Solapas principales

Historias de (Solo)Basket: Fernando Romay, de costa a costa

  • Vuelven las “Historias de (Solo)Basket” para recordar otra anécdota guardada en la memoria colectiva de los aficionados al baloncesto de este país: el día en el que Fernando Romay corrió el contraataque como un base.

La 1989-90 no fue una temporada fácil para el Real Madrid. Las cosas se empezaron a torcer en el periodo estival, cuando Drazen Petrovic decide dejar la Casa Blanca y emprender la aventura NBA. Luego vendrían las idas y venidas de sus jugadores extranjeros. Pasarían por el club madridista los bases Mike Anderson (cumplió en su primera experiencia en la ACB, pero no en la medida de las exigencias del equipo madrileño) y Dennis Nutt (un fiasco su fichaje, llegó lesionado y casi ni jugó), los aleros Vincen Askew (su fichaje fue desechado por el mal estado de una de sus rodillas ... y acabaría teniendo una larga y prospera carrera en la NBA como jugador de rotación),  Ben McDonald (un especialista en la NBA, con una experiencia previa en Villalba. Un jugador de perfil bajo que fue cortado a las pocas semanas), Anthony Frederick (un anotador puro, que solamente jugaba por y para sus números. Murió en 2003) y, finalmente, el mítico José “Piculín” Ortíz. Además, llegaría la grave lesión de Jose Biriukov. Y la peor noticia de todas, la que tiñó de negro aquella tarde de domingo de diciembre de 1989, la muerte en accidente de Fernando Martín.

El Subcampeonato de la Recopa y las semifinales alcanzadas en la ACB fueron el pobre bagaje de una temporada especialmente oscura para el Real Madrid. Con todo, también hubo momentos de brillo, en los que los aficionados blancos pudieron disfrutar con el juego de su equipo. Uno de ellos fue el amistoso disputado por el Real Madrid ante el Il Messaggero de Roma en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid el 21 de octubre de 1989.

En la primavera de 1988, el grupo editorial que publicaba el diario Il Messaggero se convertía en propietario de la Virtus de Roma. El grupo Ferruzzi quería revolucionar el baloncesto transalpino a base de inyectar milliones de liras en el presupuesto de la escuadra romana. La relación entre la Virtus y el diario Il Messaggero no sería muy fructífera a nivel deportivo (el único título logrado sería la Korac de 1992), pero lograría atraer a público y medios de comunicación con fichajes de impacto como los de Michael Cooper (el gran escolta de los mejores Lakers del Showtime) o Dino Radja.

La primera gran incursión como nuevo rico de Il Messaggero de Roma se dio en la temporada 1989-90, en la que la escuadra romana sorprendería a propios y a extraños con dos fichajes de relumbrón: el base-escolta Brian Shaw (prometedor jugador de 23 años que, enrolado en los Celtics, había sido incluido en el 2º mejor Quinteto Rookie de la temporada 1988-89) y la estrella universitaria Danny Ferry, que acababa de ser elegido por los Clippers en el 2º puesto de la 1º Ronda del Draft de 1989. El talentoso alero de 2.08, que había promediado en su último año con los Blue Devils de Duke unos inmejorables 22.6 puntos, 7.4 rebotes y 4.7 asistencias, se negaba a jugar en un conjunto sin aspiraciones como los Clippers, por lo que, a la espera de un nuevo destino en la NBA, decidió disputar una campaña en Italia a cambio de un buen montón de dólares.

Los dos estrellas norteamericanas fueron rodeadas de jugadores transalpinos de cierta calidad como Fausto Bargna o Tiziano Lorenzon, además de veteranos de la talla de Enrico Gilardi o Roberto Premier (aquel alero rudo, marrullero y fondón de la mítica Tracer de Milán de los D´Antoni, McAdoo, Meneghin, Rickie Brown, Ricardo Pittis, Ken Barlow etcétera, campeona de Europa de 1987 y 1988).

Este nuevo rico del baloncesto europeo a aprovechó un parón de las ligas europeas en el 3º fin de semana de octubre para disputar un partido amistoso ante el Real Madrid en la capital española. La expectación que creó la llegada de los romanos a España fue llamativa. Mucho morbo y ganas de ver en acción a las estrellas de Il Messaggero frente al equipo de los Fernando Martín y compañía.

El partido amistoso disputado ante ambos conjuntos no tuvo ni emoción, ni historia. El Real Madrid, tal vez en su mejor partido de toda la temporada, dominó de principio a fin el encuentro. Dirigidos por un eléctrico Mike Anderson (20 puntos), con Biriukov (19 puntos) y Antonio Martín (21 puntos) anotando con fluidez, y Pep Cargol (17 puntos) secando a Danny Ferry, se llegó al descanso con un espectacular 60-38 a favor de los locales. Partido acabado. La 2º parte solamente serviría para repartir minutos entre los jugadores de ambas plantillas. El marcador final señalaba una aplastante victoria del Real Madrid por 110-82.

En relación a las 2 superestrellas del conjunto romano, Danny Ferry, que en ningún momento se encontró cómodo en la cancha merced a la gran defensa de Cargol, acabaría 20 puntos y 9 rebotes, pero sus porcentajes de tiro fueron realmente malos (4 de 15 en tiros de 2). En cuanto Brian Shaw, completaría un partido gris, anotando 18 puntos. El mejor por parte del Il Messaggero sería el veterano Roberto Premier, que acabaría con 21 puntos.

El amistoso no tuvo mayor historia. Lo que se consideraba un duelo entre uno de los históricos del baloncesto europeo y el conjunto más mediático del momento, se quedó en una exhibición del conjunto blanco, que estaba necesitado de dar una alegría a sus aficionados tras un gris comienzo de temporada. El Real Madrid aprovechó la ocasión para ofrecer espectáculo. Uno de los que se apuntó a la fiesta fue Fernado Romay. El gigante (2.13 de estatura) por antonomasia del baloncesto español de los 80 interceptó un balón en defensa. El carácter amistoso del encuentro y la gran diferencia en el marcador animaron al pívot blanco a salir botando la bola por el carril central como si de un base se tratara, recorrer la cancha de costa a costa y finalizar la jugada con un potente mate a una mano. Una jugada realmente sorprendente, de esas que quedan en la memoria colectiva de los aficionados al baloncesto. Una auténtica rara avis en la carrera del poste gallego.

Así era descrita esta jugada en la crónica que Luis Gómez publicaría en la edición de 22 de octubre de 1989 del diario El Pais :

Entre las acciones más sobresalientes hubo una sorprendente por inesperada, que obligó al respetable a ponerse de pie. La protagonizó Romay. Sí, Romay, un jugador que parece regañado con la espectacularidad, tomó la pelota, la botó, dio un paso y saltó hacia la canasta desde una distancia muy lejana. Romay, a quien la ley de la gravedad le pasa alguna mala jugada de vez en cuando, pareció volar y hasta sostenerse en el aire. Con elegancia, otra cualidad que no le encuentran ni sus más entusiastas, mostró la pelota, y la depositó con tino y fiereza en el aro. Todo lo hizo con una mano. Y lo hizo él solo. Público y compañeros coincidieron en una unánime ovación, probablemente la más larga y sonada que haya recibido nunca en su carrera profesional.

Ésta es la jugada para el recuerdo. El coast to coast de Fernando Romay que tanto y tantos aficionados al baloncesto recordamos con cariño:

Coast to coast de fernando romay

Todas las Historias de (Solo)Basket:

Aquí te dejamos el listado de toda la serie:

2008:

2009:

2010:

2011:

2012:

2013:

Sobre el autor

Antiguedad: 
16 años 5 meses
#contenidos: 
3,665
#Comentarios: 
36,313
Total lecturas: 
27,037,837

Comentarios

Me sorprende mucho el cariño que ahora se le tiene a F.Romay cuando en su época de jugador en activo se havia ganado con creces fama de ,con perdon,"capullo" integral.Ahora es un bonachon que se ha sabido ganar a las "gentes sabias" de este país y vive del cuento no haciendo nada especialmente bien.

Jugador patetico cuya única virtud fue medir 2,13.Fue patetico jugando y lo que hace ahora es penoso y lamentable.Es un dora pildoras y un pelota redomado.

yo pillé poco de Fernando Romay, pero si me acuerdo del famoso ya por toda España grito del: ''Romay subnormal, Romay subnormal'' o igual solo era en Barcelona?
Alguién me lo puede aclarar si solo eran los cules los que iban de ese palo?

Como siempre la España cutre, envidiosa y mal hablada sale a relucir en ciertos comentarios. Que Romay no era un virtuoso del baloncesto, lo sabemos todos, pero en España ha habido varios 2.13 y sólo él cuajó en su época, algo más que eso tendría, sobre todo siendo un referente, aunque fuera en defensa, del REal Madrid y de España (con la que creo recordar que ganó una Plata, no?). Ya digo que noe es nuestro mejor pivot de la historia, pero denostarlo así. Por cierto el tapón a Jordan fue mejor que esta jugada

Efectivamente, estoy con Marianogg, recuerdo que la echaron en un Telediario..yo flipé porque era un mal año y el Il Messaggero venía "a pasearse", pero se encontró con esto, jejejeje. Creo recordar que ese año efectivamente se quiso fichar a Askew, pero se descartó por la rodilla (error de los gordos!!). Recuerdo que Ben McDonald venía del BBVA Villalba y que no aportó nada. Karl no tuvo suerte en el Madrid, sus 27 formas de ataque eran prácticamente imposibles de asimilar.

Yo vi esa jugada en directo y aluciné, porque mira que Fernando no era un lumbrera en el manejo del balón, pero tenía (y tiene) un morro que se lo pisa, y no le hacía ascos a nada. Fernando, eres un crack

Gracias a todos por vuestros comentarios. Efectivamente, Vincent Askew llegó en verano al Madrid para ser su alero de referencia. No pasó las pruebas médicas, fue desechado... para luego tener una carrera mas que decente en la NBA. En cuanto a McDonald, era más bien un especialista defensivo, un jugador sobrio, de perfil bajo... demasiado poco para lo que se exigía a un extranjero por aquel entonces. Gracias a vuestros comentarios el trabajo se va enriqueciendo y refrescas la memoria del que escribe, que la tiene un tanto perjudicada ya, :-)

el otro dia m acorde de esta jugada, y sonreia. la recorde porque hablaban de danny ferry como referente de la ncaa. en fin, increible el bueno de fernando

Hablando de los extranjeros del Madrid de ese año, os dejais a Ben Mc Donald, un ala-pívot que empezó la temporada con el equipo y que no la acabó porque se lesionó. El base Dennis Nutt tuvo una presencia casi testimonial.

avino83, en Málaga jamás se le ha gritado eso que dices a Romay.

Tuve ocasión de ver jugar a Fernando Romay, y también quiero reconocer el valor indudable de su aportación al baloncesto español. Tenía limitaciones como su tendencia a cargarse de faltas, en ocasiones de manera absurda, pero es Historia viva de nuestro deporte, independientemente de que pueda gustar o no en su faceta de comentarista o showman televisivo.

Todo un fenómeno el bueno de Fernando Romay. Supongo que será la jugada más curiosa de toda su carrera profesional, ya que marcarse un "coast to coast" con sus 213 cm, botando el balón como si fuese un base, no es algo habitual. Por cierto, vaya parejita formaron esa temporada Brian Shaw y Danny Ferry en Il Messaggero Roma: 25 puntos y 9 rebotes para Shaw; 22 puntos y 7 rebotes para Ferry. Dos jóvenes prometedores que nunca llegarían a triunfar en la NBA, a pesar de lo que se esperaba de ellos, sobre todo de Ferry.

Me hace gracia que se metan con la calidad como persona de Fernando Romay. Creo que sobre la pista fue un caballero, que no protagonizo nunca broncas. Cierto que no era un portento en cuanto a tecnica y que hacia faltas ( muchas de ellas pitadas por que se le veia mucho )pero en su epoca fue un jugador más que importante para luchar contra las bestias pardas que pululaban por las canchas de los 80, por cierto, no mucho mejores que el tecnicamente. O acaso tkachenko, pankraskin, vrankovic o Juan Domingo de la Cruz, por poner varios ejemplos, eran tambien dechados de virtudes baloncestisticas?
Hasta su llegada el basket español no podia competir con las grandes selecciones y equipos de la epoca, que tenian todos gigantes ante los que nuestros pivots de 2 metritos pelados poco podian hacer. Asi, al Cesar ( Romay ) , lo que es del Cesar.

Entiendo que el perfil mediático de "showman" asumido por Fernado Romay en los últimos tiempos pueda generar ciertas antipatias (a mi no me gusta la verdad), pero de eso a vilipendiar a uno de los jugadores más importantes del baloncesto español en los últimos 30 años, me parece un despropósito. Cuando la selección española absoluta purgaba por los campeonatos de medio mundo su falta de un gigante de siete pies allá por los años sesenta y setenta, a finales de esta última decada, nos cayó del cielo un joven gallego de 213 cm que a fuerza de trabajo y muchos entrenos se convirtió en el "muro" del Real Madrid, y por antonomasia de la selección de Diaz Miguel. No era un tío espectacular, no era un prodigio de calidad técnica y coordinación, no era un gran anotador ni el jugador más seguido por la afición, pero su curro año tras año en la zona y sus ganas, oficio y sacrificio, nos salvaron el culo internacionalmente en más de una ocasión, y nos permitieron competir, si digo COMPETIR, con los más grandes de entonces (Yugoslavia, URSS, USA...). Cali, Los Ángeles, etc., no son precisamente meras anécdotas en el baloncesto español. En su día tipos tan "anónimos" como Gomelski, Novosel o Meneguin, manifestaron que jugador clave en la Selección española era un tal Romay. Curioso, ¿no? Conste, que todo lo que digo no es para iniciar un proceso de beatificación y posterior santificación baloncestística de Romay, pero si para reconocer y respetar a uno de nuestros "mayores" que dieron lustre a nuestro baloncesto.

Acojonante algún comentario de los leidos. Romay fue el primer "siete pies" legítimo en España. Antes se intentó con Tarín pero parece que le fallaba el carácter. Romay era un intimidador en defensa y un jugador limitado en ataque, pero porque en el Madrid de aquella época era el último recurso ofensivo. Yo le he visto jugar muchas veces y le he gritado de todo, lo cual no quita para que le reconozca sus muchos méritos sobre todo en la selección. En las semifinales de Los Angeles 84 contra Yugoeslavia, un tapón suyo a un tiro de Petrovic (que previamente ya le había fintado) fue el comienzo del despegue en el marcador de ese partido a la vez que hundió en la miseria la confianza del genio de Sibenik, quien creo que ya no metió ni una sola canasta. No creo que Romay fuese un capullo ni antes ni después de su carrera como jugador. Es más, me parece un tipo bastante cachondo y muy listo. Gracias a Romay por aquellos años que nos dieron con la selección y que fué el germen de lo que hoy es el basket español...

Romay fue durante muchos años el único genuino pívot español. Su intimidación y trabajo defensivo fue vital en los éxitos de la selección española. Las estrellas en el juego interior eran Andrés Jiménez y el malogrado Fernando Martín, per la lbor de Fernando era igual de esencial. Todo mi respeto por Romay.

y la jugada en que machaco Del Corral contra Pankrasky (creo) tambien fuera la leche. del corral debía medir 1.89 contra un 2.15. os acordáis?