Solapas principales

30 Historias NBA: Tyreke Evans, el estrellado fraternal

tyreke evans, el estrellado fraternal

En una fría tarde de noviembre en Chester, Pennsylvania, Tyreke salía del pabellón donde acababa de jugar con su equipo. Se montó en su Ford junto a tres pasajeros entre los que se encontraban su primo y su mejor amigo y se dirigieron a casa de su tía para ver el final de un partido de hockey sobre hielo. Tras ver el encuentro, Tyreke estaba despidiéndose de su tía cuando escuchó un disparo detrás de él. Tras el primer tiro escuchó otro, esta vez más cerca. Corrió hacia el coche, donde su grupo esperaba, y arrancaron enseguida.

Mientras se alejaban de la escena, Tyreke vislumbró como su primo Jamar que ocupaba el asiento de copiloto escondía una pistola en el bolsillo de su sudadera. Poco tiempo después Tyreke descubrió que un hombre había muerto en los eventos ocurridos delante de casa de su tía tras recibir un disparo en el pecho. Jamar se entregó unas semanas más tarde y fue acusado de asesinato. Tyreke prefirió distanciarse de todo ello, tal y cómo sus hermanos habían intentado siempre. El Team Tyreke, conformado por sus tres hermanos mayores, se había creado con el objetivo de cuidar y proteger al más pequeño de los Evans.

team tyreke

Tyreke Jamir Evans nació en Chester, PA, un 19 de septiembre de 1989. Ante la ausencia de sus padres, fueron sus hermanos mayores quienes tomaron desde que Tyreke aún era un niño la responsabilidad de cuidarle, educarle y ayudarle a cumplir sus sueños. El pequeño Evans asistió al instituto American Christian Academy a poca distancia de Chester e inmediatamente empezó a destacar con la pelota naranja entre manos. En su segundo año ya le comparaban con Tracy McGrady, toda una leyenda NBA, y como senior Tyreke promedió 32 puntos, 9 rebotes, 5.7 asistencias y 4.3 robos por encuentro, números que asombraban a todo un país.

Tyreke estaba considerado como un recruit de 5 estrellas por aquel entonces y estaba clasificado como el tercer mejor jugador en su posición de todo Estados Unidos. Fue invitado a participar en el McDonald's High School All-American Game, partido que enfrente a los mejores prospects de todo el continente norteamericano y terminó siendo nombrado MVP del encuentro. También compartió este mismo honor con Brandon Jennings en la celebración del partido Jordan Brand Classic, apenas unas semanas después.

En el encuentro de McDonald's Tyreke compartió equipo con futuros compañeros NBA como Kemba Walker, Al-Farouq Aminu o JaMychal Green y se enfrentó a otros tantos como DeMar Derozan, Iman Shumpert o Jrue Holiday. Estaba claro por entonces que la idea de Evans era la de comprometerse con una universidad de alto nivel pero no disputar más que su primera temporada de college. Tras su finalización, Tyreke buscaba dar el salto directamente a la NBA.

Fueron muchos los programas universitarios que buscaron convencer a Evans pero finalmente la decisión se limitaba a University of Memphis, Villanova y Texas. En abril de 2008, Tyreke Evans anunció finalmente su compromiso con la Universidad de Memphis y su intenció de jugar con los Tigers durante la temporada 2008-2009 bajo las órdenes de John Calipari. 

un futuro prometedor

Su adaptación al baloncesto universitario fue difícil al principio. A Tyreke le recordó a cuando sus hermanos pegaban su brazo al cuerpo con cinta aislante para obligarle a trabajar con su mano mala o cómo cuando inventaron una variante del juego Twister enfocado al baloncesto que le ayudaba a desarrollar su primer paso con la pelota en las manos. En Memphis Tyreke tuvo que vivir la transición de jugar como ala exterior a hacerlo como base o escolta. En el 11º partido de la temporada Calipari decidió darle las riendas del equipo insertando a Evans como base en el encuentro ante Cincinnati. En este encuentro Evans terminó con 14 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias y un rol que no dejaría atrás jamás.

Los Tigers de Evans mantuvieron la misma tónica tras el cambio posicional de Evans y no volvieron a perder un encuentro en toda la temporada hasta la derrota ante Missouri una vez llegado el torneo NCAA de final de temporada. A lo largo del curso Evans fue nombrado Rookie of the Week en 8 ocasiones y terminó el año siendo el único freshman del país en la terna por el premio a Player of the Year en la liga universitaria. Sus números con Memphis fueron de 17.1 puntos, 5.4 rebotes y 3.9 asistencias por encuentro pese a unos porcentajes algo dudosos.

Tras finalizar la temporada, Tyreke Evans anunció el 31 de marzo que se presentaría al Draft de la NBA, abandonando la Universidad de Memphis tras un curso de college. Empezó entonces el habitual proceso de preparación, entrenamientos y entrevistas en las que quedó claro que Evans podía ser una de las bombas del Draft. A pesar de su talento, los analistas destacaban algunas de las preocupaciones de las franquicias NBA respecto a Evans: "Su tiro es irregular e inconsistente, además de no haber demostrado mejoría en el aspecto", escribía el portal NBAdraft.net. También destacaban la preocupación por su posición, un base en el cuerpo de alero pero sin la explosividad de estos.

La noche del Draft Tyreke Evans se enfrentaba a una de las clases más cargadas de talento de esos años en la NBA, aunque algunos aún fueran desconocidos. Fue Sacramento Kings quien eligió a Tyreke con la cuarta elección de la noche y lo hicieron tras ver como Blake Griffin o James Harden salían elegidos antes que él. Los Kings decidieron apostar por Evans antes que Ricky Rubio (5º pick), Steph Curry (7º), DeMar DeRozan (9º) o Jrue Holiday (19º), por mencionar algunos jugadores que compartían posición con Tyreke.

luchar contra la adversidad

La temporada rookie de Tyreke Evans fue la soñada por cualquier novato que acaba de aterrizar en la liga. Durante el curso 2009-2010, Tyreke lideró a todos los rookies en usage-rate, acaparando el 26% de todas las posesiones de su equipo. Además, fue a la línea de personal en 6.5 ocasiones por partido, de media, una stat que entre los rookies solo pudo superar James Harden esa temporada. Evans acaparó los dos primeros Rookie del Mes de la temporada, promediando 18.8 puntos, 5 rebotes y 4.7 asistencias durante ese periodo.

Además, participó en el fin de semana de las estrellas donde se hizo con el MVP del partido Rookies vs. Sophomores al conseguir una línea de 26-6-5-5 y 11 de 15 tiros anotados, un galardón que decidió compartir con DeJuan Blair, que había anotado 22 puntos y capturado 23 rebotes. Apenas unas semanas después, Evans consiguió el primer triple-doble de su carrera con 19 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias ante los Raptors y al final de curso se convirtió en el cuarto rookie de la historia en promediar 20-5-5 tras Oscar Robertson, Michael Jordan y LeBron James. Por todo esto fue nombrado ganador del premio a Rookie of the Year de la temporada 2009-2010.

Tras su temporada rookie, las cosas empezaron a caer en picado para Tyreke Evans. Las lesiones tuvieron la mayoría de la culpa pero su actitud también tuvo que ver según algunos periodistas estadounidenses. Evans se perdió 24 partidos de su año sophomore tras sufrir distintas lesiones en el pie y la rodilla aunque tuvo tiempo de conseguir su máxima anotación en la liga al meter 35 puntos en enero de 2011. Un año después, al inicio de la temporada 2011-2012, Evans firmó un contrato con la Virtus Roma debido al lockout que afectaba a la NBA. No llegó a disputar ni un solo minuto con el equipo italiano y volvió a la NBA donde sus estadísticas siguieron bajando.

A lo largo de sus 9 años en la NBA, Tyreke Evans ha tenido que perderse una media de 26 encuentros al año. Sus lesiones han hecho que firmarle siga siendo peligroso para las franquicias interesadas en él. En julio de 2013 Evans entró en un traspaso entre Kings y Pelicans que acabó con Tyreke en New Orleans, Robin Lopez en Portland y Greivis Vasquez en Sacramento. Con los Pelicans Evans intentó recuperar su mejor versión y pese a que hubo noches en las que Tyreke dejaba flashes de sus mejores actuaciones, sus números siguieron empeorando al mismo ritmo que su valor en la liga.

En un traspaso por Demarcus Cousins, jugador con el cual años atrás Evans estaba llamado a reconstruir el éxito de los Kings, Tyreke volvía a Sacramento en febrero de 2017. Lo hacía tras una de sus peores temporadas en la NBA y con la etiqueta que le perseguía desde el Draft: "No sabe tirar". Pese a esto, Tyreke empezó a mostrar señas de recuperación: terminó la temporada con el 12º mejor Real Plus-Minus Rating entre los bases de la liga y esta última temporada ha mejorado aún más ese dato hasta tener la tercera mejor marca de los bases NBA, tan solo detrás de Jimmy Butler y Victor Oladipo.

El incremento en lanzamiento exterior en la liga ha obligado a Evans a trabajar en tiro de tres, un tiro que ha ido mejorando año tras año hasta conseguir un increíble 41.5% de media a lo largo de las últimas dos temporadas, un dato muy por encima del 29% que promedió en Sacramento o el 31% de New Orleans. Tras firmas por el mínimo con los Grizzlies, Evans ha sabido aprovecharse de la lesión de Conley para volver a sentirse importante y además serlo. En Memphis, la misma ciudad que le vio brillar en la universidad, ha promediado los mejores números desde su temporada de novato: 19.4 puntos, 5.1 rebotes y 5.2 asistencias.

El contrato de Evans con Memphis era para una temporada. Él sigue confiando en sí mismo y sabía que de hacer un buen papel con los Grizzlies este año, tendría ofertas este verano. Ahora queda ver si la agencia libre le sonríe y Tyreke Evans consigue resarcirse tras muchos años de vagar por los fondos de la NBA. El talento existe; sus hermanos se aseguraron de ello. Falta ver si su adaptación a los nuevos tiempos y su cabeza están listos para devolver el nombre Tyreke al lugar donde todos lo veían llegar hace una década.

Notas de autor:

La anécdota del tiroteo de Evans y su primo es una historia del NY Times

Este artículo pertenece a la serie de 30 Jugadores - 30 Semanas - 30 Historias que se publica cada lunes en Solobasket:

 

También puedes leer la serie de 18 Historias ACB en Solobasket.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
53
#Comentarios: 
73
Total lecturas: 
286,955

Comentarios

Otro jugador de esos que podría haber sido muchísimo más rentable para sus equipos pero, el ADN, el entorno... y tu capacidad para progresar o no marcan.

Ordigas Buttler base!

La mejora del tiro de 3 debería depararle esa oportunidad para resarcirse, con un físico cada vez más menguado. Lo suyo sería que cristalizara al fin en una buena temporada en equipo PO, tras pertinente reciclaje a lo Stephenson en Indiana. Un jugador que tal como indicas siempre dejó flashes de lo que pudo ser, incluso al uno asistiendo fenomenal a sus compañeros. Esperemos estar aún a tiempo de no perderlo. Mucho se habló de él en el trade line de febrero, pero Pera decidió no traspasarlo. Podría firmar un contrato corto y asequible. Veremos.