Solapas principales

Bernard King estirando sus frágiles piernas (Foto: Miqui Forniés)

Historias de (Solo)Basket: Resurrecciones

  • Repasa TODAS las historias de (Solo)basket
  • La vuelta a las canchas de Jonathan Bender, que dejó el baloncesto profesional por sus problemas de rodilla, así como el regreso de T-Mac, nos sirven de excusa para recordar a otros jugadores que, tras ser prácticamente desahuciados por sus graves lesiones, volvieron a jugar a gran nivel

El día 10 de febrero de 1991 se disputaba en Charlotte el 41º All-Star Game de la NBA. En el Charlotte Coliseum se reunía una pléyade de mega-estrellas de la Liga Profesional de primera magnitud. Ahí estaban los Barkley, Ewing, Jordan, Malone, Robinson, Magic Johnson y un largo etcétera de ídolos del deporte de la canasta. Sin embargo, el jugador que concitó la mayor ovación de la noche por parte de los 23.530 asistentes al evento no fue otro sino Bernard King. El veterano alero de 34 años volvía a un All-Star tras 6 años de ausencias en los que había vivido un auténtico calvario.

2491_0.jpg

Bernard King estirando sus frágiles piernas (Foto: Miqui Forniés)
Bernard King (Brooklyn, NY, 4-XII-1956) era un explosivo alero de 2.01 que llegó a la NBA en 1977 (número 7 del draft de aquel año), tras completar un espectacular ciclo en la Universidad de Tennessee. Un feroz anotador, una pantera muy difícil de parar en ataque. Tras 5 temporadas en la liga, recaló en la franquicia de su ciudad, los Knicks de New York. Pronto se convertiría en el jugador franquicia del equipo de la Gran Manzana. En la temporada 1983-84 King alcanzaría en dos ocasiones consecutivas los 50 puntos anotados (por cierto, con excelentes porcentajes en el tiro: 20 de 30 en tiros de campo y 10 de 10 en los libres en el partido que los Knicks disputaron ante los Spurs el 30 de enero del 84) y lideraría al equipo hasta la segunda ronda de los Play Offs (en la que caerían ante los 76ers), tras superar en una maravillosa serie para el recuerdo a los Pistons de Detroit. La temporada 1984-85 empezó a todo ritmo para King. Durante unos meses, este grandísimo anotador (que no tirador) se mantuvo a un nivel de juego superlativo, que le situaba entre los mejores de la liga. Todo marchaba viento en popa para él. El 25 de diciembre de 1984 alcanzaba los 60 puntos en un partido ante los Nets y sus promedios llegaban hasta los 32.9 puntos anotados por encuentro. Sin embargo, todo se quebró un 23 de marzo de 1985. Los Knicks jugaban en Kansas City frente a los Kings. Bernard King intentando colocar un tapón sufriría una lesión devastadora: rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. Se acabó el Rey de New York.

Nadie daba un duro por la recuperación de King como jugador profesional. Sin embargo, Bernard lucho duró por recuperarse. Tras 2 años prácticamente en blanco (solamente disputaría 6 partidos en el final de la temporada 1986-87), King volvía a las canchas. La lesión le impediría ser el jugador explosivo de antes, pero el talento seguía presente. Los Knicks no confiaron en él y fueron los Bullets de Washington los que le concedieron una segunda oportunidad. Y Bernard respondió a la perfección. En la franquicia capitalina disputó 5 temporadas, en la que sus números fueron progresivamente en ascenso; de los 17.2 puntos de media el primer año hasta los grandísimos 28.4 puntos, 5 rebotes y 4.6 asistencias de media en la temporada 1990-91, temporada en la que volvería a disputar un All-Star y a cerrar un ciclo en el que se había obrado el milagro. Con más peso y volumen, menos atleticismo y rapidez (su fantástico y veloz primer paso habñia desaparecido), pero con un talento innato y una inteligencia suprema en la pista, King logró alcanzar un nivel muy alto de juego. Sus puntos no llegaban tanto de penetraciones llenas de explosividad, sino de utilizar el cuerpo a la perfección al poste o de buscar la mejor situación para un tiro cómodo (su tiro de media distancia mejoró mucho). King se había reinventado como jugador. Había vuelto de "entre los muertos". King dejaría el baloncesto, tras unos pocos partidos con los Nets, en la temporada 1992-93.

Video resumen de la carrera de Bernard King. Desde su explosión como jugador, a su lesión, rehabilitación y resurrección con los Bullets:

Bernard King

El de Bernard King no es ni el primero ni el último caso de jugadores que, tras ser prácticamente desahuciados, han vuelto al baloncesto de elite a un nivel muy alto de juego.

Uno de los casos paradigmáticos es el de Arvydas Sabonis (19-XII-1964). El lituano era a mediados de los 80 un joven jugador que despuntaba en el baloncesto europeo por su talento y su físico. Parecía un hombre adelantado a su época, el primer jugador del Siglo XXI. Un 2.18 rápido, ágil, atlético y con buena mano, del que se esperaba reinase en el basket mundial en los próximos años. Sin embargo, todo se empezó a torcer a partir de 1986. Durante el Mundobasket empezaron las primeras molestias en uno de sus pies, que fueron a más durante la temporada 1986-87, en la que, haciendo caso omiso a los médicos, siguió jugando con el Zalguiris de Kaunas. Finalmente, a mediados de 1987 se produjo la mala noticia: el gigante lituano sufría una rotura del tendón de aquiles. Llegaron las intervenciones quirúrgicas y la durísima rehabilitación.

Arvydas Sabonis-Before Injuries 1986

Y cuando nadie daba un duro por él, llegó el milagro: aún renqueante, volvía para ayudar a la URSS a hacerse con la Medalla de Oro en las Olimpiados de Seúl 1988. Volvía el Zar. Más lento, pesado y mucho menos ágil, pero equilibrando esas carencias a través de la inteligencia en la pista, convirtiéndose en uno de los mejores pasadores al poste, dando mayor presencia en la pintura y afinando un tiro exterior demoledor. Posteriormente llegaría su paso por Valladolid, Real Madrid, con el que conquistaría la tan ansiada Euroliga, y su salto, pasada ya la treintena, a la NBA.

Arvydas Sabonis en sus distintas fases como jugador:

Arvydas Sabonis Career Retrospective

 En Europa otros regresos sonados han sido la de jugadores como Robertas Javtokas (20-III-1980) o Riccardo Pittis (18-XII-1968).

18262_0.jpg

Robertas Javtokas (foto: FM)
Robertas Javtokas sobrevivió milagrosamente a un gravísimo accidente de moto producido el 1 de mayo de 2002. Su recuperación fue lenta y dolorosa, pero regresó al basket profesional en la temporada 2003-04, manteniendo gran parte de su explosividad y  exhuberancia física.

El caso de Pittis es realmente extraordinario. Digno de ser mencionado. El alero italiano arrastró en sus último años una lesión muscular en su brazo derecho que le impedía lanzar a canasta. el trasnsalpino no permitió que estre contratiempo acabase con su carrera deportiva y aprendió a tirar con la zurda. Una mutación para sobrevivir en baloncesto profesional realmente asombrosa.

6281_0.jpg

Rafa Vecina, conociendo las costumbres japonesas
Por lo demás, existe una larga lista de grandes jugadores europeos que tuvieron que pasar temporadas en blanco para recuperarse duras lesiones. En el caso de los españoles, grandes jugadores, desde Andrés Jiménez a Jorge Garbajosa, pasando por Raül López, han sufrido este tipo de calvario, viviendo temporadas en blanco. En el caso de Raül, las lesiones han lastrado su carrera, aunque no le han impedido rendir a gran nivel en el baloncesto de elite. ¡Y cómo olvidarnos de gran Rafa Vecina! Jugando con una rodilla prácticamente destrozada, manteniéndose con un peso muy liviano para no dañar más sus maltrechas piernas, pero sobreviviendo, ¡y de qué manera!, en el basket profesional. Otro que salió adelante a pesar de sus limitaciones físicas a base de talento e inteligencia.

Por no hablar de las maltrechas rodillas de algunos de los jugadores extranjeros que dejaron su impronta en nuestra liga: nombres como Audie Norris, Eugene McDowell, Anicet Lavodrama, Granger Hall, Shaun Vandiver, Corny Thompson... cuya imagen siempre estará unida a aparatosas rodilleras y otros protectores que utilizaban para la práctica del baloncesto. Grandes jugadores con rodillas de cristal.

Meritoria fue también la vuelta de un veterano Antoine Rigaudeau de 33 años a su selección para la disputa del Eurobasket 2005, tras superar una grave lesión de tendón de aquiles. A punto estuvo de situar a los galos en la final, solamente Diamantidis lo impidió. Tras la disputa del campeonato, Rigaudeau dio por finalizada su dilatada carrera como profesional.

Volviendo a la NBA, muchas grandes estrellas han pasado alguna temporada en blanco por culpa de alguna lesión grave (Michael Jordan, Bird, David Robinson, Pat Ewing...), pero existen varios casos en los últimos 25 años especialmente significtivos, por sus especificidades y gravedad y reiteración de las lesiones:

 

Bill Walton (5-XII-1952), apodado como "El Gran Rojo" por su cabellera pelirroja, fue durante la segunda mitad de los años 70 uno de los mejores pívots del campeonato. MVP de la liga en el 1978 y mejor jugador de las finales de 1977 (año en el que ganó el anillo con los Blazers), las lesiones, que fueron una constante durante toda su carrera, le hicieron ir en una rápida decadencia deportiva en los primeros 80. Ya en los Clippers, se pasaría 2 temporadas en blanco (temporadas 1980-81 y 81-82)  por motivo de sus problemas con uno de sus pies (sobre todo, con el escafoides). Cuando absolutamente nadie daba un duro por él, volvió a las canchas en 1982, pero de forma gradual. Disputó un  partido a la semana en su año de regreso, para ir aumentando su presencia en los siguientes años. Ya con 33 años y casi al final de su carrera, llegó a los Celtics en la temporada 1985-86, donde asumió el rol de sexto hombre, con minutos limitados en cancha (solamente 19 de media). Pero fue suficiente para ganar un anillo con los de Boston y lograr ser considerado el mejor sexto hombre de la liga. Muy limitado y mermado físicamente, pero manteniendo todo el talento e inteligencia intactos, supo poner un magnífico broche de oro a su carrera.

 

Bill Walton 1977 Finals: 20pts & 23rebs, Gm 6 vs. 76ers

El siguiente protagonista es Danny Manning (17-V-1966). Manning fue una de las mayores sensaciones en la NCAA de la década de los 80. Jugando para los Jayhawks de Kansas, entrenados por Larry Brown, logró el título de la liga universitaria en 1988, sumando en la final ante Oklahoma la friolera de 31 puntos, 18 rebotes, 5 robos y 2 tapones. Se trataba de un 2.08 móvil, con buena mano, que dominaba todas las posiciones en la cancha. Se esperaba que fuera la próxima nueva estrella de la NBA. Fue elegido por los Clippers como primera elección del Draft de 1988. Y comenzó su andadura con el equipo angelino, tras haber fracasado con la selección USA en los Juegos Olímpicos de Seúl, lleno de esperanzas e ilusiones. Sin embargo, recién comenzada la temporada, Manning caería gravemente lesionado en un Bucks-Clippers. Apoyaba mal la pierna tras finalizar un contraataque y, como funesto resultado, la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Una lesión muy parecida a la de Bernard King. Danny se perdería el resto de la temporada y volvería en la campaña 1989-90 con sus facultades físicas mermadas. A pesar de ello su innata clase para el baloncesto le permitiría ofrecer unas grandes prestaciones a los Clippers, llegando en los años 1993 y 1994 a ser seleccionado para el All-Star. En la temporada 1994-95 llegaría a los Suns. En Arizona volvería a tener problemas de lesiones en sus rodillas, teniendo que ser estas prácticamente reconstruidas (posteriormente otros jugadores como Amar´e Stoudamire o Kenyon Martin han pasado por el mismo proceso). Fue un duro golpe para Danny. Sus minutos en cancha estarían limitados para el resto de su carrera. A pesar de ello, se convirtió en un reserva de lujo, logrando, incluso, ser nombrado Mejor Sexto Hombre de la Liga en la temporada 1997-98, gracias a sus 13.5 puntos, 5.6 rebotes y 2 asistencias en 25 minutos de juego por noche. Danny se retiraría del baloncesto en activo en 2003, tras 15 años en la NBA.

Repaso a la carrera de Danny Manning:

Danny Manning - Man-Power

El calvario de Grant Hill (5-X-1972) es bien conocido por todos.Tras 6 exitosas campañas en la NBA, en el 2000 Hill estaba en la cima de su carrera. En la temporada 1999-2000 Hill promedió unos espectaculares 25.8 puntos, 6.6 rebotes y 5.2 asistencias por encuentro, llevando a los Pistons a disputar los Play-offs, en los que comenzó su desgracia. A pesar de sufrir un duro esguince de tobillo antes del comienzo de la post-temporada, Hill decidió disputarla. El riesgo tomado tuvo un funesto resultado. Fue traspasado a los Magic y en solamente disputaría 47 partidos en sus primeras 3 temporadas en la franquicia de Florida por motivo del mal estado de su tobillo dañado. En 2003, Hill apostó por una reconstrucción total del tobillo izquierdo; la operación parecía que podía dar los resultados apetecidos, pero, como las desgracias no vienen solas, el bueno de Grant sufrió una extraña e importante infección en el pie operado que le dejó KO por otra larga temporada. Otra temporada en blanco, para volver en la 2004-05, ofreciendo un gran rendimiento (19.7 puntos, 4.7 rebotes y 33 asistencias por partido). Parecía un nuevo comienzo para Gran Hill. Sin embargo, la siguiente temporada la pasó casi en blanco debido a problemas derivado de una hernia que le podía perjudicar el buen estado de su tobillo reconstruido. En 2007 recaló en los Suns, donde aún juega tras haber cumplido los 37 años. Su rendimiento es óptimo (promedia esta campaña 12.2 puntos, 6.1 rebotes y 2.3 asistencias), que no estelar como antaño, lo que parece un auténtico milagro después de su largo curriculum de lesiones. La pasada temporada no se perdió ningún partido y en la presente sigue la misma línea. Hace 4 años, nadie hubiera firmado porque a día de hoy Grant pudiera estar jugando en la NBA. Un ejemplo de superación el suyo.

646_0.jpg

Paul Pierce con su camiseta de los Boston Celtics (Foto: NBA)
Poco tiene que ver con los anteriores casos, pero, de alguna manera, Paul Pierce (13-X-1977) también puede afirmar que sobrevivió al infierno para seguir jugando al más alto nivel en la NBA. El 5 de septiembre de 2000, Paul sufrió un ataque con arma blanca a la salida de un local nocturno. Recibió nada menos que 11 cuchilladas en la espalda y cuello, además de un botellazo en la cabeza. Pierce se recuperó milagrosamente a tiempo para comenzar la temporada. Y no se perdería un solo encuentro. Increible, pero cierto. Paul puede afirmar que es un hombre afortunado.

Otro hombre que supo hacer frente a las adversidades fue Alonzo Mourning (8-II-1970), con varios retiros y regresos a las canchas de juego por motivo de sus problemas de riñón. Su pundonor tuvo como premio un anillo de campeón con los Heat.

Otros jugadores que han padecido graves lesiones no han corrido la misma suerte de los mencionados en este artículo:

Hombres altos como Sam Bowie o Pervis Ellison padecieron lesiones gravísimas; volvieron, pero ni lleagaron a un nivel de rendimiento análogo al que ofrecían anteriormente, ni tuvieron la continuidad óptima, pasando más tiempo en la lista de lesionados que vestidos de corto.

El base Jay Williams sufrió un accidente de moto que, a pesar de sus intentos para volver a la elite, le ha alejado definitivamente de las canchas. Tampoco parece factible que DaJuan Wagner vuelva al baloncesto de primer nivel.

Jugadores como Ralph Sampson (en Málaga puede dar fe del mal estado de sus rodillas), Steve Francis, Penny Hardaway o Allan Houston sufrieron serias lesiones que les hicieron retirarse prematuramente o, pese a sus intentos por volver, no encontrar un lugar en la elite del baloncesto. Vivieron una decadencia muy prematura como jugadores a consecuencia de las lesiones sufridas. Shaun Livingston es ahora un jugador de fondo de banquillo de Oklahoma, muy lejos del lugar que le correspondía en razón a su  nivel como jugador antes de la lesión de rodilla que sufrió en febrero de 2007 (nada menos que rotura de ligamentos anterior y posterior de la rodilla y menisco). Caso análogo podría ser el de Darius Miles, que, tras recuperarse desus graves problemas de rodilla, ha intentado volver a la NBA, pero sin suerte, hasta el momento.

La terrorífica lesión de Shaun Livingston:

shaun livngstine hurts his knee

 

 Ahora llegan los regresos sonados de dos jugadores prácticamente desahuciados; Jonathan Bender y Tracy McGrady. ¿Serán los nuevos resurgidos de sus cenizas?

Para acabar, una pregunta a nuestros lectores más veteranos: ¿Alguien ha visto un jugador más cojo en una cancha de baloncesto que aquel pívot de raza negra del Maccabi de Tel-Aviv de los 80 que respondía al nombre de Lavon Mercer?

Todas las Historias de (Solo)Basket:

Aquí te dejamos el listado de toda la serie:

2008:

2009:

2010:

2011:

2012:

2013:

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
18 años 3 semanas
#Contenidos: 
3,665
Visitas: 
29,372,736
Comentarios: 
36,315

Comentarios

Recordemos que el mismísimo Dominique Wilkins se rompió el Tendón de Aquiles y también volviço a un All Star Game tras una temporada en PAO para recuperarse paulatinamente.

Uffff, Lamon Mercer. Es verdad, yo casi no le vi jugar, pero es que iba completamente cojo. De todas maneras, el producto nacional tampoco era malo: Rafa Vecina. Jugaba con una pierna, 90 kilos escasos (si engordaba más se partía en dos) pero con toda la inteligencia y clase del mundo. JP García, del Mayoral Maristas, Bustos del Forum, Ralph Sampson del Unicaja,…. Y Thachenko (o como se escriba), que con sus limitaciones físicas y lesiones, dominaba los partidos desde las alturas

Es increible que estos jugadores volvieran a jugar a este nivel. Los que hemos jugado y hemos sufrido graves lesiones, rotura de cruzados en mi caso, sabemos lo que significa, solo volver a jugar ya es un éxito. Ánimo a todos los que os esteis recuperando.

Recuerdo haber visto jugar a Bernard King con los Knicks y tenía el primer paso más rápido que hubiese visto antes y después de su retirada. Evidentemente, después de su lesión tuvo que adaptar su juego a esa merma de velocidad y lo hizo posteando a sus rivales y con una mejora sustancial de su tiro exterior. Un crack que coincidió con su hermano Albert (este en los Nets) y que me hizo aún más fan de los Knicks de lo que ya era por mi admirado Hollis Copeland. También recuerdo los casos de dos jugadores universitarios, Rusell Cross y Keith Lee, que fueron estrellas en la NCAA y cuyas carreras fueron truncadas por devastadoras lesiones. Recuerdo a Cross (elegido con el nº 6 del draft del 83) haciendo una prueba para el CAI allá por el 85 y tenía una pierna la mitad de musculada que la otra. Creo que jugó marginalmente en Granollers pero era una sombra del jugador que había deslumbrado en la universidad...

A Keith Lee le recuerdo con la camiseta naranja de los Cavs. Si no recuerdo mal era un jugador elástico, tipo Roy Hinson, otro que creo que sufrió lo suyo...

A mi me vienen a la memoria jugadores como Shaun Vandiver o Jeff Hornacek que en sus ultimos años como profesionales practicamente juganban andado.. y a que nivel.

dios peacho de video del sabas, y eso que no he visto ninguna de sus famosas asistencias desde su casa a una mano, si desde su canasta hacia unos pases de campo a campo espectaculares, y me hace pensar que las comparaciones son odiosas, no puedo decir si es mejor sabas que pau, pero cada uno tiene lo suyo

Echo de menos en el video de Sabonis el famoso mate en el que destrozó un tablero en el torneo de Navidad del Real Madrid jugando con la URSS antes de su lesión. Supongo que el Dr. Del Corral también...

Bueno, bueno he alucinado con el Baby Gorila Dawkins, menudo bestia parda, que pasada de superioridad física. Mis recuerdos empiezan un poco más tarde...en el final de carrera del Doctor J. Por cierto, grandísimo artículo. Chapó

por fin el rey en estos articulkos nostalgicos,por mas que intento explicar a mi hijo y compis sobre el gran bernardo,no pueden lleagar a creer o grande que fue,(o pudo ser,mejor dicho) este si era un anotador al nivel de michael,y podia meter 4o sin despeinarse,(casi su media) y alcanzar 50 o 60 puntos,pero si lanzara el numero de veces de lebron y sobre todo kobe,hubiera,batido los records de chamberlain sin duda,maldita lesion que nos impidio conocer los limites quizas de uno de los 5 mejores jugadores de todos los tiempos.Citar tambien la anecdota de quie despues de su tremenda operacion de rodilla y vuelta a los ruedos al equipo que se lo permitio,consigio anotar 52 puntos y envio el balon firmado al doctor que ,le intervino,un crack! saludos y felicitaciones por el articulo.

recordad el ultimo partido de hakeem olajuwon hace poco con mas de 40 años ya en el que puso final a su gran carrera de aquella manera tan terrible tirado en el suelo.
Y Oden parece que sera recordado tambien por las lesiones

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar