Historias de (Solo)Basket: El Lockout que se comió a Shawn Kemp

Shawn Kemp en un <i>training camp</i> de los Nuggets (Denver Post/Steve Dykes)
Shawn Kemp en un <i>training camp</i> de los Nuggets (Denver Post/Steve Dykes)
El presente cierra patronal ha llevado a muchos jugadores NBA a estar en el dique seco hasta prácticamente 7 meses en el peor de los casos (la de aquellos que formasen parte de una franquicia que no disputase los play-offs). Mucho tiempo en el que estos profesionales han tenido que preocuparse por seguir una rutina de actividad física para mantener su cuerpo preparado para retomar la acción en cualquier momento. Un excesivo relajo en este aspecto puede ser muy perjudicial para poder volver a la vorágine competitiva en un estado de forma óptimo. Los jugadores en activo tienen un caso bien conocido para tomar nota de lo que no se debe hacer y de los funestos efectos que puede tener en sus carreras profesionales el no mantener su cuerpo a tono durante la época en la que para la competición oficial: nos referimos el comienzo de la bajada a los infiernos de Shawn Kemp a consecuencia de su dejadez durante el pasado lockout de 1998.

Shawn Kemp ejecutando el molino de Dominique Wilkins
Shawn Kemp ejecutando el molino de Dominique Wilkins
Shawn Kemp (2.08/nacido en 1969) fue durante la década de los '90 uno de los jugadores más brillantes y espectaculares de toda la liga. Su físico imponente y su juego explosivo le permitían dominar a sus rivales desde la posición de 4. Seis veces All-Star (1993-1998) y en tres ocasiones seleccionado para el Quinteto Ideal de la NBA (1994-96), en los Seattle Supersonics formó con Gary Payton una de las parejas más excitantes de la historia moderna de la liga. Llevaron a convertir a los Sonics en una franquicia ganadora, logrando disputar incluso las finales de 1996, cayendo ante los todopoderosos Bulls de Jordan. Su ciclo en la franquicia del estado de Washington finalizó en 1997. Kemp se quejaba amargamente de lo maltratado que se sentía salarialmente (3.3 millones de dólares por temporada en aquel momento, una cifra muy inferior a la de otras mega-estrellas de la liga), sobre todo comparando su situación con la multimillonaria renovación del mediocre (siendo benevolentes) gigante Jim McIlvane (35 millones de dólares por 5 temporadas).  Su tira y afloja en los despachos acabó con un traspaso a tres bandas: Vin Baker llegó a los Sonics, Terrell Brandon y Tyrone Hill aterrizaron en los Bucks, mientras que Kemp recalaría en los Cleveland Cavaliers. Tras una buena temporada a nivel personal en los Cavaliers (18 puntos y 9.3 rebotes), aunque no excesivamente brillante para la franquicia de Cleveland (cayeron en primera ronda), llegaría en el verano de 1998 el conflicto entre la patronal y el sindicatos de jugadores, que provocaría un cierre patronal que duraría nada menos que hasta enero de 1999. Justo antes de verse obligados a cancelar toda la temporada, llegó un acuerdo in extremis para completar una temporada recortada que se iniciaría en febrero de aquel año (la famosa temporadas del asterisco, como la ido denominando el mítico Phil Jackson).

Durante muchas semanas se temió que el conflicto obligase a cancelar la temporada 1998-99. Las relaciones entre ambas partes se enquistaron hasta el extremo de vertirse acusaciones muy graves. Durante ese tiempo, Shawn Kemp se dedicó a la vida contemplativa, sin cuidar su forma física. El acuerdo llegó por sorpresa y a Kemp el inicio de la competición le llegó de imprevisto y en un estado de forma lamentable. Durante los meses de inactividad, Kemp había ganado 15.5 kilos y se presentó a la training-camp con un peso de 143 kilos (tal y como afirmó en su autobiografía Wayne Embry, por aquel entonces GM de los de Cleveland), aunque oficialmente los Cavs le darían 127 kilos (curiosamente, el jugador que llegó a los Sonics en su sustitución, Vin Baker, también llegaría en muy mal estado de forma a la pretemporada). Cuestionado por su mala forma física por parte de Mike Fratello, su coach en los Cavs,  Kemp se sinceraría afirmando que "Entrenador, no esperaba que volviésemos". Expertos nutricionistas le diseñaron una estricta dieta e incluso la franquicia le planteó la posibilidad de contratarle un chef. Pero nada funcionó.

Al Harrington dándose un homenaje
Al Harrington dándose un homenaje
Sus problemas de peso y la lesión de Zydrunas Ilgauskas le obligaron a ocupar la posición de pívot nato. Con la movilidad limitada y su explosividad reducida de forma dramática, sería el center del equipo y no lo haría nada mal aquella temporada (20.5 puntos y 9.2 rebotes), sobre todo gracias a un mejorado tiro en suspensión. Pero aquello fue el comienzo de su decadencia como jugador. Nunca volvería a ser el mismo, ni a mostrar la espectacular explosividad y atleticisimo de antaño. Buenos números pero en un equipo mediocre y siendo un jugador muy distinto al que maravilló a toda la liga. En el año 2000 sería uno de los protagonistas de un traspase múltiple, que daría con sus huesos en los Blazers. En esa temporada ya se dio la puntilla a su ya errática carrera. A los problemas con el sobrepeso, se unió las adicciones al alcohol y a la cocaína, que le obligaron a dejar la disciplina de los de Oregón para ingresar en una clínica de rehabilitación. Por si fuera poco, su convulsa vida privada le llevaba a tener problemas legales con las madres de sus 7 hijos (declarados). Una coctelera explosiva que acabó con su carrera. Dio tumbos en los Blazers, más tarde en los Magic, intentó en varias ocasiones volver a la liga con los Mavericks y los Nuggets, para acabar con un fugaz paso por el Sutor Montegranaro en 2008 (regresó a Houston antes de comenzar la temporada en la Lega por motivo de los daños causados por el huracán Catrina y ya no regresó al país transalpino).. Todo ello aderezado por un arresto por posesión de droga en 2005. Triste capítulo final para un hombre que lo fue todo en la NBA.

Esperemos que este caso sirva de ejemplo para los jugadores en activo y que ninguna estrella de la NBA pueda encontrarse en la misma tesitura cuando el lockout finalice y se ponga en marcha a la temporada 2011-12.

El Kemp de los buenos tiempos:

 

Todas las Historias de (Solo)Basket:

Aquí te dejamos el listado de toda la serie:

2008:

2009:

2010:

2011:

2012:

2013:

Sobre el autor

Antiguedad: 
14 años 5 meses
#contenidos: 
3,652
#Comentarios: 
36,397
Total lecturas: 
24,470,136

Comentarios

pero muy muy de lejos. Aunque solo fueran 7 anyos al máximo nivel, shawn kemp era una fuerza de la naturaleza y un espectáculo.

Para mí fue un ídolo durante muchísimos anos.

Por casos como el de Kemp se hacen todos los años los cursillos para Rookies antes de comenzar la liga. No se donde leí que el tipo tenía una docena de hijos entre declarados y no reconocidos. Una máquina, y no solo bajo los aros...

Un artículo muy interesante. Espero que no se relajen y que jugadores como Duncan o Garnett, en el ocaso de sus carreras y en último año de contrato, demuestren estar en plena forma cuando se reabra la liga.

qué es de él ahora? otros jugadores como roy tarpley, william bedford o chris washburn pasaron por lo mismo y de los 2 últimos se dijo que mendigaban, tarpley algo arregló su carrera en europa...