack Wright; este base-escolta norteamericano es actualmente considerado uno de los mejores extracomunitarios de la liga gala, pero su llegada a Europa no fue precisamente glamourosa, estrenándose en el viejo continente en la 3ª división alemana.

Todas las Historias de (Solo)Basket:

Aquí te dejamos el listado de toda la serie:

2008:

2009:

2010:

2011:

2012:

2013:

Sobre el autor

Antiguedad: 
15 años 10 meses
#contenidos: 
3,665
#Comentarios: 
36,313
Total lecturas: 
26,363,042

Comentarios

Gran articulo con buenisimos videos. El caso de Bo Outlaw es espectacular. No servia para el filial del Estudiantes y tuvo una mas que aceptable carrera en la NBA. Y Mario Elie, con tres anillos que no los tienen gente como Karl Malone, Ewing o Barkley. Por cierto, Anthony Mason hizo un cameo en una peli de Woody Allen, "Celebrity". Todavia lucia musculitos entonces...

Por cierto agradecería que alguien me informara de alguna web o lugar para ver y conseguir partidos de baloncesto de todas las épocas y que tengan un mínimo de calidad de imagen.

tremendo articulo, yo me acuerdo de haber visto a Anthony Mason cuando vino a jugar en Venezuela, que hasta le sacaron un modelo de zapatos y tres o cuatro años despues estaba en la final contra Houston... de Armstrong me acuerdo que en su primer o segundo juego en la nba se la robó al otr base y sembro la pelota de forma espectacular tanto asi que luego del juego lo entrevistaron... y de Outlaw empezo su carrera con otro chico llamado Lebron Ellis o algo así que en su primer juego contra los celtics les endoso 27 puntos, igual mientras Outlaw a la calladita siguio en la liga Ellis no duro ni dos años... cosas de los malos pasos... muy buen articulo, me han hecho recordar mis años adolescentes

Muy currado el reportaje sobre estos "secundarios" que acabaron siendo buenos actores en peliculas de intriga como es un buen partido de baloncesto.Aun recuerdo ver partidos de Starcks y Mason y vibrar con ello y que decir de los de Galicia Calidade que diria aquel (dep) me encantaria poder conseguir imagenes y partidos de aquel Coren Orense de Thompson y Armstrong.En la vida son pocos los nombres muchos los hombres y menos la gente que al final deja recuerdos en nuestras mentes y corazones ¡¡Arriba el basket!!! buen trabajo recapitulando Igor Todos hacemos grande el deporte Jordans y Buechlers Masons y Ewings Hakeems y Elies...

Me parece que John Starks participó en el Open Mc Donalds del año 90 jugando con los Knicks. Jugaron la final contra el Pop´84 Split, y participaron también el F.C. Barcelona y el Scavolini Pesaro.
Alguien podría confirmarme este dato.

Ah y a Sam Mitchell le debemos la guia que hizo con Kevin Garnett, mucho de lo que el chico es, se le debe a toda la mano que el señor Sam le echo... y vaya que lo hizo bien... deberian hacer un reporte sobre esos jugadores hechos para mentores de estrellas jovenes...